Publicado: 28.09.2015 11:11 |Actualizado: 28.09.2015 13:18

La mayoría de los candidatos al 27-S no cree que Mas vaya a ser investido presidente de la Generalitat

El partido decisivo para formar un Govern independentista, la CUP, ha insistido en que no apoyará al número cuatro de Junts pel Sí como jefe del Ejecutivo catalán. Desde Convergència, en cambio, piden empezar juntos el camino hacia la independencia, "más que poner condiciones con los nombres de las personas" 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, a su llegada esta mañana a la sede de Convergència Democràtica de Catalunya, el día después de ganar las elecciones autonómicas. EFE/ Andreu Dalmau

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, a su llegada esta mañana a la sede de Convergència Democràtica de Catalunya, el día después de ganar las elecciones autonómicas. EFE/ Andreu Dalmau

MADRID/BARCELONA.- Junts pel Sí ha ganado las elecciones catalanas, pero no con mayoría absoluta. Eso deja la investidura del próximo presidente de la Generalitat en manos de la CUP -liderada por Antonio Baños-, que ya ha rechazado la idea de apoyar al actual jefe del Govern en funciones, Artur Mas. Es por ello por lo que la mayoría de los candidatos no independentistas al 27-S consideran que no será él quien siga al frente del Ejecutivo catalán.

Así lo ha augurado el cabeza de lista del PP en las elecciones catalanas, Xavier García Albiol, en declaraciones a Rac1, que ha apostado por el número uno de la lista conjunta de Covergència y ERC: "Creo que el próximo presidente será Raül Romeva", ha sentenciado. En otra entrevista concedida a RNE ha precisado también que él "apostaría por que Mas no será presidente de la Generalitat", y ha alertado de un periodo de inestabilidad política e institucional en Catalunya.

En la misma línea se ha expresado también el candidato de Unió, Ramon Espadaler, que ha dicho tener la "sensación" de que Artur Mas no será reelegido presidente de la Generalitat porque la CUP no lo facilitará. En declaraciones a Rac1 este lunes recogidas por Europa Press, ha reconocido que su partido ha salido "perdedor" de las elecciones de este domingo, aunque se ha mostrado orgulloso de la campaña que han hecho.

También lo consideran así los líderes de Ciudadanos, Inés Arrimadas (en Catalunya) y Albert Rivera (nacional), que en sendas entrevistas radiofónicas han incidido en su mensaje de anoche: "Mas debe dimitir" y deben convocarse unas nuevas elecciones tras el 27-S. Pese a todo, Arrimadas ha anunciado que llamará a Romeva "para que se sume al diálogo y a la convivencia y no a la ruptura", así como al resto de candidatos, "no para hacer frentes, sino para sumar". 

La CUP, por su parte, se ha mostrado escurridiza. Según Anna Gabriel, miembro de la candidatura independentista, la CUP quiere esperar a conocer los resultados definitivos de los comicios -falta por contabilizar el voto por correo- y saber si Junts pel Sí consigue o no un escaño más. En cualquier caso, no se sienten "obligados" a investir a Artur Mas pese al pacto entre CDC y ERC porque, dicen, "la persona que presida la Generalitat ha de ser una que no esté vinculada con los recortes y las políticas antisociales". Aun así, tanto Gabriel como Antonio Baños se niegan a identificar quién sería esa persona: "No queremos sustituir el fetichismo de Mas por el de Romeva", se limitan a expresar desde la CUP, que mantendrá conversaciones no sólo con Junts pel Sí, sino con CatSíQue Es Pot y otras formaciones a lo largo de esta semana. 

Para LLuis Rabell, de CSQP y que identifica a C's como "la nueva oposición política de derechas", Junst Pel Sí ha perdido el plebiscito; cuestión que ha sido respondida por Raül Romeva, quien, flanqueado por Mas, Junqueras, Llach, Muriel Casals y otros independentistas, ha repetido que "la mayoría del Sí ha sido aplastante". Para Romeva, CSQP no puede incluirse en el bloque del 'No', por lo que "la opción de la independencia ha ganado en todas las comarcas de Catalunya". 



Por tanto, quienes se niegan a interpretar los resultados con tanta rotundidad es, justamente, Junst pel Sí.  El número 10 de la lista, Jordi Turull (CDC), se ha mostrado seguro de que su candidatura se entenderá con la CUP: "Seguro que seremos capaces de llegar a un acuerdo". En declaraciones a Rac1, ha expuesto que "al margen de las declaraciones que se hacen en las noches electorales, hay que sentarse a hablar y pactar una hoja de ruta".

Turull (CDC): "Si hubiéramos ganado en todo, nos hubieran pedido una mayoría especial, si hubiéramos logrado una mayoría especial, hubieran dicho que tenía que votar toda España"

Por ello, ha reclamado que "más que poner condiciones con los nombres de las personas" hay que empezar por definir la hoja de ruta hacia la independencia, para la que cree que tienen un encargo legítimo después de una victoria clara del soberanismo, ha opinado.

Turull ha considerado que la victoria es suficiente para legitimar el camino a la independencia, y ha apuntado: "Si hubiéramos ganado en todo, nos hubieran pedido una mayoría especial, si hubiéramos logrado una mayoría especial, hubieran dicho que tenía que votar toda España". En ese sentido, ha asegurado que mientras "el mundo lo ve de una manera, el Gobierno de la contraria", y ha criticado el inmovilismo del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Del mismo modo se ha expresado el portavoz de ERC Sergi Sabrià, quien ha considerado que "con dos millones de votos independentistas y 72 diputados,la próxima estación es la independencia". En rueda de prensa, el republicano ha dado por "hecho" el plebiscito y ha señalado que, en vista de los resultados conseguidos por Juns pel Sí, se ha consolidado también el  "referéndum" soberanista. 

ERC mantiene la apuesta por que Artur Mas sea investido presidente

Sabrià también ha asegurado que su partido mantiene la apuesta por que Artur Mas sea investido presidente y ha expuesto que no lo cambiará por el hecho que la CUP tenga la llave de la investidura y no le guste Mas: "Es un proceso que no va de nombres, necesitamos de todos". Así, ha recordado que el pacto de Junts pel sí incluye volver a investir Mas presidente y esto no variará: "Junts pel sí responde a una voluntad de una investidura. No ha cambiado en ningún caso de día de hoy".

CiU: Divorcio irreconciliable 

En cuanto a la debacle de sus exsocios de Uniò —que no han alcanzado ni un sólo escaño en el Parlament catalán—, los de Convergència lo tienen claro: "La tercera vía no tiene más recorrido", ha sentenciado el coordinador general de CDC y miembro también de Junst pel Sí, Josep Rull en declaraciones a RNE en las que ha remarcado que los suyos seguirán trabajando para que Mas sea presidente. 

Espadaler (Unió), por su parte, tras ser preguntado sobre si su derrota supone el fracaso de la tercera vía, lo ha negado y se ha mostrado "convencido de que es lo que acabará siendo", ya que ha augurado que la salida a la situación actual de Catalunya debe pasar por el diálogo.

"Parrilla de salida" de las generales

De otro lado, todos los partidos están ya pensando en la próxima cita electoral: los comicios generales que tendrán lugar en diciembre. Haciendo autocrítica y buscando las posibles futuras alianzas, todos los líderes empiezan ya a posicionarse. 

Así, el conservador Albiol, preguntado si les ha pasado factura el inmovilismo, señaló que el PP está abierto al diálogo sobre un posible nuevo modelo de financiación o una reforma constitucional que se adapte a las nuevas realidades tras más de 30 años. 

También ha reconocido los malos resultados del PP —ha bajado de 19 a 11 escaños—, cuyos votos han ido a parar a Ciudadanos. Así, ha emplazado a un análisis interno de lo que ha pasado y porqué, y a tomar las medidas que correspondan, sin concretarlas. Ha añadido que este resultado en los comicios catalanes no ayuda al PP para las generales, pero ha matizado: "El partido socialista ha perdido cuatro diputados de sus peores resultados, y nosotros hemos perdido nueve diputados de los mejores de la historia".

Del mismo modo, el candidato de Catalunya Sí Que Es Pot a la Generalitat de Catalunya, Lluís Rabell, ha negado que la alianza de ICV, EUiA y Equo con Podemos haya sido un error, y ha augurado que "tendrá recorrido". Preguntado por si ha hablado con Pablo Iglesias, ha dicho que todavía no, y ha encajado la decepción del líder de Podemos "en la medida en que se ha implicado mucho y esperaba una respuesta mejor".

Pablo Iglesias asegura que de cara a las generales Podemos no se quedará "sordo" frente  a quienes "amenazan con mandar al Ejército"

Iglesias, por su parte, está convencido de que en las próximas elecciones generales "buena parte de los ciudadanos de España y de Catalunya van a premiar" el planteamiento que ha hecho su partido en las elecciones catalanas porque, con un 47% de los catalanes votando a favor de la independencia, está claro que hay que "escuchar" y articular "mecanismos de convivencia".

A su juicio, no tener en cuenta la importancia de ese resultado "es irresponsable". "El independentismo no ha conseguido sus objetivos pero no puede tacharse de fracaso, lo que tenemos es una sociedad fracturada", ha avisado. Ante eso, ha asegurado que su proyecto de cara a las generales es "no quedarse sordos", frente a quienes "amenazan con mandar al Ejército". En declaraciones a la Cadena Ser, Iglesias ha reconocido que Catalunya Sí que Es Pot, en la que se integró Podemos, ha obtenido un resultado "malísimo" y "altamente decepcionante" en las elecciones catalanas de este domingo, y ha insistido en atribuirlo a que su discurso de defensa de los derechos sociales y de "responsabilidad" no ha logrado abrirse paso en la polarización".

Eso sí, sigue considerando que el resultado de las catalanas marca una "parrilla de salida" de cara a las generales. "Partimos de una situación difícil, pero nos gustan los retos, tenemos una responsabilidad con nuestro país y a veces el que sale tercero en la parrilla gana", ha opinado. Además, ha apuntado que este resultado no cambiará la política de alianzas y confluencia que se ha marcado Podemos, puesto que ha insistido en que esa hoja de ruta para por "trasladar el espíritu de unidad popular" para que se pueda "sumar a Podemos" y en algunas provincias haya acuerdos concretos con fuerzas políticas que agrupen a sectores de la sociedad civil.

Rivera: "Catalunya está abocada a un nuevo proceso electoral"

Ciudadanos, en cambio, sigue considerando que Catalunya está "abocada a un nuevo proceso electoral". Rivera se ha expresado así después de que la candidata de Ciudadanos a la Generalitat, Inés Arrimadas, pidiese el domingo la renuncia de Mas y unas nuevas elecciones. El líder de la formación ha opinado que puede haber nuevos comicios si los independentistas no se ponen de acuerdo para formar gobierno.

En distintas entrevistas en radio y televisión, ha dicho que no sabe si la legislatura empezará siquiera, pero sí tiene claro que Artur Mas "no va a ser presidente porque no tiene el apoyo de las CUP", y ha puesto en duda que los partidos y plataformas independentistas puedan ponerse de acuerdo en el nombre de otro presidente en menos de dos meses. "Esperaremos estos dos meses a ver si hay formación de Gobierno y, si no, estaremos preparados para ganar unas elecciones con programas electorales", ha resumido.

Tanto Rivera como Arrimadas han avanzado este lunes que presentarán próximamente su propuesta de reforma de la Constitución, pero ésta no incluirá la posibilidad de un referéndum pactado en Catalunya. En su opinión, ha sido la presencia de Ciudadanos la que ha impedido una victoria del independentismo, ante el retroceso del PP y PSC. 

Así, aunque no ha querido traducir el resultado del 27-S en un pronóstico de los votos que puede obtener Ciudadanos en Catalunya en las elecciones generales, se ha mostrado convencido de que en las generales tanto "la defensa de la unidad de España" como "la regeneración política de España" serán dos aspectos clave y esos dos son asuntos donde "Ciudadanos lo tiene muy claro".

No obstante, mientras Arrimadas arremetía contra Mas, "que no ha obtenido el resultado que esperaba" mientras "el cinturón rojo se ha vuelto naranja", Rivera dirigía sus ataques contra el bipartidismo, "que ya no sirve". En rueda de prensa, el presidente de los naranjas ha destacado que "PP y PSC han obtenido sus peores resultados" -aunque los socialistas estuvieran "contentos" ayer por haber salvado los muebles con "el peor resultado de su historia"- y, ha dicho, ello supone "el descalabro del bipartidismo". En frente, ellos, Ciudadanos, que representan, según sus palabras, la "nueva política". "Nada acaba; todo empieza. Hasta que regeneremos España", ha concluido Rivera.