Publicado: 12.09.2015 09:59 |Actualizado: 12.09.2015 09:59

Mas: "Dejad de amenazarnos con las leyes como si fuéramos delincuentes"

El president afirma que el PP sufre "miopía política", pide al Estado español que deje su "orgullo imperial" y deja claro que "en la calle se influye pero en las urnas se decide".

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:
Artur Mas, durante la declaración institucional tras la celebración de la Diada en Barcelona. / RUBÉN MORENO (EFE)

Artur Mas, durante la declaración institucional tras la celebración de la Diada en Barcelona. / RUBÉN MORENO (EFE)

BARCELONA.- El president de la Generalitat, Artur Mas, destacó ayer el "orgullo, confianza e ilusión" que genera la "multitudinaria concentración" independentista y reclamó al Estado español que deje el "orgullo imperial" y no "amenace con las leyes" como si los soberanistas fuesen "casi delincuentes".

En una declaración institucional tras recibir en el Palau de la Generalitat a los organizadores de la movilización de ayer en la avenida Meridiana de Barcelona con motivo de la Diada, Mas ha afirmado que "en la calle se influye pero en las urnas se decide".

En el primer día de la campaña de las elecciones del 27 de septiembre y tras una nueva Diada reivindicativa, Mas lanzó desde la Galería Gótica del Palau de la Generalitat un mensaje a las instituciones del Estado y al Gobierno central para que "tomen note" de las imágenes de la Meridiana, que "hablan por sí solas".



"Dejad esta miopía política y dejad el orgullo imperial, dejad de amenazar con las leyes como si fuéramos casi delincuentes. Somos gente normal, serena, pacífica, ilusionada: poned las leyes al servicio del diálogo, al servicio de la democracia y, si alguna en algún momento hay que cambiarla, cambiémosla entre todos, no pasa nada, no se hundirá el mundo", afirmó.

El candidato de Junts pel Sí dijo que después de "tantas manifestaciones, tanto apoyo institucional y tantas urnas puestas en la calle" los catalanes tienen derecho a ser "escuchados" y ser "ayudados" en lo que debería ser "la implementación" de los "mandatos democráticos" de las urnas.

El president resaltó la "inmensa capacidad de movilización" de Catalunya y su "civismo", que es, ha apuntado, un mensaje "potentísimo de cara a Europa y a todo el mundo". También destacó la "ilusión" que ha visto en las calles (fotogalería), que le da "confianza y orgullo", porque significa, ha dicho, que "tenemos un pueblo en marcha" a través de un movimiento independentista que no va "en contra de nadie", tampoco de España, según recalcó.

Tras recordar que Catalunya ya estaba en el primer día de la campaña electoral, subrayó que el 27S los catalanes "tienen la posibilidad no solo de influir sino de decidir". El president difundió este mensaje institucional (en catalán, castellano e inglés) tras una reunión con los presidentes de la ANC y de Òmnium Cultural.