Publicado: 03.03.2016 18:34 |Actualizado: 04.03.2016 12:42

Miles de estudiantes piden derogar
el 3+2 y la 'ley Wert' en Madrid y Barcelona

Unos 3.000 estudiantes de las universidades catalanas han protestado ante la Generalitat de Catalunya donde se han declarado "en pie de guerra contra el 3+2". En Madrid también se han concentrado alrededor de 200 jóvenes para mostrar su rechazo a las reformas educativas.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:
Unos 3.000 estudiantes de las universidades catalanas se han manifestado esta mañana en Barcelona para pedir la derogación de la reforma 3+2

Unos 3.000 estudiantes de las universidades catalanas se han manifestado esta mañana en Barcelona para pedir la derogación de la reforma 3+2

MADRID/BARCELONA.- Miles de estudiantes se han manifestado este jueves en Madrid y Barcelona para pedir la derogación de la reforma 3+2, mostrar su rechazo a la ley Lomce y a la oferta de prácticas no remuneradas para estudiantes universitarios. 

Unos 3.000 estudiantes de las universidades catalanas han protestado ante la Generalitat de Catalunya esta mañana y en la capital española se han concentrado alrededor de 200 jóvenes frente al Ministerio de Sanidad ya que las autoridades no les han permitido protestar ante el Ministerio de Educación.

En Barcelona los universitarios han iniciado su marcha, organizada por diferentes sindicatos estudiantiles, a las 12 h. en Plaza Universidad hasta finalizar el recorrido en la Plaza Sant Jaume cerca de las 15 h. A la huelga se han sumado la Universidad de Barcelona, la Autònoma de Barcelona, la Universitat de Girona y algunos campus de la Universitat Pompeu Fabra y la Universitat Rovira i Virgili; entre otras muchas instituciones educativas del resto de Catalunya y Valencia.

Una de las principales peticiones de los estudiantes catalanes ha sido la derogación de la ley Lomce, también conocida como 'ley Wert'. Esta reforma, muy polémica en tierras catalanas, establece que, en caso de un sistema de inmersión lingüística como el que hay en Catalunya (con la lengua cooficial como única vehicular), hay que ofrecer también la escolarización en castellano, si es necesario, pagando un colegio privado (en este caso, el ministerio adelantaría el dinero y después se lo detraería a la Generalitat).



Por las calles del centro de Barcelona los estudiantes marchaban pacíficamente entre gritos de "No al 3+2" o "No a la privatización", acompañados de más de 10 patrullas y un helicóptero de la Policía. Frente a la Generalitat de Catalunya, donde ha acabado la marcha, los portavoces de los sindicatos estudiantiles han leído un manifiesto en el que se han declarado "en pie de guerra contra el 3+2" porque "pone la institución educativa al servicio del mercado y no de la ciudadanía".

Concentración de estudiantes convocados por el Frente de Estudiantes este jueves en Madrid delante del Ministerio de Sanidad./J.T

Concentración de estudiantes convocados por el Frente de Estudiantes este jueves en Madrid delante del Ministerio de Sanidad./J.T

Parecidas fueron las reivindicaciones de los madrileños. "Vaciar las aulas para después llenarlas de estudiantes organizados" ha sido el objetivo de la concentración convocada por el Frente de Estudiantes que nació el pasado diciembre como alternativa al Sindicato de Estudiantes, al que denominan "sindicato de farsantes" por no defender los intereses reales de los estudiantes de hoy en día.

Denuncian desde el Frente que "la privatización, la mercantilización y elitización" de la educación se hace notar en todos los niveles educativos, pero que "sin duda, donde más lo estamos sufriendo es en la universidad", haciendo referencia a la reforma universitaria conocida como '3+2' que según ellos, perjudica a los estudiantes de menor poder adquisitivo.

Candela Otero, una de las portavoces del colectivo explica que con esta reforma "se generalizan cada vez más las asignaturas del grado, por lo que es más necesario el máster para conseguir esa especialización que nos pide el mercado laboral". Recuerda además que el máster es privado y que al aumentar el curso de uno a dos años, "nos obligan a pagar en algunos casos hasta 11.000 euros, y es algo inasumible para los jóvenes de la clase obrera".

Según ella, las autoridades educativas justifican esta medida como "una mayor especialización y una mejor adaptación a Europa". Sin embargo, defiende que lo que los estudiantes han comprobado es que "sólo sirve para dividir entre una educación de gente con dinero y otra para gente con menos recursos", ya que los créditos del máster "cuestan el doble que los de grado", zanja. 

Una crítica general a la reforma es que "obliga a hacer un máster de 2 años" y se ha negociado "sin escuchar a los estudiantes". En el caso de los catalanes, también han pedido al presidente Carles Puigdemont que "paralice esta reforma" y que escuche a la comunidad estudiantil. Ramon Font, portavoz nacional del sindicato USTEC, ha valorado la protesta como "muy positiva" porque "presiona al Gobierno catalán para aplicar la ILP de educación aprobada en el Parlament y que contempla la gratuidad de la educación pública".

La concentración en Madrid ha terminado de manera pacífica y sin incidentes alrededor de las 18.30 h. cuando uno de los miembros del Frente de Estudiantes recordaba que son más de 45.000 estudiantes los que ya han tenido que abandonar sus estudios universitarios por falta de becas y por el aumento de las tasas y llamaba a una mayor concienciación entre sus compañeros y compañeras para "continuar la lucha obrera de estudiantes, y avanzar y construir el movimiento estudiantil".