Publicado: 10.05.2014 18:14 |Actualizado: 10.05.2014 18:14

Marina Albiol: "A Gallardón sí que habría que ilegalizarlo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las mujeres del Partido de la Izquierda Europea (PIE) -del que forman parte Izquierda Unida y el Partido Comunista de España- han cerrado este sábado una intensiva campaña contra la reforma de la ley del aborto del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, con un acto en la madrileña plaza del Dos de Mayo, desde la que han lanzado un mensaje claro y preciso: "No nos vamos a dejar ganar".

La advertencia, pronunciada por la número 10 de la lista de IU a las elecciones europeas, Lara Hernández, iba dirigida a los cerebros de la Troika (el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional) - que con la imposición de sus políticas de recorte, mayoritariamente a los países del sur de Europa, han convertido a la mujer en el blanco más fácil e invisible de la crisis.

El concepto es sencillo de explicar. Si antes del crack económico de la UE ya se partía de una situación de desigualdad de derechos entre hombres y mujeres, las políticas de ajuste no han hecho sino acentuar el escalón entre unos y otras. Partiendo, por ejemplo, de las reformas laborales, que con los incentivos fiscales a la contratación de mujeres para las empresas, han creado el caldo de cultivo perfecto para una mayor precarización del mercado laboral de las europeas.

En segundo lugar, recortes como los que han cercenado la ley de Dependencia en España, acaban condenando a las mujeres a ser meras "cuidadoras", viéndose obligadas en muchos casos a dejar sus empleos y a volver a encerrarse en el hogar para cumplir con el trabajo que se les exigía 40 años atrás. Con ese término definió la situación la diputada valenciana y número cuatro de IU a las elecciones, Marina Albiol, para explicar "el doble ataque" que sufren las mujeres hoy en la UE.

Un doble ataque que es económico e ideológico - "capitalista y patriarcal"- y que, según la propia Albiol, queda reflejado a la perfección en las fotografías que ilustraron los medios de comunicación el pasado jueves, tras la reunión que mantuvo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy con los principales empresarios del Estado.

Contra ese machismo capitalista, Albiol animó a "volver a ser pioneras como las mujeres que conquistaron nuestros derechos en España", para así "impedir que la derecha nos vuelva a encerrar en casa".

Una derecha a la que Hernández acusó de utilizar la ley del aborto para calmar los ánimos de la Iglesia y de haberse apoderado del significado de la expresión "derecho a la vida". "Si usamos el lenguaje del enemigo, estamos dando por hecho que nos han ganado. No son ellos los que defienden la vida, somos nosotras con nuestro propio cuerpo cuando decidimos cuándo ser madres, cuando decidimos el momento y las condiciones en las que traemos vida a este mundo", advirtió.

Por eso, y por la criminalización - a través del Código Penal - que tanto el PP como la Conferencia Episcopal están haciendo del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, Albiol, ya al final del acto, y después de tres horas de sol, discursos y música, gritó un "a Gallardón sí que habría que ilegalizarlo", que arrancó los aplausos de la plaza.

Ha pasado casi un año desde que el candidato a la Comisión Europea por el Grupo de la Izquierda Unitaria, Alexis Tsipras, reclamara en Madrid la unión de los pueblos del sur de Europa contra la austeridad. Este acto contra el aborto era, en realidad, una victoria para el feminismo ya por sí solo, puesto que han sido las mujeres de esos partidos de la izquierda europea dirigidos por hombres las que han demostrado que es posible un hermanamiento contra la Troika ajeno a los pomposos encuentros de las cúpulas.

Especialmente importante ha sido el impulso que tanto Maite Mola, vicepresidenta del PIE, como Cristina Simó, responsable de Mujer del PC y cara visible de El-Fem, la red feminista de la izquierda europea, han dado a la iniciativa, que ha contado con el respaldo de representantes del Partido Comunista de Francia (PCF), de la griega Syriza o de la italiana Rifondazione Comunista (RC), y cuyas aportaciones han sido muy reveladoras.

Ana San Pietro, de la italiana RC denunció cómo ese gobierno de coalición entre el centroderecha de Angelino Alfano y el centroizquierda de Matteo Renzi está intentando impulsar, a través de su ministra de Igualdad de Oportunidades, Beatrice Lorenzin, una medida para "obligar por decreto a las mujeres a ser madres antes de los 35 años". "Pretenden vender que el aborto es un fracaso político y por eso quieren obligarnos a ser madres. Es una medida que recuerda al fascismo y que nos obliga a ser madres por la gloria de la patria. Pero es tan sólo el principio de su intento por implantar un modelo que acabe con las conquistas conseguidas por las mujeres [...] Empiezan por una declaración potente como ésta para ver cómo reacciona la opinión pública", dijo.

Por su parte, la comunista francesa Laurence Cohen, llamó a no dar un paso atrás "ante una batalla ideológica que va a peor" y a seguir luchando contra una derecha extremista que en el caso de su país está encarnada, sobre todo, por Marine Le Pen y su neofascista Frente Nacional.


http://www.quoners.es/q/ley-del-aborto