Publicado: 12.01.2016 15:48 |Actualizado: 12.01.2016 20:01

El extraño pacto para hacer presidente a Patxi López dejará sin grupo a los cuatro socios de Podemos

Los socialistas logran la presidencia de la Cámara Baja pero renuncian a una secretaría, que ceden a Ciudadanos, quienes con los populares tendrán mayoría en la Mesa y bloquearán los cuatro grupos que exige Podemos.

Publicidad
Media: 2.83
Votos: 18
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado de la presidenta del partido, Micaela Navarro y los secretarios de Acción Política, Patxi López y Organización, César Luena, a su llegada a la reunión que ha mantenido en el Congreso con diputados

Pedro Sánchez, acompañado de Micaela Navarro, Patxi López y otros dirigentes socialistas. / ÁNGEL DÍAZ (EFE)

MADRID.- La composición de la Mesa del Congreso de los Diputados, institución que, al igual que el Senado, se constituye este miércoles a partir de las diez de la mañana, ha sido posible tras un complejo acuerdo alcanzado entre el PSOE y Ciudadanos, por una parte, y entre esta formación y el PP, por otra, según portavoces oficiales de la tras formaciones políticas. No obstante, el resultado final presume que ha habido un acuerdo tácito y coordinado entre las tres formaciones políticas.

Al margen de este acuerdo, el primer pacto político que se alcanza en el arranque de la XI Legislatura, se ha quedado Podemos, formación que ha exigido hasta el último momento la constitución de cuatro grupos parlamentarios diferenciados, los de su propia marca y los obtenidos con las agrupaciones electorales en Catalunya, Comunitat Valenciana y Galicia. De esta modo la formación morada verá bloqueada su pretensión.

El acuerdo alcanzado entre el PSOE y Ciudadanos da la presidencia de la Cámara Baja al diputado socialista vasco Patxi López. Los socialistas obtienen también una de las cuatro vicepresidencias, pero renuncian a ocupar una de las cuatro secretarías –la Mesa está integrada por nueve miembros-. El acuerdo con del PSOE contempla que los socialistas “ceden” ese puesto a Ciudadanos.

Por otra parte, el partido naranja ha alcanzado otro acuerdo con el PP por el que la formación conservadora se garantiza tres puestos en la Mesa: dos vicepresidencias y una secretaría. De esa forma, los populares y Ciudadanos logran el control de este órgano de dirección de la Cámara Baja al sumar cinco de los nueve escaños. Los socialistas, por su parte, logran la presidencia, que es el máximo responsable de la dirección de los debates, además de ostentar la tercera autoridad del Estado.



Sin Podemos

Podemos, con sus propios votos, tiene garantizados otros dos puestos en la Mesa: una vicepresidencia y una secretaría. Sin embargo, el resto de los componentes de esta instancia es contrario a la creación de los grupos parlamentarios por parte de los diputados de En Comú Podem, Compromís-Podemos y En Marea en base al reglamento de la cámara. Esa exigencia hasta el último momento ha hecho imposible que la formación morada participase en un pacto más amplio o, al menos, con el PSOE.

La exigencia hasta el último momento de formar cuatro grupos ha hecho imposible que Podemos participase en un pacto más amplio o, al menos, con el PSOE

El resultado de la composición de la Mesa del Congreso de los Diputados sugiere que ha habido una confluencia de intereses entre socialistas, populares y el partido naranja. Sin embargo, fuentes oficiales han desmentido que haya habido conversaciones directas entre el PSOE y el PP para llegar a un acuerdo tripartito con Ciudadanos.

En este sentido, Ciudadanos, a través de un comunicado, se ha atribuido como logro la consecución de un pacto en doble sentido, primero con el PSOE y luego con el PP, “para que los socialistas tengan la presidencia y los populares tres lugares en la Mesa”. Fuentes del PP dijeron a este periódico que la formación conservadora accedió al pacto con el partido naranja al saber que no obtendría la presidencia, renunciando a presentar un candidato y evitándose una derrota.

Las negociaciones para la conformación de la Mesa del Congreso de los Diputados, el órgano de dirección de la cámara parlamentaria, se han prolongado durante toda la mañana y primeras horas de la tarde de este martes, según fuentes parlamentarias consultadas por Público.

El diputado socialista vasco Patxi López, propuesto por el grupo parlamentario socialista, ha sido desde el principio quien ha tenido las máximas posibilidades de alcanzar la presidencia de la Cámara. Su ratificación no ha sido firme hasta culminar las negociaciones entre los socialistas y Ciudadanos.

Los socialistas deseaban en un principio que Podemos se sumase a un acuerdo que, grosso modo, permitiría un reparto de este órgano de dirección entre los socialistas –la presidencia y una vicepresidencia– y Ciudadanos y Podemos, con una vicepresidencia y una secretaría para cada formación, a los que habría que sumar esos mismos puestos para los populares. Una secretaría restante quedaría a disposición de un grupo minoritario.

No obstante, desde Podemos se ha insistido esta misma mañana como condición sine qua non en la formación de cuatro grupos parlamentarios para su marca y las agrupaciones electorales con la que concurrieron en Catalunya –En Comú Podem–, Comunitat Valenciana –Compromís– y Galicia –En Marea–, ya que sobre el papel cumplen los requisitos de número de diputados logrados y porcentaje de votos recabados. Sin embargo, esa posibilidad choca de frente con el precepto del reglamento del Congreso que prohíbe la formación de grupos parlamentarios entre diputados cuyas formaciones políticas no se hayan enfrentado ante los electores.