Público
Público

Memoria histórica El presidente del Senado homenajea a un ministro franquista con Carrero y Arias

La Cámara Alta acogió hace un mes la presentación de un libro sobre Cruz Martínez Esteruelas, editado por el Congreso de los Diputados con sus discursos en las Cortes franquistas, en la que se glosó “su aportación a la historia”.

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 12
Comentarios:

Una de las poquísimas fotos del ministro y procurador franquista Cruz Martínez Esteruelas, empleada en la portada del libro de sus discursos editado por el Congreso de los Diputados al inicio de 2017 en homenaje a un adalid de la dictadura.

El Congreso de los Diputados, en una iniciativa que no tiene precedentes, acaba de editar un libro en el que se recogen las intervenciones de Cruz Martínez Esteruelas durante su etapa como procurador en las Cortes franquistas entre los años 1965 y 1976. Sus promotores, la Fundación ultraconservadora Tomás Moro, no contentos con este hito lograron, además, que el Senado organizase un acto oficial para presentar la publicación.

El acto, celebrado hace ahora un mes, tuvo lugar en el salón de los “Pasos Perdidos” de la Cámara Alta y tuvo como padrino al presidente del Senado, el popular Pío García Escudero, quien estuvo acompañado de dos letrados de las Cortes y dos dirigentes de la Fundación Tomás Moro, fundada por el propio político franquista homenajeado.

Cerró la Universidad de Valladolid por las protestas democráticas estudiantiles y creó la Ley de Selectividad

Cruz Martínez Esteruelas (1932 -2000) fue procurador en las Cortes de la dictadura durante tres legislaturas y letrado en esa institución. En 1973 fue nombrado ministro de Planificación y Desarrollo del Gabinete del almirante Carrero Blanco, al ser designado éste por Franco como presidente del Gobierno.

A la muerte del militar, asesinado por ETA en diciembre de 1973, su sucesor, Carlos Arias Navarro, le nombró ministro de Educación. Al frente de ese departamento cerró la universidad de Valladolid tras unas protestas estudiantiles y creó la selectividad. Participó en la reunión del Consejo de Ministros que, presidido por Franco, dio el “enterado” a las últimas condenas a muerte de la dictadura que fueron ejecutadas el 27 de septiembre de 1975. En el primer Gobierno de la monarquía, también con Arias como presidente, ya no estuvo presente.

Como “procurador” en las Cortes franquistas participó en los debates de leyes significativas en la década de los años 60 como la ley de Prensa y la de Orden Público. Todas estas circunstancias fueron expresamente evitadas en las diferentes intervenciones que tuvieron lugar en el homenaje y presentación del libro Cruz Martínez Esteruelas. Discursos parlamentarios de un Procurador en Cortes. 1965-1976. En democracia intentó por dos veces ser elegido diputado como candidato de Alianza Popular, en 1977 por Teruel y en 1979 por Valencia, sin éxito.

Sin embargo, en el acto se glosó sobremanera su participación en los debates de la ley para la Reforma Política que, a finales de 1976, dio paso a la celebración de las primeras elecciones democráticas en junio de 1977. Fernando Díez Moreno, vicepresidente de la Fundación Tomás Moro, aseguró en el acto que el ministro franquista “prestó importantes servicios a España como ministro de Planificación y de Educación”. Eso sí, hizo tal afirmación tras agradecer a la Mesa del Senado “haber autorizado este acto de homenaje”.

En su opinión, “sin su participación, la ley para la Reforma Política no se hubiera producido por la influencia que ejerció” en un buen número de procuradores que luego formaron parte de Alianza Popular. En total, el libro recoge 240 intervenciones en 33 leyes diferentes en ese periodo de la dictadura.

También tomaron la palabra otro directivo de la citada fundación y un par de letrados, entre ellos Rosa Ripollés, directora de Publicaciones del Congreso de los Diputados. Tras disculpar la ausencia de la vicepresidenta tercera de la Cámara baja como miembro del Comité Técnico de Publicaciones, justificó la edición del libro “para que sea conocido por las generaciones futuras (…); el autor fue un hombre muy relevante en el tardofranquismo y en la pretransición”.

El presidente del Senado explicó que cuando la Fundación Tomas Moro le presentó la iniciativa le pareció “una gran idea. El creador de la fundación fue una persona de talla intelectual y sus discursos tuvieron un nivel intelectual que nos admira. Enhorabuena a la Fundación Tomás Moro por contribuir al legado parlamentario de Cruz Martínez Esteruelas”.

El acto, que estuvo amenizado entre las diversas intervenciones por una violoncelista con piezas de Bach, acabó de una forma un tanto sorprendente. El presidente de la Cámara alta pidió a los presentes, alrededor de unas 60 personas, muchos de ellos letrados de ambas cámaras, que se pusieran en pie para escuchar en esa posición la interpretación de la composición “La muerte no es el final”, de Cesáreo Gabaráin Azurmendi.

Esta pieza fue elegida en 1981 por el Ejército para ser interpretada en todos los actos en memoria de los “caídos por España”; especialmente durante la celebración de la Fiesta Nacional en el acto de homenaje a los “caídos” en el monumento existente en la plaza de la Lealtad justo antes del tradicional desfile militar que preside el jefe del Estado.

El desarrollo de este acto de homenaje al exministro franquista puede verse en la página oficial del Senado en YouTube: www.youtube.com/user/ElSenadoTV