Publicado: 06.09.2015 13:01 |Actualizado: 06.09.2015 13:01

Mas: "No hay Tribunal Constitucional que coarte la democracia"

El presidente de la Generalitat responde a la carta de Felipe González con una misiva 'A los españoles' en la que asegura que "no hay vuelta atrás". No obstante, admite que si no hay una mayoría soberanista el 27-S, el proceso habrá "acabado".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Govern y número cuatro en la lista de Junts pel Sí a las catalanas, Artur Mas, en una imagen de archivo. EFE

El presidente de la Generalitat y número cuatro en la lista de Junts pel Sí a las próximas elecciones catalanas del 27 de septiembre, Artur Mas, en una imagen de archivo. EFE

BARCELONA.- El presidente de la Generalitat y número 4 de la lista Junts pel Sí, Artur Mas, ha afirmado que "no hay vuelta atrás, ni Tribunal Constitucional (TC) que coarte la democracia, ni Gobiernos que soslayen la voluntad de los catalanes de decidir su futuro político en las urnas".

Así lo ha dicho en la carta "A los españoles" publicada en El País como respuesta al artículo 'A los catalanes' que publicó Felipe González en el mismo rotativo hace una semana, y que firma junto a otros miembros de Junts pel Sí como Raül Romeva, Carme Forcadell, Muriel Casals, Oriol Junqueras, Lluís Llach, Germà Bel y Josep Maria Forné.

Aunque, con ello, el jefe del Govern también ha arremetido contra la reforma exprés que el Gobierno de Mariano Rajoy, a través del PP, pretende llevar a cabo para dotar al Tribunal Constitucional (TC) de más competencias para que éste pueda sancionar, multar e incluso suspender a quienes incumplan sus sentencias. Una cuestión que muchos han identificado como una postura contra Mas y que la oposición ha rechazado por considerarla innecesaria y electoralista. 



Mas también ha lamentado que González fue "muy poco responsable" al equiparar el soberanismo con el nazismo, y ha señalado que para dar lecciones de democracia a los catalanes hay que tener mucha audacia. Ha tildado el artículo de González de "libelo incendiario", y ha expresado su preocupación por el hecho de que los principales partidos de ámbito estatal compartan un mismo discurso y estrategia hacia Catalunya.

Mas ha asegurado que el problema no es España, sino el Estado español que trata a los catalanes como súbditos, y ha afirmado que la mayoría de catalanes tomó la decisión de encontrar una solución cuando "se cerraron todas las puertas, una tras otra, con la misma y tozuda negativa".

Según los líderes del proceso soberanista, Catalunya está dispuesta a colaborar y estrechar todo tipo de lazos, y Mas ha añadido que su intención es "crear un nuevo Estado que establezca unas relaciones de igualdad con nuestros vecinos, especialmente con España".

En referencia a la equiparación que Felipe González hizo con Albania, Mas ha escrito que el 27-S va de decidir si se quiere "forjar" una Catalunya que se asemeje a Holanda o Suecia, que rija su destino con plena capacidad, o seguir por los mismos derroteros.

Volver a empezar

De otro lado, Mas también ha concedido una entrevista a La Vanguardia, en la que reconoce, pese a la contundencia de su carta en El País, que si en las elecciones "plebiscitarias" del 27-S "no hay una mayoría soberanista favorable a la independencia, el proceso se habrá acabado".

¿Qué pasaría entonces? "Que toda la política catalana se tendrá que "reubicar" para volver a empezar, ha opinado el presidente de la Generalitat. 

Mas ha advertido que, aunque Unió y Catalunya Sí que es Pot sean favorables al derecho a decidir, la noche del 27-S serán contados en el bloque del no a la independencia, y ha subrayado que si se hubiera celebrado un referéndum acordado con el Estado español, las posiciones serían más nítidas.

Sin condenas por el 3%

Preguntado sobre el registro de la Fundació CatDem y de la sede de CDC, Mas ha aseverado que hace 10 años que se habla de las presuntas comisiones del 3%, pero que, por ahora, no hay "ni una sola sentencia judicial condenatoria".

"Los responsables económicos del partido siempre han asegurado que no era real y que no había nada que esconder", ha explicado el presidente, que también ha criticado la propuesta de reforma del Tribunal Constitucional (TC) del PP, y ha señalado que se está manipulando el Estado de derecho y su función arbitral.