Publicado: 19.09.2016 08:49 |Actualizado: 19.09.2016 08:49

ENTREVISTA A LUIS VILLARES, CANDIDATO DE EN MAREA A LA XUNTA

“Si En Marea gana en Galicia, no habrá terceras elecciones en España”

El ex magistrado que lidera la confluencia de las Mareas, Podemos, Anova y EU-IU se muestra convencido de que las encuestas no se cumplirán y de que Feijóo no renovará la mayoría absoluta el próximo domingo

Publicidad
Media: 4.11
Votos: 18
Comentarios:
El candidato de En Marea, Luis Villares.- MANUEL MARRAS

El candidato de En Marea, Luis Villares.- MANUEL MARRAS

SANTIAGO DE COMPOSTELA.- Luis Villares se hizo juez muy pronto, con 27 años. Empezó a ejercer en un juzgado de A Fonsagrada, en la provincia de Lugo, a unos sesenta kilómetros de la capital de la provincia, donde nació. En poco más de once ya se había trazado una prestigiosa carrera judicial como magistrado en la Audiencia Nacional, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG). Todo en su vida parece haber ido muy rápido. Como su paso a la política. “Desde el 4 de agosto, cuando acepté presentarme a las primarias de En Marea, ha sido un cambio tremendo. Antes ni siquiera tenía mi imagen en la página de Facebook, porque me daba vergüenza, y ahora me veo en los carteles y la gente me pide fotos por la calle”.



Para la entrevista con Público, Villares elige un coqueto y noble café de la zona antigua de Santiago, a dos pasos de la sede de su formación. Todas las encuestas confirman que En Marea arrebatará al PSdeG la condición de segunda fuerza en Galicia, pero casi ninguna que Feijóo perderá la mayoría absoluta. Ante eso, Villares se muestra tranquilo y convencido de que el PP no la logrará. También el músico que toca la guitarra bajo los soportales de piedra de la rúa do Vilar, con la funda salpicada de monedas, y que le ha reconocido: “¡Vamos a ganar, Villares!”.

-Las encuestas auguran el sorpasso al PSOE, pero con Feijóo manteniendo la mayoría absoluta. ¿Van a cambiar de estrategia en la última semana?

No. Nuestra estrategia se basa en dos puntos: denunciar las políticas de Feijóo que han dejado a Galicia como un país abandonado, y garantizar que gobernaremos para la gente y que le devolveremos las instituciones a la ciudadanía.

Si gobiernan sería en coalición o con el apoyo del PSdeG y el BNG. ¿Cree que eso le dará capacidad a Pedro Sánchez para justificar la posibilidad de un Gobierno en Madrid con Podemos y algunas fuerzas nacionalistas?

"En Marea no es una formación nacionalista"

En Marea no es una formación nacionalista. Es una confluencia de fuerzas. Galicia es una nación, es cierto, pero eso no puede ser una barrera para un buen Gobierno, que es lo que el país necesita. Y nosotros somos una fuerza con vocación de Gobierno, no de oposición. Fue una irresponsabilidad no llegar en Madrid a un acuerdo PSOE-Podemos, porque hay que tener en cuenta lo que está pasando en la calle y todo el sufrimiento que ha causado el PP. Pero el proyecto de En Marea no es el proyecto de Podemos.

Se lo preguntaba por si tenía la impresión de que Pedro Sánchez está esperando a ver qué pasa el 25 de septiembre para tener una base sobre la que intentar formar Gobierno y no ir a unas terceras generales.

Evidentemente. La política gallega va a condicionar la política española. Si En Marea gana en Galicia, no habrá terceras elecciones en España.

¿Por qué cree que Feijóo sigue liderando las encuestas? ¿Por qué la gente sigue votando al PP si, como dijo usted antes, ha causado tanto sufrimiento?

"Votar Feijóo es seguir votando sufrimiento social"

Porque hasta ahora no se vislumbraba una alternativa solvente. Pero es ahora cuando puede haber un cambio real. Sólo hay dos fuerzas que ofrezcan certeza al electorado: votar Feijóo es seguir votando sufrimiento social, y votar En Marea, acabar con las políticas antisociales.

¿Cómo puede complicar una labor de Gobierno, o de oposición, la diversidad de fuerzas que componen su formación?

En Marea es un partido de afiliación individual. Decimos que es instrumental porque admitimos la doble militancia y porque reconocemos la autonomía municipal y local. Pero es un proyecto nacional, un proyecto de convivencia y de solidaridad, no sólo entre la ciudadanía, sino también entre territorios, un proyecto que tiene en cuenta a las zonas más desfavorecidas, especialmente del interior del país. Yo voy de cabeza de lista por Lugo porque estoy comprometido con eso. Nacionalismo es gobernar en clave de país, y nosotros no hablamos en abstracto, sino con propuestas concretas. Además, muchas veces se ha culpado al resto de España de asuntos que son responsabilidad de la Xunta. Hace unas semanas, le comenté a un amigo de Málaga las trabas contra el gallego en Galicia. Y él me respondió: “Oye, yo no te impido hablar tu lengua. El que te lo impide es Feijóo”.

¿Podría ponerme algunos ejemplos de las propuestas concretas para las zonas desfavorecidas de Galicia?

Educación, sanidad y posibilidades de empleo en las áreas rurales de; un proyecto industrial para el sector porque aquí se produce el 40% de la leche de España y sólo se transforma el 10%; una política similar en el sector forestal, en el del aluminio... Son algunos ejemplos, pero ilustrativos del valor añadido que se pierde. Un yogur deja un 16% más de beneficios que la leche que se emplea en fabricarlo. Necesitamos una política de clústers que permita cerrar en Galicia toda la cadena industrial. Lo que no se puede hacer es lo que hizo Feijóo el otro día, prometiendo en Curtis (A Coruña) que llegará una gran multinacional que dará empleo al pueblo. ¿Recuerda la campaña del 2012, cuando aseguró tener un acuerdo para que Pemex encargara 16 buques a los astilleros gallegos? Pues sólo se ha hecho uno.

Si llega a la presidencia de la Xunta, ¿cuál será su primera medida?

Le diré tres. Primero, un decreto de garantías mínimas que acabe con la falta de vivienda, con la falta de atención a las personas en situación de pobreza severa y a las afectadas por la pobreza energética. En Galicia siguen produciéndose 39 desahucios al día, hay personas que pasan hambre y en muchas casas no pueden pagar la calefacción o no la tienen porque se la han cortado. En segundo lugar, un plan urgente para reducir las listas de espera de la sanidad pública. Y en tercer lugar, paralizar la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad del Sistema Educativo, para detener el cierre de unidades de enseñanza pública. En Galicia se abren el doble de unidades privadas de las que se cierran en la pública. Hay niños que tienen que escolarizarse en centros religiosos concertados porque no tienen plaza en la educación pública. Como juez me he encontrado con casos así.

¿Cómo decidió hacerse juez?

"Los jueces somos ciudadanos como los demás"

Fue una decisión calculada, la verdad, la vocación vino después. Yo quería quedarme en la universidad, pero la Ley Orgánica de Universidades me lo puso muy difícil. Quería seguir estudiando y a la vez trabajar por la justicia social... Me pasó lo mismo que acaba de sucederme cuando decidí pedir la excedencia para presentarme a las elecciones. Entonces mi familia y mis amigos me dijeron algo parecido. Primero me preguntaban “¿Para qué te metes en ese jaleo”. Y luego añadían: “Bueno, la verdad es que es coherente con tu vida y tus ideas”.

¿Alguna vez tuvo que firmar alguna sentencia contraria a su conciencia, o a su ideología, por cumplir la ley?

Claro. El Código Penal depara muchas veces soluciones excesivas, sobre todo con la reforma que convirtió en delito muchos actos hasta entonces tipificados como falta.

¿No le parece contradictorio que la Constitución prohíba que los jueces se afilien a un partido, pero les permita presentarse a las elecciones y luego regresar a la carrera judicial? ¿No es una puerta giratoria?

No, una puerta giratoria no es eso, ni mucho menos.

Pero sí permite saltar a la política con una red de seguridad.

"Voté al BNG cuando estaba en la Universidad"

Los jueces somos ciudadanos como los demás. En algunos países de nuestro entorno no está prohibido que tengan afiliación política. No es el caso español, pero aquí la Ley Orgánica del Poder Judicial garantiza que el juez siempre va a proceder con imparcialidad, y que hay causas obligatorias de abstención. Si yo soy presidente de la Xunta y luego vuelvo a mi trabajo de juez, no podré ver casos sobre los que haya tenido que tomar decisiones políticas. Evidentemente. Pero eso no impide que trabaje en un juzgado de Instrucción, por ejemplo.

Hace tiempo que las Mareas y Podemos dejaron de hablar de “casta”. Y coincide con el momento en que empezaron a entrar en sus listas personas como usted, que pertenecían a estamentos con los que se identificaba ese término: judicatura, fuerzas armadas...

Se habló de “casta” en contraposición con la nueva política. Referirse a una “casta” como generalización es injusto. Las generalizaciones casi siempre lo son. Hay muchas personas relacionadas con el ámbito político o con otros sectores que han dedicado buena parte de su vida, o que incluso la han dado, por la democracia. Llamarles “casta” a ellos, insisto, es injusto.

¿Alguna vez ha votado a alguno de los partidos con los que ahora rivaliza?

Voté al BNG cuando estaba en la Universidad, y a Alternativa Galega de Esquerdas [la unión de Anova, escindida del Bloque, y Esquerda Unida-Izquierda Unida, integradas ahora en En Marea].

Tengo un amigo italiano que dice que en España hay dos tabús: nadie dice a quién vota y nadie dice cuánto cobra, si tiene trabajo, claro. Ya me ha dicho a quién votaba, ¿puedo preguntarle cuánto ganaba en el TSXG?

Claro: unos 4.000 euros netos al mes. Más que el salario del presidente de la Xunta. Pero como comprenderá yo no me he metido en esto para ganar dinero. Es más, no es la primera vez en mi vida que pierdo dinero. No me duele. ¿Y sabe por qué? Porque merece la pena. Tengo sobrinos que viven en zonas rurales, cuyos padres son autónomos y pasan muchas dificultades para pagar las cuotas de la Seguridad Social. Y en su pueblo los niños no tienen consulta de pediatría, ni guarderías. Mi madre vive con una pensión de viudedad. Sé perfectamente cómo está la vida para la mayoría de la gente de este país. Por eso no me importa en absoluto perder dinero o una vida más tranquila si puedo contribuir a que haya más justicia social.