Publicado: 15.03.2016 11:41 |Actualizado: 15.03.2016 11:49

Miguel Tejeiro, exasesor fiscal del Instituto Nóos: "Sé que Diego Torres desvió dinero al extranjero"

El testigo ha vuelto a poner de manifiesto que no se siente libre para declarar, ante las presiones de la defensa de Torres y Urdangarin. Tejeiro, además, ha insinuado que la infanta Cristina siguió un "guión" en su interrogatorio como acusada.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El exasesor fiscal de Diego Torres e Iñaki Urdangarin, Miguel Tejeiro.

El exasesor fiscal de Diego Torres e Iñaki Urdangarin, Miguel Tejeiro.

MADRID.- El exasesor fiscal y exsecretario del Instituto Nóos Miguel Tejeiro, cuya declaración como testigo en el juicio del caso Nóos se ha reanudado este martes, ha asegurado ante las preguntas de Virginia López Negrete -abogada de Manos Limpias- que "Diego Torres desvió dinero al extranjero". "¿Qué persona podía ordenar en Nóos transferir grandes cantidades de dinero? Miguel Tejeiro no. Era Diego Torres", ha subrayado el testigo.

Durante la decimonovena jornada de la vista oral ante la Audiencia de Palma, Miguel Tejeiro, ha asegurado señalado que el marido de la infanta Cristina era quien seleccionaba a las personas que contrataba la sociedad que, según han declarado en el juicio de Nóos varios testigos, tenía empleados ficticios. 

Tejeiro ha matizado que era él quien determinaba el número de trabajadores necesarios para que Aizóon pudiera obtener beneficios fiscales por amortización anticipada de inversiones (con el objetivo de pagar menos impuestos), pero la elección de los trabajadores y la actividad que se les encomendaba eran responsabilidades de Urdangarin.



"En todo caso, siempre debe firmarse un contrato entre el empleador y el empleado", por lo que el esposo de la infanta Cristina participaba directamente en el proceso de contratación de trabajadores, ha añadido.

Tejeiro, que comparece por tercer día ante el tribunal porque su declaración se ha visto interrumpida en dos ocasiones por la disputa jurídica sobre si está obligado a omitir información por secreto profesional, se ha defendido de las acusaciones del Urdangarin y su socio en Nóos, Diego Torres.

"Torres y Urdangarin han dicho barbaridades y luego su defensa amenaza con querellarse contra mí". Así se ha expresado Tejeiro, quien posteriormente ha criticado a su cuñado -Diego Torres- y al esposo de la infanta por achacarle delitos de los que están acusados ellos y luego intentar callarle con la amenaza de querellas de sus defensas por vulnerar el secreto profesional.

Tejeiro ha hecho esta afirmación al hilo de las preguntas sobre la inclusión de gastos personales en la contabilidad de Aizoon, después de que López Negrete le recordara que Urdangarin declaró que era el propio Miguel Tejeiro "el encargado de introducir gastos personales en Aizoon".

"No me siento libre para contestar"

Posteriormente se ha vuelto a vivir en la sala un momento de tensión referente a la obligación de guardar secreto profesional por parte del exasesor fiscal de Nóos. "No me siento libre para contestar", ha confesado Miguel Tejeiro, después de lo cual la presidenta del Tribunal, Samantha Romero, le ha recordado que está obligado a responder a preguntas relativas a cuestiones patrimoniales de los acusados que fueron sus clientes.

Tejeiro, sobre la infanta: "Ella tiene derecho a mentir, pero yo tengo el deber de decir la verdad"

Por otra parte, exasesor fiscal de Nóos ha mencionado que la infanta Cristina siguió un "guión" al ser interrogada como acusada en la vista oral por cuanto "dijo que yo era de su máxima confianza cuando realmente nos hemos visto tres veces. No sé qué se le pasaba por la cabeza". "Ella tiene derecho a mentir, pero yo tengo el deber de decir la verdad", ha aseverado Tejeiro.

El testigo ha manifestado no explicarse "de dónde viene esa confianza" a la que aludió a la hermana del Rey Felipe VI para justificar sus decisiones al frente de la empresa Aizoon. "No sé si lo que declaró fue para desacreditarme", ha recalcado.

Durante la sesión de este martes, Diego Torres se ha sentado junto a su abogado, Manuel González Peeters,-con la aprobación del tribunal- después de que la defensa alegara la imposibilidad de comunicarse con su cliente tras la prohibición de la magistrada Samantha Romero de usar el teléfono móvi.