Publicado: 03.01.2017 11:39 |Actualizado: 03.01.2017 13:49

En Marea reclama que se ejerzan acciones penales contra los patronos de la Fundación Francisco Franco

Presentará tres iniciativas parlamentarias para evitar que las fundaciones puedan exaltar a personas que hayan cometido crímenes contra la humanidad.

Publicidad
Media: 4.93
Votos: 14
Comentarios:
De izquierda a derecha, Yolanda-Díaz, Fernando-Souto y Antón H. Gómez.- MANUEL MARRAS

De izquierda a derecha, Yolanda-Díaz, Fernando-Souto y Antón H. Gómez.- MANUEL MARRAS

A CORUÑA.- En Marea, la alianza de Unidos Podemos en Galicia, presentará en el Congreso de los Diputados tres iniciativas destinadas a evitar que puedan constituirse y recibir subvenciones aquellas fundaciones que exalten la memoria de personas que hayan cometido crímenes contra la humanidad y violen la Ley de la Memoria Histórica. La propuesta, que también reclama que se exija responsabilidad penal a los patronos de las fundaciones que violen esa norma, apunta especialmente a la Fundación Nacional Francisco Franco, presidida por la hija del dictador y que recibe ayudas institucionales aún no declaradas para difundir la figura de su padre.

Las modificaciones que propone en En Marea, y que presentaron en A Coruña los diputados Yolanda Díaz y Antón Gómez-Reino, acompañados de Fernando Souto, de la Comisión pola Defensa da Memoria Histórica de A Coruña, afectan a varios artículos de la Ley de Fundaciones, en vigor desde el 2002 y modificada en el 2015.

La primera pretende que se ilegalicen aquellas asociaciones sin ánimo de lucro que tengan como objeto social la realización de actividades que puedan suponer la exaltación de personas o instituciones que hayan participado en la comisión de crímenes de lesa humanidad o en violaciones de los derechos humanos. El artículo 3 de la norma actual que las rige establece que las fundaciones deben estar al servicio de “fines de interés general”, entre ellos “la defensa de los derechos humanos, de las víctimas del terrorismo y actos violentos (...) de promoción de los valores constitucionales y defensa de los principios democráticos”.

No existe una ley “en negativo” que impida que entre los fines "de interés general" que debe tener una fundación figure la difusión de valores contrarios a la democracia

Pero según En Marea, no existe una regla “en negativo” que impida que entre esos fines figure la difusión de valores contrarios a la democracia y a la Constitución .Así lo asegura Yolanda Díaz, quien, junto a Gómez Reino, pone sobre la mesa uno de los ejemplos más evidentes: “A nadie se le ocurriría en Alemania permitir la existencia de una fundación dedicada a venerar a Hitler, ni en Italia la de Mussolini”.

La Fundación Nacional Francisco Franco fue creada en el año 1976, y sus estatutos establecen expresamente como principios de su objeto social “exaltar su vida como modelo de virtudes al servicio de la patria”; “enaltecer su figura” y “preservar su legado”, entre otros. Su página web, que sigue hablando del “Caudillo”, es un ejemplo de las numerosas actividades que desarrolla para alcanzar esos fines.

Transparencia sobre financiación

La segunda iniciativa de En Marea está dirigida a exigir al Gobierno que facilite toda la contabilidad relativa a las subvenciones y ayudas que recibe la Fundación Franco, y a ilegalizarlas si se dirigen a la exaltación de la memoria del dictador. Finalmente, la tercera propuesta insta al Ejecutivo a que investigue a la Fundación Franco y, en su caso, ejerza las acciones legales pertinentes para exigir responsabilidades penales a los miembros de su Patronato en el caso de que se detecten indicios de que sus actividades vulneran la legalidad.

"En un país normal, en un planeta normal, esto no tendría ni que plantearse", subrayan los diputados de En Marea

Entre ellas destaca el reciente envío de cartas a casi 350 alcaldes de España a los que se los anima a incumplir la Ley de la Memoria Histórica y se les ofrece asesoramiento jurídico gratuito para hacerlo. También las numerosas investigaciones, análisis y estudios sobre el dictador y sus casi cuarenta años de mandato, recogidos en numerosos artículos firmados por los patronos de la Fundación.

En ese sentido, tanto Díaz como Gómez-Reino negaron que sus propuestas atenten contra las libertades de pensamiento, opinión o expresión, dado que en el ordenamiento jurídico español está contemplada la prohibición de expresar y difundir ideas contrarias a los principios constitucionales o que inciten y promuevan la violencia, el racismo o el terrorismo, por poner algunos ejemplos. "En un país normal, en un planeta normal, esto no tendría ni que plantearse", subrayan.

Los diputados gallegos aliados de Podemos creen que sus iniciativas parlamentarias obligarán a posicionarse al resto de partidos. Cuentan con que tendrán con el apoyo necesario de varias formaciones, especialmente del PSOE, aunque Díaz advirtió ayer de que no dan por hecho el del PP, ni tampoco el de Ciudadanos. Según aseguró la diputada, en el debate en la Comisión de Justicia del Congreso sobre la iniciativa de reforma de la Ley de Amnistía de 1977, que impide juzgar a los torturadores del franquismo, "las voces más duras contra esa propuesta fueron las de Ciudadanos".

Por su parte, Fernando Souto, de la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica de A Coruña, reclamó al Partido Popular "que se siente a hablar con calma" de los cambios legales que propone En Marea. "Yo estoy hoy aquí con ellos [Díaz y Gómez-Reino], pero si el PP entra en razón, la memoria histórica será de todos", dijo.