Público
Público

La Mesa desautoriza al presidente de la Comisión de Interior, del PP, por una declaración sobre Alsasua

La comisión, presidida por el conservador Rafael Merino, aprobó una declaración institucional de condena a las agresiones de agentes de la Guardia Civil sin tener la aprobación de todos los grupos, como es norma, al oponerse ERC y EH Bildu

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5
Comentarios:

El presidente de la Comisión de Interior, Rafael Merino López, y la vicepresidenta primera, Ana María Botella, en el Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón

MADRID.- La Mesa del Congreso de los Diputados ha desautorizado a un presidente de comisión del PP al permitir que se tramitase una declaración institucional sin contar con la aquiescencia de todos los grupos parlamentarios. El reglamento de la Cámara baja no regula este tipo de iniciativas, pero siempre se someten a la aprobación de los parlamentarios aquellos textos que tienen el refrendo y aprobación de todos los grupos de la cámara.

Eso no fue así el pasado 18 de octubre en la reunión que celebró la comisión de Interior, que preside el popular Luis Merino, un diputado de marcado talante conservador. Merino permitió someter a votación (algo que no tiene precedentes en la práctica parlamentaria) una propuesta que hizo el grupo popular pese a que, como advirtió el portavoz conservador, no contaba con el respaldo de todos los grupos presentes.

La declaración institucional propuesta por el portavoz popular, José Martín-Toledano, expresaba la “enérgica protesta” por las agresiones que sufrieron dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas unos días antes en la localidad navarra de Alsasua por un grupo de personas mientras se encontraban en un local público. La declaración, de apenas cuatro líneas, también se pronunciaba por la pronta recuperación de los agentes de las lesiones que padecieron.

Los portavoces de EH Bildu, Marian Beitialarrangoitia, y de ERC, Gabriel Rufián, protestaron ante el presidente Merino por permitir que se tramitase la declaración institucional pese a que sus dos grupos se oponían. El texto estuvo respaldado por el PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, mientras que PNV se abstuvo en el momento de la votación. Merino, para defenderse de las quejas de los dos portavoces, exigió a Beitialarrangoitia y Rufián que expusiesen el artículo en el que basaban su protesta. Ningún artículo del reglamento hace mención a las declaraciones institucionales.

Los dos grupos que cuestionaron la declaración institucional plantearon a la Mesa del Congreso de los Diputados un escrito de reconsideración para que anulase la decisión del presidente de la comisión de Interior por entender que se incumplía el reglamento de la cámara y los usos parlamentarios.

Por dos veces la Mesa les contestó que no podía aceptar la solicitud de los demandantes, básicamente porque no hay nada regulado al respecto.

No obstante, la Mesa, en una resolución aprobada en su reunión del pasado día 13 a la que ha tenido acceso Público, censura la actitud del presidente de la comisión de Interior, Rafael Merino. El escrito, textualmente, dice que la Mesa “acuerda recordar a los presidentes de comisión que las declaraciones institucionales, en la medida en que no constituyen unas iniciativas parlamentarias previstas en el Reglamento, solamente pueden someterse a la comisión cuando concurre el parecer favorable unánime de los grupos parlamentarios”.

Es la primera vez que la Mesa del Congreso de los Diputados emite una resolución que supone una censura al comportamiento de un presidente de una comisión parlamentaria. La comisión de Interior es una de las más importantes de la institución parlamenataria. Rafael merino, diputado electo del PP por Córdoba, fue miembro de la dirección del grupo parlamentario en las dos anteriores legislaturas, puesto en el que destacó por su enconados enfrentamientos con la bancada de izquierdas.