Público
Público

Margallo, tras la Diada: "Hay que escuchar a la calle"

El ministro de Exteriores reconoce que la celebración de la Diada fue "un éxito" y propone "una reflexión sobre la organización territorial" tras la  cadena humana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, asegura que hay que escuchar a 'la mayoría silenciosa' en Catalunya. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, cree, sin embargo, que los actos de celebración de la Diada y la Via catalana el miércoles fueron 'un éxito de convocatoria, organización, logística y comunicación' y que el Ejecutivo 'debe escuchar a la calle'.

'Cualquier gobierno, sea nacional o regional, tiene que escuchar a la calle', ha dicho García Margallo en una rueda de prensa en Madrid tras reunirse con su homólogo de Portugal, Rui Machete. El jefe de la diplomacia cree que manifestaciones como la de ayer hacen necesaria 'una reflexión sobre la organización territorial', aunque ha cerrado la puerta a cualquier intento por tocar la Constitución. 'Es perfectamente posible reformar el tema de competencias y financiación sin tener que cambiar la Constitución. Las organizaciones y los modelos no son eternos, lo eterno es la lealtad institucional', dijo.

García Margallo ha incidido en que el Estado central debería 'tratar de entender las razones' de la desafección de los catalanes. No obstante, también se mostró totalmente contrario a facilitar un referéndum. 'El diálogo debe trasladarse a las instituciones en el marco constitucional'.  'Es necesario convencer a los catalanes de que fuera vivirían mucho peor', dijo el ministro para quien la independencia de Catalunya sería una 'opción extremadamente dolorosa'. Según los expertos, dijo el titular de Exteriores sin nombrar a ninguno, Catalunya sufriría una pérdida de riqueza 'de entre el 20% y el 25%'.

'Yo me siento profundamente español, me entristece que haya personas en Catalunya que no se sientan tan españolas, a esas personas hay que convencerles de que tenemos que tratar el tema marginando los sentimientos [...] y convencerles de que a Catalunya le interesa seguir dentro de España', remató.