Público
Público

El mediador de Kosovo alienta un nuevo proceso de paz en Euskadi

Un grupo de expertos, dirigidos por el ex presidente finés Ahtisaari, intenta reactivar el diálogo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las diferencias entre Kosovo y Euskadi son abismales, pero algunos de los personajes se repiten. Un grupo de mediadores internacionales ha multiplicado en las últimas semanas sus encuentros en la sombra con agentes políticos y sociales vascos con un objetivo: retomar el diálogo para el fin de la violencia en el País Vasco tras el 9-M. El discreto intento está encabezado por el ex presidente de Finlandia Marttin Ahtisaari, autor del informe de la ONU que recomendaba una independencia tutelada para Kosovo.

Junto a él se encuentran otros conocidos mediadores internacionales, como los sudafricanos Brian Currin y Roelf Meyer, quienes participaron en el proceso que puso fin al apartheid y en el que llevó la paz a Irlanda de Norte. Currin y Meyer ya tuvieron una participación activa durante el anterior proceso de paz entre el Gobierno y ETA, sobre todo tras el atentado de la T4. Entonces se desplazaron a Euskadi para intentar recomponer el diálogo, y algunas fuentes los sitúan incluso presentes en las últimas reuniones que celebraron miembros de la banda armada y un emisario del Ejecutivo en mayo de 2007.

Irlandeses, suizos, polacos...

Otros expertos mediadores internacionales que participan en el intento son Stephen Pittman, secretario de la fundación Joseph Rouwntree Charitable Trust; Nuala O’Loan, defensora del Pueblo para la reforma de la Policía en Irlanda del Norte; y Raymond Kendall, ex secretario general de Interpol y en la actualidad alto cargo de la UE. Además, según fuentes políticas vascas, también participan mediadores de nacionalidad suiza y polaca, algunos de ellos relacionados con Human Rights Watch.

El grupo, bautizado como Iniciativa Internacional para la Promoción del Diálogo y la Paz en el País Vasco, está promovido por la Red Europea de Fundaciones, a la que pertenece la que preside Ahtisaari, Crisis Management Institute (CMI). Su existencia se hizo pública a comienzos del pasado mes de octubre, cuando tres de sus miembros –Currin, Meyer y Pittman– viajaron a Bilbao donde se reunieron con el lehendakari Juan José Ibarretxe y con miembros de la izquierda abertzale, el PNV y EA. Entonces, los tres recalcaron que su objetivo era mantener “las vías de comunicación abiertas” y señalaron que a partir de entonces iban a intentar reunirse discretamente “con todos los que estén dispuestos a hablar”, incluidos el Gobierno, el PP y la propia ETA.

Oír más que hablar

Desde entonces, el grupo ha desaparecido de la escena pública, pero no de la trastienda. Varios agentes políticos y sociales han reconocido a este diario que en las últimas semanas han mantenido encuentros discretos con integrantes de este grupo. “Nos reunimos por inicitiva suya, aunque al final se dedicaron más a escuchar que a hablar. Querían conocer nuestra impresión sobre lo que está pasando en estos momentos”, señala uno de ellos. Otro asegura que “su delegación era bastante numerosa, cinco personas, la mayoría de las cuales ni siquiera nos dijo su nombre. Nosotros tampoco se lo preguntamos. Eso sí, mencionaron a Ahtisaari”.

Según fuentes políticas vascas, los mediadores también se han reunido recientemente con miembros de la izquierda abertzale, la cual ve con buenos ojos la iniciativa. De hecho, un documento del aparato de relaciones internacionales de Batasuna fechado en noviembre de 2007, cuyo contenido adelantó este diario el pasado 21 de enero, valoraba muy positivamente la participación de mediadores internacionales en “la resolución del conflicto angloirlandés” y en otros de “Europa Central y de los Balcanes”. El texto hace una referencia explícita a Kosovo, la última mediación del ex presidente finlandés.