Publicado: 30.12.2014 21:01 |Actualizado: 30.12.2014 21:01

Mas insiste en la unidad pese a la resistencia de ERC a participar en una lista electoral unitaria 

El president de la Generalitat  insinúa que los comicios han de ser plebiscitarios al señalar que sólo los votos de los catalanes "configurarán el escenario de futuro" de Catalunya

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
El president de la Generalitat, Artur Mas, durante su discurso de fin de año.- Generalitat de Catalunya

El president de la Generalitat, Artur Mas, durante su discurso de fin de año.- Generalitat de Catalunya

MADRID.- El president de la Generalitat, Artur Mas, ha insistido en la "unidad" como método para que Catalunya siga fuerte y unida frente al acoso del Estado en su mensaje de fin de año. "Nos quieren divididos, cada uno por su cuenta. Saben que así somos más débiles y más vulnerables", ha apuntado Mas, en un mensaje velado destinado a ERC para que acepte la propuesta de CiU de acudir en una lista electoral unitaria en las próximas elecciones catalanas.

"La unidad permite entender mejor lo que queremos, como país y como sociedad, y nos da moral para la victoria", ha afirmado.



No obstante, como era previsible, Artur Mas no ha revelado cuando se celebrarán dichos comicios aunque sí ha insinuado dos aspectos importantes. Por una parte, que la fecha de las elecciones las elegirá él, sin presiones, porque es "su responsabilidad como president", y, por otro lado, que estos comicios tendrán un carácter plebiscitario ya que ha señalado que sólo los votos de los catalanes "configurarán el escenario de futuro" de Catalunya.

"Serán solo vuestros votos, cuando llegue el momento, los que configurarán los escenarios de futuro que tienen que seguir guiando las riendas de este país", ha asegurado.

Más transparencia 

El president de la Generalitat ha aprovechado la ocasión para sacar pecho por lo que considera "una apuesta decidida" de su Govern por la "transparencia y las buenas prácticas". De esta manera, Mas se ha enorgullecido del portal de transparencia impulsado por su ejecutivo y ha afirmado que la Generalitat se ha situado a la cabeza "de la regeneración democrática que la sociedad reclama". 

A pesar de ello, Mas ha reconocido que "no todo se hace bien" y aunque no ha citado a Jordi Puyol sí ha adquirido el compromiso de "hacer las cosas mejor, de combatir las irregularidades y las malas prácticas" cuando éstas se produzcan y de "exigir responsabilidades cuando algún gobernante o servidor público las cometa". 

"Serán solo vuestros votos, cuando llegue el momento, los que configurarán los escenarios de futuro que tienen que seguir guiando las riendas de este país"

"No siempre ha estado así, o como mínimo no ha sido suficiente. Ahora, sin embargo, hay una conciencia más extensa y una exigencia más grande para erradicar las malas prácticas o las prácticas dudas", ha apuntado. 

En la buena dirección

El president también se ha sumado al optimismo de Mariano Rajoy, aunque de una forma más moderada, y ha presumido de que por primera vez "desde hace siete años" la economía catalana ha crecido en todos los trimestres del año y de que el paro ha bajado en todos los meses del año en comparación con los datos de 2013.

De esta manera, el president no ha dudado en afirmar que Catalunya está en "la buena dirección", una expresión idéntica al slogan del Partido Popular y que ha sido utilizada reiteradamente por los conservadores para presumir de sus reformas económicas.

No obstante, más comedido que Rajoy, Mas ha asegurado que no se puede dar "la crisis por superada" ya que "la desigualdad no se ha reducido" como tampoco lo ha hecho "la pobreza o el riesgo de caer en ella". "La estamos superando, le estamos dando la vuelta con el esfuerzo y la energía de muchos. Pero queda camino por recorrer, y por tanto, no se puede bajar la guardia ni un milímetro". 

El 9-N, un ejercicio de democracia 

​Artur Mas también ha señalado que el 9-N fue un "ejercicio de autoafirmación, de respeto, de democracia y de libertad de opinión en libertad" pese a la prohibición del Estado. Asimismo, Mas ha afirmado que "un ejercicio de democracia" como el 9-N debería servir para "invitar al diálogo y a la negociación" entre las partes en lugar de querellas judiciales, tal y como ha respondido el Gobierno de Mariano Rajoy. 

"Mal cuando un Estado decide querellarse por la vía penal contra aquellas y aquellos que facilitan la participación y dan la voz y el voto a la ciudadanía. Quiere decir que algo falla, y no menor", ha sentenciado.