Público
Público

El máster de la presidenta de Madrid Cifuentes culpa a la universidad, evita hablar sobre los documentos falsos de su máster, y denuncia el "acoso" de los medios

"No he mentido absolutamente en nada", afirma la presidenta de la Comunidad de Madrid, que rechaza dimitir e insiste en que se ratifica en cada una de sus declaraciones. "Mi máster lo hice y lo presenté". El escándalo de su máster opaca por completo la Convención Nacional del PP, que se celebra este fin de semana en Sevilla.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante su intervención en la convención nacional del Partido Popular, hoy en Sevilla. /EFE

No se plantea dimitir, pero tampoco es capaz de dar respuesta a las nuevas revelaciones y testimonios sobre las irregularidades de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos; entre ellas la falsificación del acta de entrega de su trabajo fin de máster (TFM), que además sigue sin aparecer.

La coartada de Cifuentes se cae a pedazos: en las últimas 24 horas, ha sufrido tres varapalos por parte de tres personas vinculadas a la Universidad y al máster

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se enroca en su posición, evitando entrar en las cuestiones más espinosas, y señalando a la Universidad como única responsable del escándalo de su máster. "Me ratifico en lo que he dicho". "No he mentido absolutamente en nada", afirmaba Cifuentes este viernes, a su llegada a la Convención Nacional que su partido celebra este fin de semana en Sevilla.

El caso del máster, además, ha impregnado y sacudido -al menos- la primera jornada de esta convención, en la que participan el presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy, y todos los demás miembros del Ejecutivo. Cifuentes se ha convertido hoy en el centro de todas las miradas.

Del "acoso" a la repetición de los mismos argumentos

Cifuentes comenzaba su comparecencia incidiendo en que es "la tercera vez" que comparece "en tres días" para hablar de lo mismo, para seguidamente repetir -apenas modificando levemente- los mismos mensajes que lanzó ante la Asamblea de Madrid, el miércoles, forzada por la oposición. Sostiene que no ha cometido "ninguna ilegalidad", ninguna "ilegalidad", y por ello, y pese a la moción de censura que pronto tendrá que afrontar, se niega a dejar su cargo. 

"Es algo que es la propia Universidad quien lo tiene que aclarar, no me corresponde a mí como alumna"

"Mi máster lo hice y lo presenté", afirmaba, insistiendo en circunscribir todas las incógnitas e irregularidades ya constatadas al "ámbito administrativo propio de la Universidad". "Son cuestiones ajenas por completo a cualquier alumno"; "Es algo que es la propia Universidad quien lo tiene que aclarar, no me corresponde a mí como alumna", insistía. 

En esta línea, la presidenta de Madrid ha reiterado su "confianza en la justicia y en la Universidad" -"Está siendo muy perjudicada"-, y ha vuelto a describirse como otra "perjudicada" por una situación "de dureza extrema" en lo "personal". "Si aquí hay una persona interesada en que se llegue hasta el final, y se aclaren y determinen las responsabilidades que corresponda, soy yo", incidía.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (de espaldas), saluda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a su llegada esta tarde a la Convención Nacional del partido que se celebra este fin de semana en Sevilla. EFE/Rafa Alcaide

Además, Cifuentes aprovechaba para subir el tono de sus quejas y denunciar que está siendo víctima del "acoso" de "algunos" medios de comunicación: "Me siguen por la calle, me persiguen por los pasillos", apuntaba, pidiendo que se le respete como "persona". "A ser posible no me persigan por los pasillos, al menos estos días", exigía al término de su intervención.


Una coartada que se cae en pedazos

La coartada de la presidenta de Madrid se cae a pedazos: en las últimas 24 horas, Cifuentes ha sufrido tres varapalos por parte de tres personas vinculadas a la Universidad y a su máster.

Primero, por parte de la presidenta del supuesto tribunal que -según Cifuentes-, habría evaluado su TFM y firmado el acta. La profesora Alicia López de los Mozos reconoció no haber firmado el documento esgrimido por la presidenta de Madrid, en la que su rúbrica ha sido falsificada.

Poco después, a primera hora de este viernes, el director del máster, Enrique Álvarez Conde, reconocía la falsedad de este documento, y acusaba al rector de haberle presionado para forzarle a fabricarlo.

En última instancia, horas después, el rector de la URJC, Javier Ramos, reconocía no poder probar siquiera la existencia del acta real. "No se puede confirmar que haya tenido lugar [la defensa del trabajo]", zanjaba.

Y esto choca frontalmente con las explicaciones de Cifuentes, que el miércoles afirmó, primero en sede parlamentaria y después en rueda de prensa, que sí había defendido este trabajo, aunque dijo no haber "encontrado" una copia impresa. También aseguró no haber sido capaz de encontrar el documento en formato digital, justificándose en que lo envió desde su cuenta de correo oficial como delegada del Gobierno, y que esta fue "borrada" por "seguridad".