Publicado: 28.08.2014 00:01 |Actualizado: 28.08.2014 00:01

Mayor Zaragoza: "Hay que cambiar la Constitución; España debe ser una federación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Estamos ante la mayor indecencia que ha habido en la historia desde un punto de vista político y de liderazgo, pero hay esperanza". Así de contundente se muestra un Federico Mayor Zaragoza (1934) cuyo discurso es una cascada de referencias históricas que esbozan cómo se ha construido el escenario político que vivimos. Director general de la Unesco durante doce años, ministro de Educación en el gabinete de Calvo-Sotelo, miembro del club de Roma, catedrático de Bioquímica, cofundador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y actual presidente de la fundación Cultura de Paz, Mayor Zaragoza sigue analizando el mundo desde su privilegiado puesto de observación.

Toma asiento para una conversación con Público mencionando cierta vértebra que últimamente le pide más descanso del que él está dispuesto a darle. Sin embargo, tras unas pocas palabras de cortesía, una expresión amarga, que poco tiene que ver con el dolor físico, aparece en su rostro. "Esa manera de atacar, de disparar a niños, de disparar contra hospitales, contra escuelas...", reflexiona sobre el conflicto entre Israel y Palestina, casi como de un error propio se tratara.

"Y, mientras, Europa callada. Al igual que calla cuando miles de inmigrantes se dejan la vida en las vallas de Ceuta y Melilla, o intentando llegar a Lampedusa", lamenta. Culpa a los líderes occidentales de dejarse arrastrar por la "lógica de los mercados", por el "neoliberalismo globalizador" que "absorbe" todos los buenos propósitos que se marcaron en las cartas fundacionales de las Naciones Unidas o la Unesco. "Según Oxfam, en estos momentos hay 85 personas en el mundo que tienen más dinero que la mitad de la humanidad. Una oligarquía que acumula el poder mediático, el poder energético, el poder financiero, el poder militar", denuncia.

Mayor Zaragoza identifica tres factores que pueden tumbar esta situación y llevar a la humanidad a una "inflexión histórica". El primero es la aparición de "herramientas digitales" que permiten que "la gente se exprese libremente" y conocer al momento "lo que pasa en todo el planeta". La segunda es la madurez de "los ciudadanos del mundo", la juventud, que "tiene una conciencia global que le permite comparar", gracias a dichas herramientas digitales. La tercera, el liderazgo de la mujer.

"Ya era hora de que se criticara este sistema: no podemos hablar de competitividad cuando ofrecemos gente cualificada muy barata""Por primera vez en la historia la mujer empieza a contar como mujer. Hasta ahora han ejercido el poder de forma mimética a los hombres, yo no las critico por eso, porque llegaban al poder y se veían rodeadas de hombres. Eso está cambiando y las mujeres empiezan a mandar con sus condiciones inherentes a la naturaleza femenina, lo cual yo encuentro, créame, formidable", explica Mayor Zaragoza, que ve estos tres elementos en las nuevas iniciativas políticas surgidas en España desde 2011.

"La irrupción de Podemos me parece estupenda, al igual que todo lo que surgió tras el fenómeno del 15-M", manifiesta, censurando que "nos tienen distraídos. Por eso es tan importante todo lo que signifique 'reacción' y salir de esa uniformización en la que estamos metidos". Además, opina que estas iniciativas "han empezado a decir cosas razonables. Ya era hora de que se criticara este sistema económico: no podemos hablar de competitividad cuando nos estamos volviendo los más baratos de toda Europa, esta es la competitividad que ofrecemos: gente cualificada muy barata".

Como ministro de Educación y Ciencia en el Gobierno de Leopoldo Calvo-Sotelo, Mayor Zaragoza fue uno de los protagonistas de la construcción del actual Estado español. Elogia sin reservas la figura del primer presidente elegido democráticamente tras 40 años de dictadura. "Fue una maravilla lo que hizo Adolfo Suárez. Fue un proceso ejemplar. Y se lo dice alguien que se echó las manos a la cabeza cuando oyó que había sido él el elegido, porque era un hombre del régimen", confiesa.

Pese a ello, no duda de que "la Constitución debe modificarse". "Después de 35 años, ¡claro que tiene que actualizarse!", exclama, y señala directamente al "Título VIII", que regula la organización territorial del Estado. "Tiene que dar más autogobierno. Hay que plantear que España sea una federación, al estilo de los Estados Unidos de Norteamérica", explica. "Soy muy partidario de que haya un total reconocimiento de las identidades de los pueblos que integran España. Eso es democracia ¡El centralismo españolista es el peor de los soberanismos! Es la misma idea de que tenemos que seguir siendo 'una, grande y libre', con unos señores que manden desde Madrid".

Su exposición arriba de forma natural en la propuesta de reforma electoral del Partido Popular. "Lo que no es democracia desde luego es lo que ahora se pretende de que la lista más votada sea la que elija al alcalde ¿Pero dónde estamos? Esto lo anuncian los mismos que tenían mayoría parlamentaria absoluta. La palabra absoluta es la antítesis de democracia", defiende, con un apreciable atisbo de indignación en su voz, el que también fuera eurodiputado por la UCD en 1987.

"La palabra absoluta es la antítesis de la democracia"Mayor Zaragoza considera que la propuesta de reforma del PP es tan solo una estrategia para conservar el poder. "No cabe duda de que es la respuesta al miedo de que en muchos sitios se llegue al 50% con la suma de varios partidos, entre los que estará Podemos en muchos casos", aclara, queriendo dejar claro que "lo que no puede ocurrir es que porque haya un partido que obtenga el 30% y sea la lista más votada, un 30% de los ciudadanos mande sobre el restante 70%. Eso es un disparate".

Los argumentos a favor de la democracia y la justicia social del político y diplomático barcelonés no cesan a lo largo de toda la conversación. Alaba la decisión del partido socialista de abrir la elección del secretario general a sus militantes y critica la falta de independencia de los grandes medios de comunicación. "Los ciudadanos tenemos que pagar una pequeña cantidad, un crowdfunding, para conseguir que haya periódicos y canales de televisión totalmente independientes", aventura.

Reflexiona sobre el proceso para imponer políticas de Estado. "En democracia no se puede imponer la opinión de la minoría. Está pasando con la reforma del aborto y pasó igual con la 'ley Wert', que no se centra en educar bien a los niños. Uno puede saber todo lo que quiera sobre aritmética o física y estar muy mal educado. El educado es el que es libre, es el que es independiente, el que actúa en virtud de sus reflexiones, no al dictado de nadie ni de ningún dogma o fanatismo. Éste es un hombre libre, bien educado", razona Mayor Zaragoza, que, pese a los reveses, no pierde su convicción en la democracia: "No soy un hombre optimista, pero me gusta decir que lo inesperado es nuestra esperanza".


http://www.quoners.es/debate/crees-que-deberia-celebrarse-un-referendum-para-cambiar-la-constitucion