Publicado: 29.02.2016 00:02 |Actualizado: 29.02.2016 00:02

Máxima expectación ante la puesta en libertad de Otegi

El dirigente abertzale abandonará este martes la cárcel de Logroño, donde se aguarda la presencia de numerosos medios de comunicación. Sortu ha recibido muchas peticiones de entrevistas con el líder independentista, que tendrá un despacho en la sede de Donostia.

Publicidad
Media: 4.12
Votos: 17
Comentarios:
Arnaldo Otegi en una imagen de archivo.- EFE

El líder abertzale Arnaldo Otegi, que saldrá de la cárcel este martes, en una imagen de archivo. / EFE

BILBAO.- “Estamos desbordados. Dentro de 20 minutos tenemos una reunión, porque nos está llegando muchas peticiones de medios para pedir acreditaciones. Creíamos que iba a venir gente, pero no esperábamos tanta repercusión”. Asier Zengotita, vecino de la localidad guipuzcoana de Elgoibar, sabe que el próximo martes va a ser un día difícil de olvidar. Seis años y medio después de su último encarcelamiento, El elgoibartarra más conocido, Arnaldo Otegi, abandonará la prisión de Logroño. Y en su pueblo, adelanta Zengotita –integrante de la plataforma “Arnaldo Askatu. Politika Askatu” (Arnaldo libre. La política libre), habrá más visitantes que nunca.

En un país acostumbrado a ver entrar y salir gente de la cárcel, la puesta en libertad del mítico dirigente abertzale no pasará desapercibida. Desde su detención en octubre de 2009 bajo la acusación de tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna, Otegi ha ido convirtiéndose en uno de los símbolos del nuevo tiempo político en Euskadi. No en vano, tanto él como Rafa Diez –ex secretario general del sindicato LAB, encarcelado en la misma operación policial- fueron algunos de los principales artífices del cambio de rumbo en la izquierda abertzale tradicional. Su apuesta por las vías pacíficas se vio ratificada en octubre de 2011, cuando ETA anunció el cese de la actividad armada.

Sin embargo, Otegi, Diez y otros tres militantes independentistas acabaron condenados por la Audiencia Nacional. De esta manera, el portavoz abertzale saldrá de la cárcel de Logroño tras finiquitar su condena de seis años y medio, mientras que Diez seguirá en prisión hasta la primavera de 2017. Los restantes protagonistas de esta causa judicial –Sonia Jacinto, Arkaitz Rodríguez y Miren Zabaleta, hija del ex parlamentario navarro Patxi Zabaleta- quedaron en libertad hace algunas semanas.

Sus casos –principalmente el de Otegi, debido a su indiscutible referencialidad política- despertaron insólitas muestras de solidaridad por parte de distintas personalidades nacionales e internacionales, como los ex presidentes de Uruguay y Paraguay, José Mujica y Fernando Lugo; los ex premios Nobel de la Paz Desmond Tutu y Adolfo Pérez Esquivel; la activista afroamericana Angela Davis o el escritor estadounidense Noam Chomsky, entre otros.

“Ese proceso judicial fue una verdadera injusticia. Es evidente que aquellas detenciones tenían un impulso político clarísimo desde el ministerio del Interior que lideraba Alfredo Pérez Rubalcaba, con la participación judicial del juez Baltasar Garzón”, afirma a Público el portavoz del PNV en el Parlamento Vasco, Joseba Egibar, quien se muestra absolutamente convencido de que los encarcelamientos fueron “una respuesta a la izquierda abertzale por el malogrado proceso de paz de 2006, que se rompió cuando ETA cometió el atentado en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas”. En cualquier caso, el dirigente peneuvista destaca que Otegi y otros miembros de la izquierda abertzale “intentaban contribuir para que ETA dejase las armas”.

En ese contexto, la plataforma de Elgoibar que denunciaba su encarcelamiento logró apoyos de personas de diferentes ideologías. Muchas de ellas le estarán esperando el martes a la tarde en la plaza del pueblo, donde tendrá lugar un recibimiento a partir de las 18.30. Los más madrugadores estarán a primera hora de la mañana fuera de la cárcel de Logroño, concretamente en una campa ubicada a 200 metros de la puerta por la que saldrá Otegi. “Ya tenemos reservado un autobús que saldrá a las seis de la mañana”, comenta Zengotita a Público. Nadie sabe a qué hora exacta le dejarán en libertad, por lo que todo estará preparado desde muy pronto.

El actual portavoz de Sortu, Pernando Barrena, tiene previsto llegar a Logroño sobre el amanecer. Sabe que será un día muy especial. “No podemos obviar la importancia humana de este acto: se trata de una persona que recupera la libertad después de seis años y medio en prisión”, subrayó. Del mismo modo, Barrena apuntó que el independentismo “recuperará a una persona que tiene un liderazgo indiscutible dentro de la izquierda independentista e incluso más allá de ese espacio político”.



¿Lehendakari?

En efecto, existen altas probabilidades de que Otegi sea el candidato de EH Bildu en las elecciones vascas de otoño próximo. “Hay mucha gente que es de otras opciones políticas, pero que ve en él a una persona muy apropiada para hacer una apuesta política en clave de país”, explicó el portavoz de Sortu. No obstante, aclaró que aún falta por conocer “cuál es su disponibilidad”. “Además, también corresponderá a las bases de EH Bildu decidir cuál será su desempeño político en esta organización”, añadió.

Actualmente, Otegi ocupa el cargo de secretario general de Sortu. Fue designado en tales funciones cuando ya estaba en la cárcel, por lo que nunca pudo desempeñarlas. Desde esta semana, el partido independentista le otorgará una oficina en la sede de Donostia, donde se acumulan varios pedidos de entrevistas por parte de los medios de comunicación. Todo indica que a partir de la próxima semana este tipo de solicitudes irán en aumento. De momento, nadie se ha animado a confirmar dónde aparecerá la primera entrevista con el político abertzale.

“Apostó por la política”

En medio de esta expectación, dirigentes de otras formaciones reconocen que la salida de Otegi marcará un momento muy especial en Euskadi. “Desde la discrepancia política, y partiendo de la base de que no defendemos el mismo proyecto, creemos que su puesta en libertad tendría que haberse producido antes”, afirmó a Público el diputado de Podemos por Bizkaia, Eduardo Maura. “Es obvio que hubo anomalías en su encarcelamiento –remarca-. Estamos hablando de alguien que apostó por la vía política en un contexto difícil”.

Asimismo, Maura reivindicó el derecho de Otegi a presentarse como candidato en las próximas elecciones autonómicas. “Luego confrontaremos en lo que tengamos que confrontar, pero nos parece muy bien que pueda hacerlo”, subrayó. Esa misma idea fue compartida por la portavoz de Ezker Anitza (filial de IU en Euskadi), Isabel Salud. “Defendemos que se le restituyan todos los derechos, incluyendo que pueda presentarse a las elecciones”, sostuvo.

Sin embargo, Salud no ocultó sus discrepancias con la campaña realizada a nivel nacional e internacional para pedir su libertad. “También se pide que todos los presos de ETA salgan de la cárcel, y entre ellos hay quienes cometieron delitos de sangre”, declaró. Además, la responsable de Ezker Anitza rechazó que el dirigente abertzale sea “el hombre que apostó por la paz y la democracia”, una interpretación que –según su criterio- “supone una grave distorsión de lo que ha sido la trágica historia del País Vasco con el terrorismo”.

Hace algo más de una semana, el manifiesto criticado por Salud recibió el apoyo del actual líder de IU, Alberto Garzón, de la eurodiputada Marina Albiol y del histórico dirigente comunista Julio Anguita. Para la coordinadora de Ezker Anitza, estos respaldos “se deben a una falta de conocimiento de la historia de Euskadi, de la historia del terrorismo y de la historia del propio Otegi”. “Lamentamos que estos temas también ocurran en nuestra organización”, reconoció.

Este periódico también intentó recoger las valoraciones de PSE y PP sobre la inminente libertad de Otegi, pero en ambos casos hubo un silencio como respuesta.