Público
Público

Fraude fiscal Màxim Huerta presenta su dimisión como ministro de Cultura: "Me voy para que esta jauría no parta el proyecto de Sánchez"

El escritor se declara en todo momento “absolutamente inocente” y reitera que no defraudó a Hacienda, pero indica que “a veces los inocentes prefieren irse para no frenar a los que quieren poner un nuevo rumbo”.

Publicidad
Media: 4
Votos: 8

El ministro de Cultura, Máxim Huerta, anuncia su dimisión durante su comparecencia en la sede del ministerio. EFE/Rodrigo Jiménez

Màxim Huerta presentó este miércoles su dimisión como ministro de Cultura y Deportes, sólo seis días y 10 horas después de haber tomado posesión de su cargo, tras conocerse que defraudó a Hacienda más de 218.000 euros en los ejercicios fiscales de 2006 a 2008.

En una comparecencia sin preguntas, el ya exministro justificó su decisión para no minar “el proyecto de regeneración y de transparencia de Pedro Sánchez”, y aseguró en tono desafiante que ha tomado la decisión de irse “para que el ruido de toda esta jauría no parta este proyecto”, afirmó.

Huerta se declaró en todo momento “absolutamente inocente” y reiteró que no defraudó a Hacienda, pero indicó que “a veces los inocentes prefieren irse para no frenar a los que quieren poner un nuevo rumbo”.

Tras dar las gracias por todos los apoyos recibido, señaló que ha pagado la multa de Hacienda dos veces, una cuando se la exigió el ministerio, y otra ahora con su dimisión. “Pero para defender lo que se ama a veces, y yo amo la Cultura, hay retirarse, y por eso me retiro”, dijo.

La postura de Huerta esta tarde contrastó vivamente por la mantenida durante la mañana, cuando se conoció la noticia, donde dijo tener todo el respaldo del presidente tras haberle dado las oportunas explicaciones.

Su versión se vio reafirmada unas horas después con una comunicación del Gobierno en la que calificaba como “muy solventes” las explicaciones dada por el exministro, que se paseó por todas las cadenas de radio de este país dando su versión.

Sin embargo, a media tarde empezó a cambiar el viento. Entre otras cosas, se empezaron a conocer contundentes declaraciones de Sánchez contra los defraudadores a Hacienda, prometiendo que sería contundente con todo aquel de su equipo que estuviera implicado en un fraude fiscal.

Finalmente, Huerta, que había dicho por la mañana que no se planteaba dimitir, comunicó al presidente del Gobierno su cambio de postura antes de comparecer ante la prensa.

Sánchez, que durante su etapa como secretario general del PSOE había sido implacable con los casos de corrupción que aparecieron -como en las tarjetas black o el caso de los ERE-, ha vuelto a mantener desde el Gobierno la política de que ninguna de sombra de dudas rodee a las personas que componen sus equipos, y asumir de forma inmediata la responsabilidad política correspondiente.
Fuentes del Ejecutivo confirmaron que el Ministerio de Cultura se va a mantener, y que en breve será nombrada otra persona para llevar esta cartera.