Publicado: 23.09.2015 15:08 |Actualizado: 23.09.2015 15:44

Mas asegura que en una Catalunya independiente las pensiones podrían crecer un 10%

En un acto de JxSí sobre la nueva Hacienda catalana, el president de la Generalitat, Artur Mas, responde a Linde: "En cualquier país normal habría dimitido"

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
El presidente de la Generalitat, Artur Mas momentos antes de su participación esta mañana en un acto de campaña. / JESÚS DIGES (EFE)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas momentos antes de su participación esta mañana en un acto de campaña. / JESÚS DIGES (EFE)

BARCELONA.— El President de la Generalitat y candidato de Junts pel Sí, Artur Mas, cree que una Catalunya con un estado propio, "sin déficit fiscal" y con una recaudación de impuestos "más eficiente", no solo garantizaría las pensiones de los catalanes sino que "con muchas posibilidades podría aumentarlas". Concretamente, y en un escenario de normalidad económica, ha añadido, este crecimiento "podría ser del 10%".

Lo ha dicho en el acto Una nova Hisenda per a un nou país (Una nueva Hacienda para un nuevo país), donde ha insistido en que está "todo diseñado" para construir "un estado del bienestar potente". Para Mas, en un escenario de independencia, el futuro sistema fiscal catalán debe aspirar a ser "más colaborativo y menos amenazador" con los contribuyentes, a "recaudar más", a "bajar los tipos impositivos" y a "rebajar los índices de fraude fiscal del 20% al 10% del PIB".



Para que esto sea viable, ha recordado que Catalunya tiene todos los ingredientes para llevar a cabo un nuevo modelo de administración tributaria. "Tenemos una economía productiva, exportadora e innovadora", ha dicho. "No improvisamos", ha continuado, "sabemos qué hay que hacer y cómo hay que hacerlo". El número cuatro de Junts pel Sí también ha recordado que los dos estatutos catalanes aprobados en los últimos 35 años ya hacían previsiones de un consorcio de participación entre la administración tributaria española y la catalana, pero "nunca hubo voluntad por parte del gobierno español". Según los expertos que llevan dos años trabajando en una futura Hacienda catalana, y en palabras del propio Mas, "si la deuda de la Generalitat de Catalunya tiene una valoración baja, es porque nosotros no recaudamos los impuestos, si lo hiciéramos sería igual de buena como mínimo que la del estado español".

A preguntas de los periodistas, el presidente catalán ha explicado que "nadie se encontrará en situación de tener que decidir en qué Hacienda pagar". "Si finalmente hay un estado catalán, las tributaciones se harán en el estado catalán. Pero habrá máxima seguridad en este sentido", ha subrayado. Además, ha instado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a quien ha acusado de "mentir", a preocuparse "de cómo respondería por la deuda pública española sin un acuerdo con Catalunya". En este sentido, Mas opina que "Catalunya no tiene ninguna responsabilidad sobre la deuda pública española, que sobre el PIB [de España] pasaría a ser del 120%, y no del 100% como ahora". Además, ve "irrelevante" el comunicado del Ministerio de Hacienda, porque la deuda de los estados es propiedad "de los creditores" y, por lo tanto, "estos querrán tenerla dentro de la Unión Europea y no fuera". "Habrá acuerdo porque no creo que el estado español quiera autolesionarse", ha concluido en tono conciliador.

Cuestionado por el tipo de impuestos que se plantearía subir o bajar en un futuro escenario de independencia, el líder de Convergència no ha querido entrar en detalles porque "el de JxSí no es un programa para gobernar cuatro años". Además, ha insistido en que "para contar con capacidad legislativa hay que desconectar legalmente del estado español. Por lo tanto esto no ocurrirá antes de los próximos 18 meses, que es cuando estará preparada la futura constitución catalana y se organice el referéndum para que la sociedad catalana la apruebe".

Artur Mas ha aprovechado el acto para valorar la actualidad política, marcada por la rectificación del Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, sobre el riesgo de un corralito en una Catalunya independiente. "Fue un irresponsable. Celebro su paso atrás pero en cualquier país normal habría dimitido", ha comentado. Sobre los abucheos que recibió el Presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, en su visita de ayer a la localidad catalana de Reus, Mas ha comentado que a él le ha pasado en numerosas ocasiones y, por lo tanto, lo ha enmarcado dentro de la normalidad. "Mientras no haya agresiones, un gobernante sabe que esto puede ocurrirle".

El acto de esta mañana ha contado con la participación de Joan Iglesias, doctor en Derecho y director del Programa para la definición de un nuevo modelo de Administración Tributaria Catalana. Asesor de Mas en esta esta materia desde 2013, Iglesias ha explicado que su modelo se basa en cuatro agencias, en lugar de una sola: una tributaria, para la prevención y persecución del fraude; una de recaudación; otra aduanera, que esta aun está por diseñar; y una última sobre la propiedad inmobiliaria, que incluye el cadastro y con el objetivo dedar seguridad jurídica a propietarios de inmuebles.

Iglesias, que proviene de la Hacienda española, ha recordado que Catalunya "dispone todos los elementos para organizar un sistema fiscal moderno y vanguardista". A su juicio, el sistema funcionaría y daría rendimiento inmediato porque Catalunya cuenta con "contribuyentes, un tejido empresarial extenso y preparado, una red de entidades de créditos capaces de dar servicio de tesorería fiscal y una red de oficinas públicas capacitada para prestar servicio de asistencia al contribuyente".