Publicado: 02.01.2016 23:29 |Actualizado: 03.01.2016 14:58

El debate de la CUP se alarga por las propuestas de las territoriales

La organización se muestra muy dividida sobre si favorecer o no la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat. Ahora, debate cuatro propuestas alternativas de las asambleas territoriales que buscan compensar un posible apoyo a la investidura con un refuerzo del plan de choque social

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6
Comentarios:
Imagen de la reunión del Consell Polític de la CUP y del Grup d'Acció Parlamentària (GAP) en Barcelona que decide sobre la investidura de Artur Mas. TWITTER

Imagen de la reunión del Consell Polític de la CUP y del Grup d'Acció Parlamentària (GAP) en Barcelona que decide sobre la investidura de Artur Mas. TWITTER

BARCELONA.- El Consejo Político de la CUP, que se encuentra reunido desde poco después de las 10 horas para decidir si acepta o no la investidura de Artur Mas (JxSí) como presidente de la Generalitat catalana, está estudiando si debate también cuatro propuestas alternativas presentadas por las asambleas territoriales.

La organización se muestra muy dividida sobre si favorecer o no la investidura.  La CUP tenía previsto finalizar la votación a primera hora de la tarde, pero las 13 asambleas territoriales han presentado unas alternativas que han cambiado el escenario de la reunión.

Esta circunstancia evidencia la tensión interna con la que la CUP-Crida Constituent aborda la decisión de si apoya a Mas (JxSí) o bien precipita elecciones en Catalunya.

La agencia Efe ha informado de la existencia de una primera votación que se ha saldado en empate, pero el Gabinete de Prensa de la formación antisistema lo ha desmentido. Sostiene que han abierto un turno de debate previo a la primera votación.  "Estamos en la primera ronda de las votaciones", sostienen en un mensaje enviado a los periodistas.

El Consejo Político y su Grupo de Acción Parlamentaria (GAP), reunidos en el centro cívico Pere Quart de Barcelona, está estudiando ahora si debate cuatro propuestas alternativas presentadas por las asambleas territoriales o se mantienen la dos propuestas originales.

Según fuentes de la CUP, las cuatro propuestas alternativas tienen como finalidad favorecer el consenso dentro de la formación.

Estas propuestas de las asambleas territoriales, de las que no ha trascendido su contenido concreto, buscarían compensar un posible apoyo a la investidura de Mas con un refuerzo del plan de choque social que propone Junts pel Sí (CDC y ERC).

A la reunión asisten unas 93 personas aunque sólo tienen derecho a voz y voto un total de 68. Esto es, votan los 57 miembros del Consejo Político, que representan a las organizaciones territoriales de la CUP, más los 11 portavoces de las formaciones agrupadas bajo el 'paraguas' de Crida Constituent con las que concurrió a las elecciones del 27S.

A esta reunión asisten, asimismo, con voz pero sin voto, los 10 diputados en el Parlament y los 15 miembros del secretariado nacional, por lo que en total son 93 personas las que finalmente debaten si esta formación independentista de la izquierda antisistema acepta el acuerdo negociado con Junts pel Sí (JxSí) en los tres últimos meses.

La reunión ha empezado pasadas las 10.30 horas, treinta minutos tarde sobre la hora fijada, ante una fuerte expectación mediática, ya que hasta una cuarentena de representantes en el lugar del encuentro.



No está David Fernández

A la reunión del Consell Polític y el GAP han acudido varios diputados en el Parlament como Antonio Baños, Anna Gabriel, Gabriela Serra, Benet Salellas, Eulàlia Reguant, Albert Botran y Josep Manel Busqueta; también el concejal por Barcelona Josep Garganté, además de la exdiputada Isabel Vallet, entre otros.

El exdiputado David Fernàndez no figura entre los asistentes a la reunión, puesto que no forma parte de ninguno de los órganos internos de la CUP que hoy deciden la investidura. El dirigente cupero propuso en su día, en un artículo titulado Dos votos al proceso, publicado este miércoles en la web del diario Ara, que la formación cediera dos votos de sus diez diputados para desencallar la investidura de Artur Mas.  Su propuesta generó una primera controversia interna dentro de la formación antisistema con posiciones a favor y en contra.

Tres rondas de votación

La formación anticapitalista deberá decidir entre dos escenarios en un pleno de investidura del Parlament: si dan dos votos y 8 abstenciones a Mas para ser investido o si, por lo contrario, le dan cinco votos a favor y cinco en contra (o diez abstenciones), lo que a la práctica supondría rechazarle.

En la reunión ganará la opción que obtenga la mayoría absoluta en un máximo de tres rondas. la formación ha prometido que encontrará el mecanismo para dar una respuesta aunque se repita el empate que se vivió en la asamblea nacional de hace una semana (1.515 votos a favor de Mas y 1.515 en contra).

Los militantes de la CUP han celebrado 155 asambleas locales y 13 territoriales para debatir la cuestión y para hacer llegar sus opiniones para que sean tenidas en cuenta en el Consell Polític, donde no tendrán voto los 10 diputados del Parlament.

El no arrasa en Barcelona

Ayer, las asambleas territoriales de la CUP evidenciaron que la formación anticapitalista mantiene su división interna, una cuestión que en todo caso deberá desencallar hoy la dirección del partido. Aunque el ganó ligeramente posiciones en algunas asambleas respecto a las que se habían celebrado anteriormente, en la de Barcelona el resultado sigue siendo rotundamente favorable al no (un 80%) frente al  (un 20%).

En todo caso, era esperable, puesto que en esta territorial el sector más contrario a favorecer la investidura, Endavant, dispone de una gran mayoría. En las asambleas territoriales del Penedès y Camp de Tarragona, la fórmula de facilitar la investidura (dos síes y ocho abstenciones) contó ayer sólo con un 40% de los votos de los militantes y un 60% en contra.

Por el contrario, en las asambleas territoriales del Maresme, Nord-Oriental (comarcas de Girona) y Alt Ter los apoyos al y al no han quedado repartidos al 50%, aunque la posición favorable a facilitar la investidura gana adeptos. La asamblea de Ponent-Pirineos finalizó sin que haya un posicionamiento definido, ya que los militantes podían emitir un voto telemático hasta la medianoche, según fuentes de la CUP

Investidura o nuevas elecciones

Si la CUP decide apoyar a Mas, el Parlament ha decidido reservar los días 4, 5 y 7 de enero para celebrar el pleno de investidura. Si la CUP lo rechaza, el Parlament se disolverá automáticamente el 10 de enero y se deberán convocar de nuevo elecciones.

JxSí tiene asumido que, si los anticapitalistas se oponen a la investidura de Mas, no hay tiempo suficiente para buscar otro aliado antes del 10, ya que el resto de partidos del hemiciclo ya han pedido que no se cuente con ellos.

Si hay que convocar nuevas elecciones serían las cuartas autonómicas desde 2010, y también supondría un fuerte revés para el proceso soberanista, que ya vio en las elecciones generales como disminuía el apoyo a los partidos independentistas.