Publicado: 02.10.2015 17:50 |Actualizado: 03.10.2015 07:00

La marcha de Trinidad Jiménez y Jesús Caldera pone fin a la era de Zapatero en el Congreso

De los catorce miembros de la primera Ejecutiva, casi todos diputados entonces, sólo Carmen Chacón y Micaela Navarro volverán a ocupar escaños en la próxima legislatura

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:
De izquierda a derecha y de arriba abajo: Narbona, Pajín, Chacon, López Aguilar, Enrique Martínez, Rumí, Pozuelo, Redondo Terreros, Sevilla, Trinidad Jiménez, Cadera, Zapatero, Blanco, Micaela Navarro y Alvaro Cuesta. / ILUSTRACIÓN: JUAN FERNANDO LOPEZ AG

De izquierda a derecha y de arriba abajo: Narbona, Pajín, Chacon, López Aguilar, Enrique Martínez, Rumí, Pozuelo, Redondo Terreros, Sevilla, Trinidad Jiménez, Caldera, Zapatero, Blanco, Micaela Navarro y Alvaro Cuesta. /
ILUSTRACIÓN: JUAN FERNANDO LÓPEZ AGUILAR

MADRID.- Sólo dos, de aquellos catorce miembros con área que conformaron la primera Ejecutiva Federal de José Luis Rodríguez Zapatero, volverán al Congreso de los Diputados la próxima legislatura: Carme Chacón y Micaela Navarro.

La anunciada marcha de la política de Trinidad Jiménez y Jesús Caldera se podría decir que pone el punto final a una etapa en el PSOE que, precisamente, nació desde el trabajo de la exministra en el partido apostando por Zapatero, y por la labor que hizo el exministro entre los entonces jóvenes diputados del Grupo Parlamentario Socialista.

No todos han abandonado la vida política y, algunos, como es el caso de Jordi Sevilla han vuelto a ella, tras unos años en la actividad privada. Pero de aquel grupo con el que Zapatero llegó a ser presidente del Gobierno, sólo ocuparán escaños Chacón (cabeza de lista por Barcelona) y Navarro (por Jaén).

Sevilla está ahora de gurú económico de Pedro Sánchez, pero ya le dijo al líder socialista que sólo quería colaborar y no quería cargo alguno… de momento, por ello no va como diputado. Otra cosa será si el líder del PSOE llega a La Moncloa y cumple el sueño del exministro de darle la cartera de Economía. Ahí, ya se lo pensará.



También continúan en la vida política Juan Fernando López Aguilar –algo apartado, tras la denuncia que tuvo por malos tratos, aunque fue archivada–; y José Blanco. Ambos también exministros están actualmente como eurodiputados en Bruselas, pero lejos de la primera línea política, aunque el ex vicesecretario general del PSOE lleva en sus genes lo de seguir enredando.

Pero la mayor parte de aquel núcleo duro del PSOE tras el 35 Congreso Federal está ya muy lejos de la política: Leire Pajín, aunque pertenece al Comité Federal, está centrada en sus trabajos con ONGs; Enrique Martínez sigue militando pero no ocupa cargo orgánico alguno; Alvaro Cuesta recaló en el Consejo General del Poder Judicial; Cristina Narbona es miembro del Consejo de Seguridad Nuclear; Consuelo Rumí no repetirá por Almería, Nicolás Redondo Terreros hace muchos años que se separó del PSOE e Isabel Pozuelo está vinculada a la política andaluza.

A todo esto, el líder de todo este grupo, José Luis Rodríguez Zapatero, no se fue a ver pasar las nubes como prometió, aunque tampoco está en un papel muy activo, al menos, públicamente. Dejó hace unos meses el Consejo de Estado para convertirse en asesor de la fundación alemana Instituto de Diplomacia Cultural, y en las últimas semanas está viajando por todo el mundo. No obstante, no pierde su afición al teléfono, y sigue de cerca los acontecimientos que pasan en el PSOE.

Así que quince años después de aquella dirección que salió del Congreso del año 2000 la renovación es casi total, y el Grupo Parlamentario Socialista de la próxima legislatura contará con muchas caras nuevas. A falta de la aprobación definitiva de las candidaturas en el Comité Federal del 17 de octubre.