Publicado: 01.03.2014 08:00 |Actualizado: 01.03.2014 08:00

"Las Marchas señalan los temas por los que luchamos, sin irnos a casa a llorar ni a colgarnos del techo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"No es tiempo de lamentos, es hora de luchar", asegura a Público Susana Cerrudos, portavoz de Marchas de la Dignidad, una iniciativa "impulsada por la gente de los barrios y pueblos, por el poder popular", que congregará a miles de ciudadanos en  Madrid para clamar contra las políticas que han cercenado derechos sociales, laborales y de vivienda, y que el Gobierno de Mariano Rajoy sigue defendiendo a capa y espada, inmune a las críticas de organismos internacionales, a los reproches de la oposición y al clamor popular.

Este sábado 1 de marzo, a partir de las 11 horas, la portavoz de la PAH, Ada Colau, la representante de la marea blanca Nines Maestro, la jornalera del  Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) Mari García y la economista Miren Etxezarreta presentarán esta iniciativa en el Ateneo de Madrid. Con los integrantes de la Revista Mongolia como teloneros, y con la música de la Orquesta Solfónica del 15-M para clausurar el encuentro,  las cuatro activistas debatirán sobre la iniciativa destinada a "levantar al pueblo de Madrid en la gran manifestación", el próximo 22 de marzo, para después permanecer en la capital de manera indefinida.

Los manifestantes partirán a pie, en coche, en tren o autobús desde cientos de ciudades de todas las comunidades autónomas: las marchas de Catalunya y Galicia arrancaron este jueves, los asturianos saldrán el próximo 1 de abril, y posteriormente lo harán el resto de comunidades, además de una columna internacional que partirá desde Perpiñán. Todo, para rechazar el pago de la "deuda ilegítima", reivindicar la necesidad de servicios públicos universales, el derecho a la vivienda y al empleo digno, además de para pedir la dimisión del Ejecutivo del PP y del resto de fuerzas políticas que han operado siguiendo a pies juntillas las políticas de la troika. 

Después de los actos de presentación celebrados durante el miércoles y el jueves para dar a conocer esta iniciativa, la jornalera del SAT Mari García confiesa que tomará parte en la marcha que saldrá de córdoba a mediados del próximo mes, y ultima los detalles de su intervención: "Yo hablaré de la situación que vivimos en Andalucía, con la mayor tasa de paro de Europa. Explicaré las luchas que hacemos desde el SAT, la dignificación de las mujeres que trabajan en el modelo de agricultura intensiva...".

"Es un acto político, para explicar por qué se hace esto  "Habrá intervenciones en las que las ponentes representamos a las cuatro corrientes de las marchas: trabajo vivienda, deuda y servicios públicos. Es la presentación en Madrid, es el acto central", afirma Nines Maestro, que llama a la población a "organizarse, a salir a la calle".

Su compañera Miren Etxezarreta lo tiene claro: "¿Para qué ir este sábado? Necesitamos luchar, tenemos que estar en todos los frentes de lucha, y creo que el de este sábado es importante".

"Es un acto político, para explicar por qué se hace esto. Viene una persona por cada tema de cada una de nuestras reivindicaciones", resume Susana Cerrudos que anticipa también la conexión vía streaming con la columna que partirá de Asturias ese mismo día, con cerca de tres semanas de caminata por delante.

Preguntada por su opinión en relación al optimismo del presidente del Gobierno en el Debate de Estado de la Nación que arrancó este martes,  en el que se esmeró por dibujar un escenario colorido y esperanzador, la economista  Etxezarreta se muestra rotunda: "Es obvio que para la inmensa mayoría de la población no va bien, pero eso no quiere decir que otros sectores económicos no estén iniciando una recuperación muy incierta, porque están destruyendo las condiciones de trabajo y de vida de la población española para algo. Hay que preguntarse ¿Qué mejora? ¿Para quién? Telefónica vuelve a ganar, Repsol también, pero las empresas se recuperan porque están reduciendo salarios, echando a la gente a la calle. En la lucha entre capital y trabajo, si el capital empieza a recuperarse no significa que se estén recuperando las condiciones de la población,  porque el capital se recupera a costa de la gente", argumenta.

"Hay que preguntarse: ¿Qué mejora? ¿Para quién?" "Han transformado en deuda pública lo que es una deuda privada, pero las cosas pueden solucionarse si no pagamos la deuda, usada como chantaje para acabar con derechos sociales, laborales,  las pensiones. Las Marchas de la Dignidad no piden al Gobierno que gobierne de otro modo, les señalan los temas por los que estamos dispuestos a luchar, sin irnos a casa a llorar ni a colgarnos del techo", defiende Maestro. En esta línea, insiste en el carácter "político, pero no electoral" de la iniciativa: "No señalamos una elección concreta de cara a las europeas, no queremos que alguien lo pervierta con un objetivo electoral: las marchas nacen y se convocan con el objetivo político de que el pueblo recupere su voz y su poder", afirma.

Por otro lado, Etxezarreta asegura que las Marchas de la Dignidad y el 15-M se asemejan "en nada y en todo. Son parte de una lucha social por cambiar esta realidad, son facetas de lucha. Pero si queremos señalar alguna cosa es en el sentido de que se están uniendo muy diversas luchas en un frente común", sostiene.

Para Maestro, "el tema de las marchas se inscribe en un proceso de movilizaciones que se inicia con el 15-M. A partir de que se percibe que la crisis está usándose por los gobiernos y grandes capitalistas para descargar una ofensiva sin precedentes contra derechos sociales,  laborales o las pensiones", opina.

"Quizás puede ser una continuación del 15M, pero es un movimiento nuevo", reflexiona García. "Es histórico poner de acuerdo a tantas organizaciones sindicales y movimientos sociales, pero si no hay una movilización unitaria difícilmente vamos a superar esta situación. Dejemos atrás problemas de siglas, de puntos y comas. Hay que luchar contra los recortes, por una vivienda digna, por un trabajo digno", defiende la jornalera del SAT.

"La idea [sobre las Marchas de la Dignidad] fue del SAT, que la planteó este verano, y ya se han unido más de cien colectivos en toda España: la PAH, el Frente Cívico, varias agrupaciones del 15-M, varias asociaciones de desempleados y vecinos y otros grupos", afirma Cerrudos. En la lista también figuran agentes sindicales como el propio SAT, la FGT, la Corriente Sindical de izquierda de Asturias, la Intersindical de Valencia y Murcia y otros tantos, además de diferentes mareas ciudadanas, los trabajadores de Coca-Cola, Panrico y la EMT, entre otros.

Para financiar algunos gastos,  la organización de Madrid vende chapas, camisetas  y organiza conciertos, pero la gestión del transporte depende de cada una de las columnas participantes. "Va a ser algo muy grande. Se está buscando alojamiento sobre todo para las personas que vengan la primera noche: polideportivos, asociaciones...  Hay ayuntamientos que sí van a colaborar prestando polideportivos, como el Ayuntamiento de Rivas", subraya.

"También estamos llevando a cabo una operación kilo: estamos pidiendo comida para tener un banco de alimentos, contamos con locales para hacer la comida... La mayor parte de la gente que viene para quedarse son parados, son los que más tiempo tienen", recuerda.

A apenas tres semanas del 22-M, la la atención de los organizadores está puesta en coordinar la llegada de las distintas marchas que irrumpirán en la capital en ocho columnas distintas, para celebrar una manifestación que comenzará a las 17 horas, a la que invitan a sumarse a toda la ciudadanía, en un "llamamiento a llenar de dignidad y rebeldía la capital del Estado español".