Público
Público

Polémica en el parlamento La Mesa del Congreso reprende a Cañamero por reclamar con una pancarta la libertad de Andrés Bódalo, concejal de Podemos en Jaén

La presidenta de la cámara, la 'popular' Ana Pastor, citará al diputado jienense a su despacho para trasladarle el acuerdo mayoritario del órgano rector, al que se ha opuesto Podemos

Publicidad
Media: 4.14
Votos: 7
Comentarios:

El diputado de Podemos y activista jornalero andaluz Diego Cañamero. - EFE

La Mesa del Congreso de los Diputados ha decidido este martes por mayoría reprender al diputado de Podemos Diego Cañamero, electo por Jaén, por la polémica que protagonizó momentos antes de iniciarse el pleno de la cámara el pasado día 22 de marzo. La presidenta de la Cámara baja, la conservadora Ana Pastor, será la encargada de trasladarle en persona el acuerdo del órgano rector, al que se han opuesto los representantes de Podemos.

Aquel día, Cañamero se colocó ante el escaño que acababa de ocupar el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la bancada del Gobierno portando en sus manos dos grandes fotografías, una con la de Iñaki Urdangarin y otra con la de Andrés Bódalo, el dirigente del Sindicato Andaluz de Trabajadores del Campo (SAT) que se encuentra en prisión cumpliendo una condena de tres años y medio por agresión a un concejal socialista. La primera de ellas con el lema Urdangarin, en libertad en suiza; la otra, con el escrito Andrés, un año en prisión en Jaén.

La actuación de Diego Cañamero apenas duró unos instantes, tiempo suficiente para que fuera ampliamente recogido por los fotógrafos y para que desde los escaños del grupo popular se profirieran diversos gritos de repulsa e insultos hacia el parlamentario de la formación morada. Cuando se inició la sesión plenaria, dedicada al control del Gobierno, Cañamero había regresado ya a su escaño.

El grupo parlamentario popular planteó formalmente ante la Mesa que Cañamero fuera reprobado formalmente por su comportamiento, algo que es completamente inusual en la práctica parlamentaria. El órgano de dirección de la Cámara baja lo ha discutido en base al principio del respeto que se merecen todos los miembros del hemiciclo, según fuentes de la Mesa. La propuesta del grupo popular fue respalda por el PSOE y Ciudadanos, mientras que Podemos se manifestó en contra por entender que su compañero "no faltó al respeto en ningún momento".

El acuerdo consiste en que la presidenta cite Diego cañamero a su despacho para, de forma personal, "le traslade la decisión adoptada por la Mesa de reprenderle por su actitud, por entenderse que hubo una falta de respeto a otro miembros de la Cámara", agregaron fuentes del citado órgano.

Fuentes de la presidencia de la Cámara baja dijeron a Público que no se ha fijado "el momento en el que el diputado será convocado al despacho de la presidenta". A media tarde de este martes, con el pleno presidido por Pastor, la cita no se había producido.

"Justicia para ricos y otra para pobres"

"Lo realmente incómodo es que haya una justicia para ricos y otra para pobres", ha dicho este mediodía la portavoz del grupo parlamentario de Podemos, Irene Montero. "Decir verdades es respetar a la Cámara, lo que es faltar al respeto es la actitud de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría de no responder ninguna de las ocho preguntas que se le formulan en la sesión de control y que un ministro —en referencia al de Justicia— se reúna con un defraudador fiscal”.

La decisión de la Mesa no tiene precedentes, aunque sí constan actuaciones, siempre a iniciativa propia, de presidentes de la institución. Por ejemplo, en la X Legislatura —2011 a 2015— el presidente de la cámara, Jesús Posada, reprendió a título personal "de forma muy seria" en su despacho, según fuentes parlamentarias, a la diputada de su propia bancada, Andrea Fabra, tras protagonizar en el desarrollo de un pleno un incidente que tuvo una gran repercusión cuando gritó: "¡Que se jodan!" en un momento en que se hablaba de los recortes en las prestaciones a los desempleados. Fue el 12 de julio de 2012.

El propio Posada también afeó la actitud del diputado de Amaiur Sabino Cuadra tras romper hojas de un ejemplar de la Constitución mientras estaba en el uso de la palabra en la tribuna de oradores. El incidente acabó con la expulsión de Cuadra del hemiciclo, aunque el propio Posada reconoce que con posterioridad ambos acabaron con una buena relación gracias a este incidente. Eso ocurrió el 17 de septiembre de 2015.