Público
Público

El máster de Cifuentes El PP no tiene banquillo para sustituir a Cifuentes, que comparece hoy por su máster

Desde el Partido Popular insisten en que la presidenta de Madrid ya ha dado suficientes explicaciones sobre las irregularidades de su máster, más allá de "pequeñeces" o "errores burocráticos", y llaman al cierre de filas: "Tenemos una candidata para las elecciones de 2019, y es Cristina Cifuentes". Por primera vez en dos semanas, la también líder del PP regional dará explicaciones en la Asamblea de Madrid, pero sigue evitando hacer lo propio en rueda de prensa.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), en un desfile del 12 de octubre. Archivo EFE

"Si cae Cristina Cifuentes, en el PP ocurrirá lo mismo que en la Yugoslavia de Tito, y lo saben". Esta frase, pronunciada por el diputado y exportavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, viene a sintetizar la percepción que ha calado en una parte de la oposición en la cámara autonómica, tras el último escándalo que afecta de lleno a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

En esencia, López augura que si esta polémica se lleva por delante a Cifuentes, el PP regional entrará en una nueva fase de confusión y dispersión, sin un líder que pueda sustituir a su actual presidenta;  y el razonamiento es extensible al Ejecutivo autonómico.

Ciudadanos: "Lo que hace falta es dar explicaciones y no esconderse en un plasma, en modo Rajoy"

Hoy, horas antes de su comparecencia ante el pleno de la Asamblea, hasta su aliado para la investidura, Ciudadanos reconoce que el caso de su máster "huele muy mal", y afea a Cifuentes que lleve "14 días en una cueva, en la Puerta del Sol" -sede de la Presidencia autonómica-. "Lo que hace falta es dar explicaciones y no esconderse en un plasma, en modo Rajoy", apuntan.

"Están perdidos", aseguran a Público desde el partido naranja. Como ellos, PSOE y Podemos inciden en que ni la propia Cifuentes ni el Partido Popular han logrado despejar las sospechas en torno al máster, y desde la formación morada subrayan otra idea, compartida también por integrantes de otras fuerzas: entre las filas de los conservadores no hay un solo candidato con posibilidades de servir exitosamente como reemplazo de la presidenta madrileña. Al menos, no a corto plazo.

De hecho, y mientras Pablo Casado, Soraya Sáenz de Santamaría o Íñigo Méndez de Vigo han sonado como posibles candidatos en distintas quinielas para coger el testigo de la tres veces dimitida Esperanza Aguirre, en el Ayuntamiento de la capital, de cara a las elecciones autonómicas y municipales de 2019, hasta ahora se daba por descontado que Cifuentes aspiraría a revalidar la Presidencia.

En la actualidad, tampoco se aprecia en el Ayuntamiento ningún perfil con demasiadas posibilidades entre los conservadores; el actual portavoz, José Luis Martínez Almeida, estaría "amortizado", según distintos grupos. "No ha logrado demostrar nada parecido a liderazgo político", apuntan desde el partido morado.

El informe de la UCO, las actas del Canal o las acusaciones de Granados han contribuido a socavar su perfil de renovadora

Hoy no hay otro candidato con un perfil comparable al de Cifuentes -o al menos, al que tenía antes de este último escándalo-, pese a los golpes recibidos por la líder del PP madrileño: el caso del Canal Isabel II y sus actas desaparecidas, la lentitud de su Gobierno en la entrega de documentos a la oposición, el caso de la cafetería de la Asamblea y el informe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), o las acusaciones de Francisco Granados sobre su supuesta implicación en la financiación irregular de su partido, han contribuido a socavar la imagen de renovadora del PP que ha peleado por construir, a pesar de sus casi treinta años en política. Todo, en menos de tres años.

Y esto por no hablar de los cambios en la estructura del partido: desde su llegada a la Presidencia del PP, hace apenas un año, Cifuentes se ha mostrado muy dura con su predecesor, Ignacio González, o con el propio Granados. La sombra de la corrupción la ha llevado a relevar a figuras clave de su propio Gobierno, como el exconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, que además gozaba de una evidente posición de poder en el partido, con tentáculos capaces de llegar casi a cualquier parte de la potente estructura territorial de los conservadores en Madrid.

En última instancia, esto casa también con el testimonio de otras fuentes del PP publicado hace días en El País: "Si cae la presidenta no aguantamos más", reconocían estas fuentes. Con las heridas de la corrupción abiertas, y la credibilidad de Cifuentes bajo mínimos, esto parece una evidencia.

El precedente de Murcia

Otra de las evocaciones más repetidas estos días entre distintos grupos es la de la situación en Murcia, que culminó con la dimisión forzosa de Pedro Antonio Sánchez como presidente autonómico, tras ser imputado, pero en un proceso que se dilató durante semanas. Entonces, Ciudadanos jugó la carta de la presión contra el PP.

Sánchez fue sustituido por otro diputado conservador, Fernando López Miras -actual presidente-, y distintas fuerzas de la cámara reconocen que un escenario similar puede volver a darse pronto. En este caso, y a diferencia de lo que ocurrió entonces, el equilibrio de fuerzas en la Asamblea de Madrid requeriría del apoyo de Ciudadanos a la investidura de un hipotético nuevo candidato a la Presidencia, que también debería ser diputado.

El PSOE no decidirá sobre la moción en caliente

Por su parte, y salvo que la presidenta autonómica sorprenda en su comparecencia, fuentes del Partido Socialista explican que no tomarán una decisión sobre la posible moción de censura este mismo miércoles. Sí celebrarán una reunión tras el pleno, en el que anticipan que resaltarán las "contradicciones" de Cifuentes, y le exigirán que aclare las irregularidades destapadas por El Diario.es.

Inciden en que la moción "no es descartable" a corto plazo, como tampoco lo es "ningún escenario", y apuntan que Ciudadanos finalmente tendrá que "retratarse", como bastón del PP o como partido defensor de la regeneración.

En cualquier caso, y como afirmaba este martes el portavoz del partido en la Asamblea, Ángel Gabilondo -en declaraciones marcadas por su especial prudencia-, toca escuchar el relato de la presidenta de Madrid, aunque ya advierten de que será difícil acabar con la sombra de la sospecha. "Este caso sólo ha sido la guinda del pastel", apostillan, recordando otros escándalos que han estallado durante su mandato.

El PP: "Está todo aclarado, salvo pequeñeces"

Fuentes del PP consultadas por este diario afirman que en las filas conservadoras están "tranquilos", a la espera de que la presidenta autonómica "termine de dar" las explicaciones que, "según la oposición", faltan. Precisan que hoy ya "está todo aclarado", salvo, quizás, "errores burocráticos y pequeñeces".

También critican la presión del resto de grupos para que Cifuentes comparezca este miércoles, cuando la Universidad Rey Juan Carlos -que le otorgó este título- ya ha abierto una investigación, y la Fiscalía Provincial de Madrid estudia la denuncia de varias asociaciones de estudiantes por la comisión de un posible delito de cohecho por parte de Cifuentes: "Lo que habría que hacer también es esperar a esas investigaciones, antes de sacar ninguna conclusión", apostillan.

En la misma línea, no entran a valorar si alguno de los posibles candidatos a la Alcaldía podría llegar a suceder a Cifuentes. "A día de hoy no hay nada de eso. Tenemos todos una candidata, que es Cristina Cifuentes", zanjan.

Garrido, sobre la posibilidad de sustituir a Cifuentes: "No"

En las últimas dos semanas, Cifuentes ha dejado vacíos los múltiples espacios mediáticos que venía ocupando, para pasar a resguardarse de cámaras y micrófonos, y sin que nadie, ni en el PP ni en el Gobierno de Mariano Rajoy, supiera bien cómo afrontar este caso. Y, si el presidente del Gobierno rompía personlamente este martes su silencio sobre este caso, para tildarlo de "polémica bastante estéril", Cifuentes apenas tuvo apoyos explícitos desde el Ejecutivo durante los días inmediatamente posteriores a la publicación de las informaciones sobre su máster.

De hecho, cuando López hizo la compareción con la antigua Yugoslavia, en los pasillos de la Asamblea, el 22 de abril, apenas habían pasado 24 horas desde la publicación de las informaciones sobre el máster de la presidenta madrileña, sin que Cifuentes hubiera comparecido una sola vez en rueda de prensa -algo que aún no ha hecho-.

Este miércoles, la presidenta del PP de Madrid se verá forzada a comparecer en el parlamento autonómico, tras dos semanas enteras huyendo de los medios -salvo de aquellos que ella misma seleccionó-, y tras guarecerse, hasta en dos ocasiones, tras el portavoz del Gobierno de todos los madrileños, Ángel Garrido. En su primera comparecencia, Garrido afirmó que Cifuentes era víctima de un "linchamiento" y de una "cacería", y defendió que no mostraría su trabajo fin de máster para no "dar pábulo" a la oposición.

Como hombre fuerte del Gobierno regional, Garrido suena como posible sustituto de Cifuentes. Este martes, preguntado por si podría convertirse próximamente en el relevo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Garrido se mostraba tajante: "No".