Público
Público

Memoria histórica El PP vota en Galicia a favor de eliminar la simbología franquista de las iglesias

Apoya una moción del BNG que insta a la Xunta a pactaar su retirada con la Iglesia y a aplicar la Ley de Memoria Histórica y la de Patrimonio si la jerarquía católica no muestra “disposición” negociadora

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Reunión de la Comisión de Interior del Parlamento de Galicia.

La comisión de Administración General, Justicia e Interior del Parlamento de Galicia ha aprobado una moción del diputado del Bloque Nacionalista Galego Luis Bará que insta a la Xunta a negociar con la jerarquía católica la retirada de inscripciones franquistas de las fachadas de sus propiedades, especialmente de las iglesias. La moción fue aprobada con los votos a favor de todos los grupos, incluido el Partido Popular.

Además, la moción apela al Gobierno autonómico para que, en el caso de que la Iglesia "no muestre disposición negociadora" para iniciar ese proceso, se aplique la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Patrimonio Cultural de Galicia y se proceda a abrir “los correspondientes expedientes para ordenar la retirada de las citadas inscripciones, considerando su doble condición de símbolos de exaltación del franquismo y de atentados contra el patrimonio” cultural gallego.

La iniciativa tiene una mención específica para la iglesia ex colegiata de Cangas do Morrazo, en la provincia de Pontevedra, cuya fachada sur muestra una placa en la que, bajo el nombre de José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange, aparece un listado de "Caídos por Dios y por la Patria" con 34 nombres de vecinos de la localidad que murieron en la Guerra Civil bajo la bandera de los sublevados. Varias fuentes aseguran que algunos de los combatientes que aparecen en la lista fueron alistados contra su voluntad.

La propuesta aprobada ayer apura al Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo a que reúna a la Comisión mixta Xunta-Iglesia Católica para "negociar con el arzobispado de Santiago", responsable de la colegiata canguesa, la retirada de la citada inscripción antes de que acabe este año.

El PSOE recordó la connivencia de la Iglesia con el golpe de Estado de 1936 que abrió paso a los cuarenta años de dictadura franquista

Según el BNG, asociaciones y vecinos de Cangas do Morrazo se han dirigido en numerosas ocasiones al arzobispado para tratar de "consensuar" una solución acorde con los valores democráticos que permita eliminar de la fachada de la iglesia "los retos de un homenaje al régimen franquista que resultan agresivos para la sociedad en general". También recuerdan que el Ayuntamiento se ha puesto en contacto sin éxito en varias ocasiones con el Arzobispado, al que ha trasladado varios acuerdos plenarios en el mismo sentido.

En algunos de ellos, aprobados hace años, los concejales del Partido Popular se había abstenido a pesar de que el párroco de la iglesia había mostrado su disposición a facilitar la retirada del listado y a mediar con el Arzobispado para ejecutar esa medida. En aquel pleno, celebrado en el verano del 2007, Cangas aprobó también declarar el 28 de agosto Día dos Mártires de Anguieiro, en referencia al asesinato de once vecinos del pueblo a manos de falangistas.

El PP, a través de su portavoz en la Comisión, Alberto Pazos, aceptó apoyar la iniciativa de los nacionalistas a cambio de eliminar del texto final algunas consideraciones, como la que advertía de que la pervivencia de símbolos similares al de la iglesia de Cangas en toda Galicia suponen un "atentado contra la democracia" y "ponen de manifiesto la pervivencia del franquismo (...) y también de las actitudes de complicidad, connivencia o pasividad" con la apología de la dictadura.

El nacionalista Luis Bará aseguró que su formación había acudido a la Comisión de Administración, Justicia e Interior con la intención de facilitar el consenso y sumar al Partido Popular a la iniciativa, algo que finalmente consiguió con las citadas modificaciones. En Marea, el segundo grupo de la Cámara gallega, la apoyó advirtiendo de que el nacionalismo español sigue empleando una simbología similar a la de la Cangas, mientras que el PSOE recordó la connivencia de la Iglesia con el golpe de Estado de 1936 que abrió paso a los cuarenta años de dictadura franquista.