Publicado: 16.10.2015 10:23 |Actualizado: 16.10.2015 11:08

Mas insta a la CUP a investirle para desencallar la situación y luego hacer oposición

El presidente en funciones de la Generalitat ha reconocido que es legítimo que la CUP no le quiera al frente del proceso aunque ha recordado que Junts pel sí tiene más de 1.600.000 votos "en el cajón" y la CUP, más de 300.000.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Artur Mas saluda a los seguidores de Junts Pel Si en la noche electoral del 27-S. REUTERS/Sergio Perez

Artur Mas saluda a los seguidores de Junts Pel Si en la noche electoral del 27-S. REUTERS/Sergio Perez

BARCELONA.- El presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, ha recordado este viernes a la CUP que investir a un presidente es un pacto puntual que no compromete a avalar su forma de gobernar, por lo que les ha instado ha desencallar la situación y, tras ello, hacer oposición. "No se pacta un programa electoral. Se puede investir a un presidente y después no comprometerse a nada. Puedes investirlo y al día siguiente colocarte en la oposición", ha asegurado este viernes en una entrevista a Rac1 en la que ha incidido en que Junts pel sí y la CUP están de acuerdo en tener un presidente que permita comenzar a construir un nuevo Estado.



Mas ha reconocido que es legítimo que la CUP no le quiera al frente del proceso como también lo es que Junts pel sí lo quiera, aunque tras decir que la legitimidad es la misma, ha recordado que tienen más de 1.600.000 votos "en el cajón" y la CUP más de 300.000.

El presidente en funciones se ha referido a las declaraciones de la CUP afirmando que el "quién" se discutirá después de haber decidido el "qué", el "cuándo" y el "cómo", aunque se reafirmaban en que ese "quién" no sería Artur Mas: "Si no es importante el 'quién', hagamos como dice la CUP y dejémoslo al margen".

Ha reconocido que, por el momento, no hay acuerdo en firme pero que se va avanzando y prefiere que la negociación sea lenta si al final el resultado es positivo, porque tarde o temprano habrá que abordar la figura de quién encabezará el proceso.

Mas no se ha atrevido a descartar una falta de acuerdo con la CUP que desembocaría en la convocatoria forzosa de unas nuevas elecciones anticipadas, pero sí ha considerado que habría que evitarlas. "Si las podemos, tenemos que evitarlas porque tenemos 72 diputados soberanistas, y el 48% de los votos", ha advertido.

Preguntado por si la falta de celeridad en las negociaciones podrá propiciar que Catalunya no tenga un nuevo Govern antes de las generales del 20 de diciembre, Mas no ha descartado esa posibilidad. "Lo mejor sería lo más rápido y que saliera bien, la segunda opción es que vaya lento pero que salga bien y la peor sería que vaya lento o rápido, pero salga mal. Si no hay más remedio prefiero que vaya lento y termine bien", ha explicado y ha puntualizado que hay tiempo hasta el 9 de enero para la discusión y el acuerdo.