Publicado: 11.10.2016 17:38 |Actualizado: 11.10.2016 17:53

El marido de Ana Mato ordenó comprar teléfonos encriptados para evitar ser espiado por la Policía

Jesús Sepúlveda, al comprar un bolso de Loewe para la exministra: “Esto lo paga Paco Correa”. Dos ‘arrepentidos’ incriminan al exalcalde de Pozuelo, quien adjudicó a la trama contratos a cambio de comisiones, regalos y dinero en metálico para su campaña electoral

Publicidad
Media: 4.09
Votos: 11
Comentarios:
El exedil de Hacienda de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Roberto Fernández, en una imagen del monitor de la sala de prensa de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, durante su declaración en el macrojuicio de la trama Gürtel. EFE/Juan Carlos Hidalg

El exedil de Hacienda de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Roberto Fernández, en una imagen del monitor de la sala de prensa de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, durante su declaración en el macrojuicio de la trama Gürtel. EFE/Juan Carlos Hidalgo

SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID).- Dos arrepentidos han incriminado este martes a Jesús Sepúlveda, el exmarido de la popular Ana Mato, en los negocios de la trama corrupta de Gürtel que juzga la Audiencia Nacional.

Uno de ellos, el constructor Alfonso García Pozuelo, ha reconocido haberle entregado casi 700.000 euros a cambio de adjudicaciones de obras en Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde Sepúlveda era alcalde. El intermediario fue el líder de Gürtel, Francisco Correa.

Otro arrepentido, su concejal de Hacienda entre 2003 y 2006, Roberto Fernández, ha confesado que en una ocasión presenció cómo Correa entregaba un sobre cerrado a Jesús Sepúlveda, quien afronta una petición de la Fiscalía de 15 años y cuatro meses de prisión por diversos delitos de corrupción.



La revelación más sorprendente ha llegado justo después, cuando Fernández ha añadido que Sepúlveda, también exsenador del PP, recibió el chivatazo de que la Policía investigaba a Correa, cesó todo trato con él y mandó comprar teléfonos encriptados para el Ayuntamiento.

“Se nos reunió todo el grupo municipal popular para decirnos que había constancia de un seguimiento policial y de una serie de escuchas policiales y que a partir de ese momento y no querían que bajo ningún concepto se estableciese relación alguna con Francisco Correa... Se nos entregaron una serie de teléfonos y se pidió que se encriptasen”, ha destacado Fernández ante el tribunal formado por los magistrados Andrés Hurtado, Julio de Diego y José Ricardo de Prada tras haber alcanzado un pacto con la Fiscalía con el fin de reducir su condena.

La exministra de Sanidad, Ana Mato, y su exmarido el exalcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda./ Archivo

La exministra de Sanidad, Ana Mato, y su exmarido el exalcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda./ Archivo

El exconcejal ha añadido que ahora, cuando ha leído los autos del caso Correa, ha constatado que esta reunión coincide “exactamente en el tiempo en el que el señor Correa deja de tener relación con el señor Sepúlveda”, quien antes de ser elegido alcalde había sido senador (1993-2003).

Sobres con dinero en metálico

Fernández ha reconocido a preguntas de la Fiscalía que recibió sobres con dinero en efectivo de “la gente del grupo Correa” para financiar la campaña electoral de Sepúlveda de 2003. Fueron “en tres o cuatro ocasiones” y ascendieron en total a 100.000 euros.

Este dinero sirvió para financiar la campaña, donde se dieron "circunstancias grotescas", como el pago de varios másters en el IESE para dotar de "barniz cultural" al candidato del PP

El dinero “venía en sobres” que se entregaba en su despacho o en el centro comercial El Barrial. Al ser preguntado que identificara a los donantes ha señalado al propio Francisco Correa, a su interlocutora del grupo Isabel Jordán –también procesada- y a una tercera persona no identificada.

El bolso de la exministra lo pagó Correa

“Viajes, comidas... eran pagados por el grupo Correa. Un día [Sepúlveda] me pidió que le acompañase a Serrano a comprar un bolso de Loewe y me dijo que lo pagaba Paco Correa".

El escrito de la Fiscalía sostiene que Sepúlveda recibió de la trama en seis años 546.457 euros en comisiones, viajes y regalos. Sepúlveda, alcalde de Pozuelo entre 2003 y 2005, era quien decidía a qué empresas debía adjudicar el Ayuntamiento, en especial las del grupo de Francisco Correa, líder de la trama Gürtel.

El exconcejal ha relatado cómo adjudicaban a dedo los contratos: se fraccionaban en contratos de menor cuantía, para eludir los controles, y la empresa que iba a ser agraciada les hacía llegar tres ofertas, la suya y otras dos de empresas amigas o del mismo grupo.

“Sepúlveda daba las directrices decía a quien se tenía que dar… Hablaba con los concejales respectivos y decía: ‘hay que dársela a tal’”, ha añadido Roberto Fernández, quien se ha lamentado que cuando llegaron a gobernar Pozuelo el ayuntamiento tenía superávit y lo dejaron con déficit. Al mismo tiempo ha basado su confesión en que ha tocado “fondo” a raíz de su implicación en el caso Gúrtel –“y por muchas cosas”- y le parecía que era “el único modo de demostrar a mis hijos que su padre está saliendo adelante” al decir la verdad".

Joyeros, camellos, prostitutas y deudas

En tono bronco, el abogado defensor de Jesús Sepúlveda ha arremetido contra Fernández para desacreditarlo hasta el punto que ha sido llamado al orden por el presidente del tribunal. El letrado Alberto García Muñoz ha preguntado al procesado si era verdad que el alcalde lo había reprendido porque al Ayuntamiento llamaban joyeros, camellos y prostitutas para reclamar sus deudas. O por el "cochecito" que le regaló Isabel Jordan con motivo del nacimiento de su segunda hija.

Los tres arrepentidos del caso Gürtel verán reducida sus condenas tras este pacto alcanzado con la Fiscalía en el que reconocen sus delitos. Alfonso García Pozuelo afrontaba una petición de 4 años y 6 meses de prisión, mientras que el ministerio público pedía para Roberto Fernández una pena de cárcel de 2 años y 3 meses

El tercer arrepentido ha sido Jacobo Gordon, empresario y exsocio de Alejandro Agag,  Gordon ha admitido que el exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, del PP, le dio 150.000 euros en dinero B para una inversión inmobiliaria, en la que el vendedor de los terrenos le pidió 750.000 euros en dinero negro, de los que otros 300.000 fue aportado por el propio Correa.

Una vez se terminó la promoción y se vendieron los 16 pisos, los dividendos se tornaron "en A".

El juicio a los negocios de la primera época de la trama (1999-2005) se retomará este jueves a las 9:30 de la mañana. Tras escuchar la declaración tomada en la fase de instrucción a Leopoldo Gómez, ya fallecido, llegará el interrogatorio de Francisco Correa, 'Don Vito', el líder de la trama Gürtel crecida al amparo del PP.