Publicado: 03.08.2015 21:39 |Actualizado: 03.08.2015 22:50

Mas firma el decreto del 27-S: "Catalunya no vive en condiciones normales"

Convoca las elecciones entre reproches al Gobierno de Rajoy. El president evita alusiones al carácter plebiscitario, pero defiende que los comicios servirán para "dar salida al anhelo fundamental" del "derecho a decidir" de los catalanes.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
Artur Mas firma el decreto de convocatoria de elecciones.

Artur Mas firma el decreto de convocatoria de elecciones.

BARCELONA.- El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha firmado este lunes el decreto de convocatoria de las elecciones catalanas del 27 de septiembre, y lo ha hecho con una intervención en la que ha reprochado al Gobierno central haber precipitado estos comicios por no haber permitido una consulta "legal y acordada".

En una declaración institucional tras la firma del documento, ha señalado que el decreto es similar al de anteriores convocatorias y sigue el marco legal vigente, pero ha remarcado que las elecciones serán muy diferentes en el fondo y no se celebran cuando corresponde ─en 2016─ porque "Catalunya no vive en condiciones normales".

Con la firma del decreto, Mas cumple el compromiso adquirido el 14 de enero con ERC y las entidades soberanistas de convocar elecciones el 27 de septiembre, justo un año después de que firmase en el Palau de la Generalitat el decreto de convocatoria de la consulta sobre la autodeterminación, un decreto que fue impugnado y suspendido y que acabó con un 9N alternativo.

En su intervención, el todavía president ha lamentado que el Gobierno que preside Mariano Rajoy pretenda "silenciar la voz" del pueblo catalán, que ha definido como "una nación de personas libres que nos hemos ganado el derecho a decidir", y ha hecho un "llamamiento a la responsabilidad" de todas las formaciones políticas para que "presenten sus proyectos" y "se respete lo que el pueblo elija".



Mas ha argumentado que Catalunya vive una situación anormal porque a una mayoría se le niega el derecho a decidir "impidiendo el diálogo y la negociación y, por tanto, el acuerdo y el pacto", una situación excepcional que, ha dicho, requiere de decisiones excepcionales como el adelanto electoral.

Según Mas, la negativa del Gobierno que preside Mariano Rajoy a autorizar una consulta en Catalunya fundamenta y justifica la convocatoria del 27S, y ha remarcado que él ya avisó hace dos años de que estaba dispuesto a jugar esta carta si "el Estado quería silenciar la voz y voto del pueblo". Aunque en todo el discurso no ha pronunciado la palabra 'plebiscito', sí ha remarcado que las elecciones son consecuencia de la "necesidad de responder a un anhelo democrático" del "derecho a decidir" de los catalanes.

Por ello, ha hecho un llamamiento a hacer de los comicios "una fecha señalada en la historia" de Catalunya. "Somos una nación milenaria que tiene derecho a decidir su futuro", ha apostillado antes de augurar que en los dos próximos meses, Catalunya volverá a estar en el foco internacional.

Tres elecciones en cinco años

Mas ha rubricado el decreto en un acto austero en el salón Mare de Déu de Montserrat del Palau de la Generalitat y ante la mirada de la presidenta del Parlament, Núria De Gispert, la vicepresidenta del Govern, Neus Munté, el conseller de la Presidencia, Francesc Homs, la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs, y el secretario del Govern, Jordi Baiget.

Baiget ha sido el encargado de leer en voz alta el decreto, que como ya había avanzado el Govern es ordinario y, para esquivar una impugnación del Gobierno central, evita cualquier referencia al carácter plebiscitario que quieren imprimir a las elecciones, por lo que se trata de un decreto muy similar al de convocatorias anteriores.

La firma del decreto se ha retrasado hasta las 21 horas para no dar pie a una posible reacción del Gobierno central que llevase al presidente, Mariano Rajoy, a convocar por sorpresa este mismo lunes elecciones generales para el 27 de septiembre, una posibilidad que el propio Mas había planteado en numerosas ocasiones en los últimos meses.

Con las del 27 de septiembre, serán tres las elecciones catalanas que se han celebrado en Cataluña en los últimos cinco años ─Mas llegó a la Presidencia en 2010 en sustitución de José Montilla (PSC)─ y si la hoja de ruta pactada por los soberanistas prospera, dentro de 18 meses los catalanes volverán a ser llamados a las urnas.

Sigue sin aclararse si, para considerar que se ha impuesto el 'sí' o el 'no', hay que fijarse en los votos o en los escaños, ya que el sistema electoral podría generar un resultado en el que las fuerzas que defienden la independencia obtuvieran más de la mitad de los diputados sin la mitad de los sufragios.