Publicado: 09.09.2015 14:50 |Actualizado: 09.09.2015 19:31

Mas apuesta por elaborar unos Presupuestos para Catalunya "sin tener en cuenta lo que impone" Rajoy

El president asegura que en 2016 el Govern no podrá "cumplir" con el objetivo de déficit marcado por el Gobierno central e invita a los funcionarios que trabajan en Catalunya a incorporarse a una administración catalana independiente "en las mismas condiciones".

Publicidad
Media: 1
Votos: 5
Comentarios:
El president de la Generalitat, Artur Mas.

El president de la Generalitat, Artur Mas.

BARCELONA.- "Catalunya es un país perfectamente viable económicamente", ha explicado este miércoles Artur Mas ante numerosos empresarios catalanes convocados por la Cambra de Comerç de Barcelona.

Esa ha sido una de las ideas que ha querido transmitir a ese público para intentar tranquilizar a los más temerosos, ante la eventual "desconexión" de Catalunya del Estado español. "El proceso que estamos viviendo no ha afectado a la economía catalana", les ha dicho, pero previamente había advertido que en los presupuestos de la Generalitat para el año 2016 no podrán cumplir "con los objetivos de déficit que nos quieren imponer, manu militari". Se refería irónicamente de esta manera a las declaraciones del ministro de Defensa, al tiempo que pedía que no tomaran esa expresión literalmente.



Hablaba ante un público socialmente cercano a su trayectoria política. Al acabar su discurso, antes de entrar en coloquio, puestos en pie, los asistentes le han dedicado un aplauso significativo, prolongado.

El presidente de la Cambra de Comerç, Miquel Valls, había introducido el parlamento de Mas asegurando que Catalunya lidera la recuperación económica de España, pero se ha abstenido de hacer la menor alusión a la independentismo que ahora defiende el partido del President.

"Los países pequeños son más productivos, más abiertos, más igualitarios y ofrecen mayor bienestar que el resto"

Artur Mas ha realizado una defensa de la gestión económica de la Generalitat. Ha destacado los resultados en el sector turístico, las inversiones industriales o en el comercio exterior, a pesar del ruido político de los últimos meses. Y en su defensa de la viabilidad económica de Catalunya como país independiente ha afirmado que "los países pequeños son más productivos, más abiertos, más igualitarios y ofrecen mayor bienestar que el resto". Ha explicado que en este sentido Catalunya es equiparable a países como Dinamarca o Finlandia. "De los diez primeros países más productivos del mundo, nueve tienen menos de diez millones de habitantes", ha insistido.

El líder nacionalista catalán ha lamentado una vez más la incomunicación con el Gobierno de Mariano Rajoy y en el terreno ya más directamente político ha insinuado en un par de ocasiones la posibilidad de negociar.

Críticas y alternativas

"Veo críticas, pero no alternativas". "Se puede estar más o menos de acuerdo con el proceso político que vive Catalunya", ha dicho. "Todas las posiciones son respetables", pero según él, "el proyecto que se ha puesto en marcha en Catalunya, el soberanista" es el único que tiene fuerza para cambiar las cosas". Ha admitido que la existencia de incertidumbres e interrogantes, pero ha sido entonces cuando ha insistido en que "los que están en contra y quieren algún tipo de cambio han de ofrecer alguna alternativa posible". "Si hay alguien en el Estado que tiene una alternativa y la quiere poner a votación que lo diga".

Ha recordado que años atrás Catalunya consiguió mejorar su capacidad de autogobierno y albergaba esperanzas de ampliarla progresivamente, pero que de un tiempo a esta parte se ha producido una involución: "Ahora no estamos ganando capacidad de decisión. La estamos perdiendo". "El mantenimiento del statu quo actual significa quedarnos en la cola de la inversión en infraestructuras públicas, equivale a un drenaje fiscal permanente, y a permanecer bajo una amenaza sobre nuestra identidad cultural".

"¿Alguien se da cuenta de que la economía catalana no puede estar permanentemente discriminada en inversiones para infraestructuras?"

Se esperaba, obviamente, lo que pudiera decir sobre las elecciones del 27 de septiembre y lo ha hecho en los siguientes términos: "Se ha de respetar democráticamente el resultado, sea el que sea", y ha vuelto a insistir en que "ni un solo país de Europa ha visto movilizaciones de las características que se han visto en Catalunya" y a pesar de ello "no hemos tenido ocasión de sentarnos a negociar".

Ha vuelto a señalar, no obstante, que habló "durante meses con Mariano Rajoy" sobre la posibilidad de alcanzar un pacto fiscal. El President ha insistido en que "no hay autogobierno real si no hay control de los ingresos" y, por ello, ha pedido una "Hacienda propia conectada con la española, no como la vasca", que ha calificado de "proyecto clave para este país". "¿Alguien se da cuenta de que la economía catalana no puede estar permanentemente discriminada en inversiones para infraestructuras?", se ha preguntado, antes de lamentar de nuevo que el margen de maniobra que tiene actualmente "en materia de política fiscal es muy pequeño". En ese punto ha vuelto a lanzar algo parecido a una nueva propuesta de negociación: "Al presidente Rajoy le cambio el FLA (Fondo de Liquidez Autonómico) por la capacidad de recaudar nuestros propios impuestos".

La intervención de Mas en la Llotja de Barcelona, ante empresarios de la Cambra de Comerç, había estado precedida por sus tomas en medios muy diferentes, como la revista deportiva Panenka y con un medio tradicionalmente respetado por élites económicas conservadoras, Financial Times. Si en Panenka admitió que al final del proceso soberanista sería necesaria la participación de un árbitro, en la entrevista concedida al diario económico, aseguró que la tarea "crucial" que deberá afrontar el nuevo Govern que salga de las elecciones del 27 de septiembre, en caso de que ganen los independentistas, será crear las llamadas estructuras de Estado.

"Ya tenemos oficinas comerciales y oficinas en el extranjero que trabajan para el turismo y la cultura"

Según Mas, entre estas estructuras, aparte de la Hacienda propia en la que llevan trabajando durante el último año y medio, están la seguridad social, el banco central, la acción exterior e incluso el campo militar. En el tema de Defensa, el tema "más delicado" a su juicio, Mas apuesta por un "ejército pequeño" y seguir dentro de la OTAN, tras una eventual secesión de Catalunya si gana su candidatura en los comicios.

"Ya tenemos oficinas comerciales y oficinas en el extranjero que trabajan para el turismo y la cultura, pero aún no tenemos una red de servicios exteriores como la que tiene un Estado", asegura del jefe del Govern en la entrevista con el diario británico, donde también ha insistido en que el 27-S debe servir para iniciar un proceso que lleve a la creación de un Estado catalán y no para declarar "inmediatamente" la independencia. Un proceso, ha dicho, que sólo se podrá hacer si los independentistas tienen mayoría en el Parlament tras las elecciones.

Dentro de esa hoja de ruta soberanista dibujada por Mas, el president ha hecho durante su intervención de este miércoles ante los empresarios catalanes una mención especial a los funcionarios del Estado que trabajan en Catalunya, de los que ha dicho que podrán incorporarse a la administración catalana "en las mismas condiciones", que tienen actualmente.