Público
Público

PP Margallo está recogiendo avales para ser candidato a la Presidencia del PP

El exministro de Asuntos Exteriores ha admitido que si el presidente de la Xunta presenta su candidatura, él "no tendría inconveniente" en retirar la suya.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo. EFE

El exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García Margallo está recogiendo avales para poder presentarse como candidato a la Presidencia de su partido y ser el sucesor de Mariano Rajoy, pero estará atento a los pasos de Alberto Núñez Feijóo. Así, ha admitido que si el presidente de la Xunta presenta su candidatura, él "no tendría inconveniente" en retirar la suya a lo largo del proceso congresual.

"Hay una incógnita que resolver, que es si Alberto Núñez Feijóo se va a presentar. El escenario es distinto si está o no está. Si está habrá que tomar decisiones", ha declarado García-Margallo a Europa Press.

Margallo, que tiene 73 años, ha señalado que ha decidido impulsar su candidatura para competir por el liderazgo del PP. Los aspirantes a suceder a Rajoy deberán presentar su candidatura entre los días 18 y 20 de junio junto a la firma de cien avales.

Por su parte, fuentes del PPCV han asegurado que Margallo, diputado por Alicante está recogiendo los avales por su cuenta y sin conocimiento ni apoyo de la dirección regional, que hasta que no conozcan a los candidatos no se van a pronunciar. En cualquier caso, insisten, en que no le respaldan.

"Los militantes en este caso van a votar según su criterio y no va a haber una obediencia ciega a la estructura provincial o regional"

El exjefe de la Diplomacia española ha puesto en valor el poder que tienen los militantes por primera vez en un congreso nacional del PP, dado que podrán votar para elegir a la persona que quieren que presida el partido. "Los militantes en este caso van a votar según su criterio y no va a haber una obediencia ciega a la estructura provincial o regional", ha manifestado.

Espera que los afiliados no se queden pasivos

En este sentido, Margallo ha confiado en que los afiliados del PP apuesten por participar en este proceso y no adopten una actitud de "pasividad", algo que, en su opinión, sería "letal" para el partido. Aquellos militantes que quieran participar tendrán que inscribirse previamente para poder votar en doble urna: una para elegir presidente del PP; y otra para designar a los compromisarios que acudirán al cónclave.

El exministro considera que el PP va a un congreso más abierto, en el que puede suceder lo que le ocurrió al PSOE en el año 2000 cuando los delegados del PSOE apostaron por José Luis Rodríguez Zapatero, que se impuso al "candidato del aparato", José Bono.

Un Congreso de "abajo a arriba"

Margallo ha asegurado que el PP afronta un cónclave "de abajo a arriba", en el que los militantes tendrán protagonismo. Por eso, ha confesado que él está hablando con los afiliados y no con los presidentes autonómicos o regionales del partido para recabar apoyos a su candidatura.

El Congreso debe ser "una renovación de ideas y de proyecto, mucho más que una renovación de personas"

Además, ha dicho que el congreso extraordinario de julio debe ser "una renovación de ideas y de proyecto, mucho más que una renovación de personas". Por eso, considera clave la campaña electoral interna que harán los aspirantes a suceder a Rajoy antes del cónclave. "Los partidos tradicionales europeos que no han renovados, han sido sustituidos", ha avisado.

José Manuel García-Margallo es conocido por su posición crítica hacia la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, uno de los nombres que más suenan, junto con el de Alberto Núñez Feijóo.

Ante la posibilidad de que la exvicepresidenta presente su candidatura, Margallo ha indicado que la persona que en los últimos años ha estado dirigiendo la estrategia del Ejecutivo del PP no puede presentarse como la "renovación". Además, ha calificado de "previsible" que dirigentes como Alfonso Alonso puedan expresarle su apoyo.

Hace unos días, después de que el PP perdiera el Gobierno con la moción de censura y antes de saberse que Rajoy anunciara su marcha Margallo ya advirtió de que haría lo posible por que Saénz de Santamaría no fuese portavoz parlamentaria ni ganase en un proceso de relevo.

"No es mi candidata. Respeto su personalidad, su trabajo, su capacidad de orden, pero estratégicamente, coincidimos muy poco", dijo.