Público
Público

Mas saca adelante en el Parlament el derecho a decidir para Catalunya y rompe el PSC

Votan a favor 85 diputados, otros 41 en contra y dos se abstienen. Cinco parlamentarios del PSC se ausentaron de la Cámara y no votaron

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlament aprobó este jueves la declaración de soberanía de Catalunya con 85 votos a favor, 41 en contra y 2 abstenciones. CiU, ERC e ICV-EUiA sacaron adelante, con el apoyo de uno de los tres diputados de la CUP, la resolución sobre el derecho de Catalunya a decidir sobre su propio futuro. La declaración de soberanía concitó así el apoyo del 63% de la Cámara.  Los socialistas votaron en contra, pero cinco de ellos rompieron la disciplina de partido y abandonaron el hemiciclo antes de la votación. El PP, que votó en contra, también hizo un gesto de disconformidad de cara a la galería: sus 17 diputados también dejaron sus escaños inmediatamente después de votar.

Durante el debate previo de las diferentes propuestas hubo descalificaciones de todo tipo. Los líderes del PP y de Ciutadans, Alicia Sánchez Camacho y Albert Rivera, intervinieron de forma expresa en castellano y dieron la 'bienvenida' a los socialistas a sus posiciones. 'Bienvenido al lado de la democracia, señor Navarro', 'bienvenidos al lado del Partido Popular. Éste es su lugar y se tenían que haber dado cuenta hace tiempo', llegó a decir la dirigente del PP.

Pere Navarro, líder del PSC, lamentó que el primer debate de la legislatura se dedicara a hablar de soberanía, 'cuando hay tanta gente que lo pasa mal'. Explicó que su voto en contra se debe a que la declaración consensuada por la mayoría prefiguraba un resultado. El reconocimiento efectivo de la soberanía de Catalunya, según él, equivaldría a la independencia. Navarro defendió una vez más una solución federal para el reconocimiento de los derechos de los pueblos de España, pero desde Iniciativa per Catalunya, Joan Herrera le recordó que 'sólo desde el derecho a decidir es posible que el federalismo tenga alguna oportunidad'.

Según Herrera, España y Catalunya han de poder dialogar, según él, de tú a tú. 'Optamos por una consulta, no por un plebiscito' subrayó el líder de ICV-EUiA.

En nombre de CiU, Oriol Pujol, intentó dar a su intervención un tono emotivo, para destacar la excepcionalidad de la votación que tendría lugar poco más tarde. Denunció provocaciones, pero aseguró que no quería entrar en ese juego. Explicó que la declaración que defendía junto a ERC e ICV-EUiA no era un texto 'a favor de un Estado propio, ni de la independencia, ni tan siquiera a favor del pacto fiscal', pero que se trataba de un pronunciamiento 'a favor de la democracia'. También dijo, sin embargo, citando a Valentí Almirall, que 'ha llegado el momento en el que Catalunya ha de abandonar las medias tintas'.

El líder de ERC, Oriol Junqueras, pidió el apoyo de todos los diputados al proyecto de resolución soberanista en nombre de la democracia. 'Derecho a decidir equivale a democracia. Consiste en no tener que pedir permiso a nadie para decidir', dijo.

Quim Arrufat, en nombre de la CUP, aseguró que la izquierda independentista no avalaría un proceso que no reconozca la soberanía del pueblo catalán y que la soberanía de los pueblos consiste en obedecer a la gente y no a los mercados.

Desde el extremo opuesto, Alicia Sánchez Camacho proclamó que 'el sujeto soberano del derecho a decidir es España', citando una sentencia del Tribunal Constitucional. Para descalificar a los soberanistas, Albert Rivera, de Ciutadans, apeló sobre todo a la legalidad. 'Esto del derecho a decidir es un invento. No existe', insistió. 'En un Estado de derecho se respetan las leyes y la ley dice que los derechos los ejercen los ciudadanos y no los territorios'.

Todos los líderes trufaron su intervención con referencias a la corrupción y la necesidad de hacer frente al descrédito de la actividad política. Incluso Alicia Sánchez Camacho se extendió sobre el tema, citando escándalos diversos pero sin alusión alguna al extesorero del PP ni al caso Gürtel.