Publicado: 29.12.2015 10:07 |Actualizado: 29.12.2015 14:04

Mas: "La CUP no tiene tanta fuerza para cambiar a un presidente"

El presidente de Catalunya advierte de que mucha gente se puede "bajar del tren" del proceso soberanista si interpreta que un grupo minoritario lo decide todo.

Publicidad
Media: 1
Votos: 4
Comentarios:
El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, a su llegada a la reunión semanal del Govern. EFE/Toni Albir

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, a su llegada a una reunión semanal del Govern. EFE/Toni Albir

BARCELONA.—Artur Mas empieza a impacientarse con la CUP. El presidente en funciones de la Generalitat de Catalunya ha sostenido este martes por la mañana en una entrevista que Junts pel Sí (JxSí) no debe cambiar su oferta de investidura porque mucha gente se puede "bajar del tren" del proceso soberanista si interpreta que un grupo minoritario del Parlament lo decide todo.

"Si las grandes decisiones las toma sólo la CUP, ¿cuánta gente baja del tren del proceso?", se ha preguntado Mas, que ha pedido a los anticapitalistas que entiendan que "para proteger este proceso y evitar su descarrilamiento deben utilizar su fuerza con mesura".

En Catalunya Ràdio Mas ha admitido que la CUP tiene ahora mucha fuerza para decidir, pero "no tanta para cambiar un presidente, y ésta es la fuerza que debe medir la CUP" porque no puede imponer todas sus condiciones, ha repetido. Mas ha instando a los cupaires a asumir que sus diez diputados tienen capacidad para forzar unas elecciones anticipadas en marzo, pero no para "cambiar" la oferta de investidura de Junts pel Sí (JxS).



Mas también ha dicho que la oferta de JxSí "no se moverá" porque tiene tanto derecho a defenderla como la CUP a rechazarla, aunque ha destacado que la mitad de asamblearios de la CUP la aceptó el domingo; si la CUP no la acepta definitivamente antes del 10 de enero, habrá nueva elecciones en Catalunya. 

Mas ha admitido que le "sorprendió mucho" el empate a 1.515 votos entre partidarios y contrarios a su investidura en la asamblea de la CUP del domingo.

"No soy un obstáculo ni un problema", ha afirmado Mas, convencido de que "el problema es cómo protegemos y garantizamos mejor el proceso soberanista catalán".

Para Mas, "aquí no sobra nadie", porque "un proceso así no se puede construir vetando" a partidos o personas, "sino votando".

Mas ha puesto "en valor" que Podemos defienda un referéndum en Catalunya, aunque ha advertido de que "puede ser un brindis al sol, porque no tiene ningún aliado"

Sobre el tuit que ayer publicó el número dos de CDC en el Congreso, Carles Campuzano, que sugirió buscar otros aliados o ir directamente a elecciones después de ver el resultado de la asamblea de la CUP, ha puntualizado que no queda más remedio que "agotar el plazo" del 10 de enero, porque no se pueden convocar comicios antes de esta fecha, por mucho que la situación actual de bloqueo de la investidura sea "completamente absurda".

Mas ha dejado claro que unas elecciones anticipadas no es el escenario que prefiere, pero si la CUP lo acaba forzando, ha dicho, él lo afrontará "sin miedo". Mas sostiene que de haber nuevas elecciones éstas deben ser consideradas como una segunda vuelta de los del 27-S: "Si la CUP decide que no hay investidura, vamos a elecciones y que la gente decida como si fueran una segunda vuelta".

En cuanto al escenario político español, ha comentado que su partido mantiene contactos con el PSOE y Podemos en Madrid.

Mas ha puesto en "valor" que Podemos defienda un referéndum en Catalunya, aunque ha advertido de que "puede ser un brindis al sol, porque no tiene ningún aliado" en la política española.

Etiquetas