Publicado: 30.01.2016 13:35 |Actualizado: 30.01.2016 13:35

Mediadores internacionales acusan a Rajoy de impedir el desarme de ETA

El experto sudafricano Brian Currin asegura que un cambio de gobierno en Madrid agilizaría el proceso de paz en Euskadi.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6
Comentarios:
Mediadores internacionales acusan a Rajoy de impedir el desarme de ETA./@ForoSoziala

Mediadores internacionales acusan a Rajoy de impedir el desarme de ETA./@ForoSoziala

@danialri

GERNIKA.- El final de ETA podría estar hoy más cerca que nunca. En un acto celebrado este sábado en la localidad vasca de Gernika, mediadores internacionales y representantes de la sociedad civil han estudiado las bases para acelerar el desarme "ordenado" de esa organización. Una de las claves, según el mediador internacional Brian Currin, pasaría indefectiblemente por un cambio de gobierno en Madrid.

El tercer Foro Social para impulsar el Proceso de Paz ha analizado durante toda la mañana cómo conseguir un nuevo escenario, con una ETA desarmada. El evento contó con la participación de representantes de Podemos, EH Bildu y PNV. También estuvieron algunos ex presos abertzales, como Juan Mari Olano, además de algunos integrantes de Etxerat, el colectivo que agrupa a los familiares de los reclusos.

Todos ellos llegaron a primera hora al cine de Gernika, una localidad mundialmente conocida por el bombardeo fascista sufrido en 1937. No muy lejos del Museo de la Paz, los cerca de 200 participantes escucharon con atención a Currin, uno de los mediadores del Grupo Internacional de Contacto (GIC). "El Estado español no ha puesto su grano de arena", denunció el experto, quien indicó que el proceso de desarme se encuentra en un "punto crítico". En cualquier caso, destacó el "compromiso" mostrado por ETA para acabar con la violencia. "Hay un bloqueo enorme (...) Si queremos un proceso creíble de desarme, sólo puede producirse en un entorno en el que haya garantías, y que los participantes sepan que no les van a perseguir por ello", comentó.



"La ruta más fácil sería tener un nuevo gobierno en Madrid que tenga como prioridad poner fin al conflicto".

En ese sentido, Currin recordó que los miembros de la Comisión Internacional de Verificación -encargada de custodiar el desmantelamiento de la estructura armada de ETA- "fueron detenidos por el papel que estaban jugando en el proceso". No en vano, el mediador cree que el gobierno español "ha convertido al propio proceso de paz en un preso político". Frente a ello, estimó que "la ruta más fácil sería tener un nuevo gobierno en Madrid que tenga como prioridad poner fin al conflicto". "Depende de los partidos que se junten para formar el gobierno (...) Sabemos que hay partidos que quieren una resolución rápida del conflicto", subrayó.

Si eso no ocurriese, Currin aseguró que la ciudadanía "tiene un poder tremendo" para hacer variar la situación. "La sociedad civil, a través de sus estructuras organizadas, es capaz de influenciaer de manera clara y contundente al gobierno", resaltó. A su juicio, la presión social podría provocar que el Estado "se vea obligado a tomar cartas en el asunto y participar en el proceso de paz". Citó a sindicatos, empresarios y organismos sociales como agentes con capacidad de influir en el rumbo de los acontecimientos.

"Creo que va a haber cambios", valoró otro de los ponentes, el catalán Kristian Herbolzheimer, integrante del grupo Conciliation Resources. En tal sentido, indicó que España "está quedando fuera de juego por su incoherencia". En esa línea, el "rechazo al diálogo por parte del gobierno español" también fue denunciado por otra de las expertas en procesos de paz presente en Gernika, la representante de la Fundación Berghof, Verónique Dudoet.

El espejo de Colombia

También estuvo presente el abogado colombiano Carlos Alberto Ruiz Socha, quien participa como asesor en las negociaciones entre las FARC y el gobierno de ese país que se desarrollan en La Habana. En una intervención de 20 minutos, el experto resumió las claves de las negociaciones que han permitido alcanzar un acuerdo para acabar con largos años de violencia en aquel país sudamericano. Uno de los momentos de su intervención que más interés despertó fue el relacionado con el desarme de las FARC, un aspecto aún sin cerrar. "No será una entrega, sino una dejación de armas para no usarlas, para aislarse de ellas, siguiendo el modelo irlandés", comentó. También habló del paso de una "democracia genocida" a una "democracia real", basada en los principios de "verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición".

"Si en Palestina e Israel tuviesen una situación como la de aquí, estarían locos de la vida"

Luego llegó el turno de Alberto Spektorowski, ex asesor del gobierno israelí durante los diálogos de Camp David e integrante del grupo de mediadores liderado por Currin. Pocos conocen mejor que ellos las dificultades que han existido durante los últimos cuatro años para consolidar el escenario de paz en el País Vasco, principalmente por el nulo interés del gobierno de Rajoy en dar pasos en materia de presos, desmilitarización o desarme. Precisamente por eso, el mediador se refirió varias veces al presidente español. "Un proceso de paz fracasado es mucho peor que un proceso de paz no entrado", indicó. También destacó que los políticos valientes son los que entran en procesos de paz, no los que hacen la guerra". En ese sentido, Spektorowski lamentó la actitud mantenida durante la pasada legislatura por el gobierno de Rajoy. "Si en Palestina e Israel tuviesen una situación como la de aquí, estarían locos de la vida", afirmó.