Publicado: 09.01.2016 20:21 |Actualizado: 09.01.2016 20:21

Miles de personas reclaman el
fin de las "medidas de excepción" contra los presos de ETA

Una multitudinaria manifestación recorre las calles de Bilbao para pedir el fin de la dispersión. En la pancarta han estado, entre otras personas, la viuda de un ertzaina asesinado por ETA, un ex preso abertzale y una dirigente del PSE.

Publicidad
Media: 3.79
Votos: 14
Comentarios:
Miles de personas participan en la manifestación convocada en Bilbao por la red ciudadana Sare. - EFE

Miles de personas participan en la manifestación convocada en Bilbao por la red ciudadana Sare. - EFE

BILBAO.- A paso lento, sin mirar atrás. En silencio, pero también bajo consignas entonadas por miles de gargantas. Así ha transcurrido la manifestación realizada este sábado en Bilbao por la red ciudadana Sare, que ha vuelto a reivindicar lo mismo que en años anteriores: el fin de la política de dispersión contra los presos de ETA. Los destinatarios del mensaje, al menos esta vez, han sido los partidos con posibilidades de conformar un gobierno de cambio en España.

En una tarde marcada por el viento, todas las miradas se dirigieron a la pancarta, que este año ofreció una imagen atípica: en la primera línea estaba Rosa Rodero, viuda del sargento de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea, asesinado por ETA en 1993. "Mi marido luchaba por la reinserción de los presos. Estoy siguiendo lo que él nos enseñó", comentó ante un enjambre de micrófonos. "No hacemos ningún mal por reivindicarlo", añadió.

Esta víctima de ETA se ubicó detrás de la pancarta junto a Juan Mari Olano, un conocido dirigente de la izquierda abertzale que pasó diez años en prisión por pertenecer a Gestoras Pro-Amnistía y Askatasuna. Antes de que comenzara la marcha, Rodero saludó a otros reconocidos dirigentes abertzales, como Jone Goirizelaia o Tasio Erkizia.



Al frente de la movilización también estaba Gemma Zabaleta, una histórica militante del PSE que llegó a ocupar la consejería de Empleo y Asuntos Sociales durante el Gobierno Vasco que presidió Patxi López. "La actual política penitenciaria es inaceptable en un estado democrático, porque tiene dos clases de castigo: contra los presos y contra sus familiares y amigos", declaró. Cuando le preguntaron si este asunto debería ser abordado por un hipotético gobierno socialista, respondió que "no se puede hacer una política nueva mirando hacia atrás".

Otras caras muy conocidas de Euskadi, como el cantante Fermin Muguruza ─líder en los ochenta de Kortatu, uno de los grupos míticos del rock radical vasco─ o el ex futbolista Inaxio Kortabarria acompañaron a Rodero y Zabaleta durante el recorrido. Junto a ellos también estuvieron los dirigentes de la CUP David Fernández y Anna Gabriel, quienes llegaron esta tarde a Bilbao para participar en el acto. Otros políticos, entre los que se encontraban miembros de EH Bildu y Podemos Euskadi, se ubicaron por detrás.

La movilización arrancó con media hora de retraso debido a los atascos producidos en los accesos a la capital vizcaína. En medio de aplausos y con sus pañuelos blancos al cuello, familiares de los aproximadamente 400 reclusos se ubicaron en los primeros lugares. Delante de ellos marcharon varias furgonetas Mirentxin, encargadas cada fin de semana de trasladar a las familias a las distintas cárceles. En esta ocasión, los vehículos portaban carteles luminosos con las distancias en las que se encuentran muchos reclusos: "Granada, 875 kilómetros"; "Almería, 1040 kilómetros"; "Clairveaux, 945 kilómetros..." En efecto, solo dos de los algo más de 400 presos se encuentran en cárceles vascas. El resto están a distancias que, generalmente, superan los 800 kilómetros. La situación, aseguran desde Etxerat, es aún peor que en los años en que ETA estaba en activo.

La denuncia contra la actitud mantenida durante los últimos cuatro años por el PP se mezcló este sábado con las expectativas ante un posible nuevo escenario político en España. “Si hay un cambio, aunque sea un gobierno de coalición, podríamos tener alguna pequeña esperanza”, afirmó a Público José Ángel Larramendi, uno de los portavoces habituales de Etxerat. Este hombre tiene muy presente lo que hace algo menos de un año le dijo el lehendakari, Iñigo Urkullu, durante un encuentro que mantuvieron en Ajuria Enea: “nos aseguró que mientras hubiese un gobierno del PP, seguiría el inmovilismo”, recordó Larramendi.

Estas expectativas también marcaron las declaraciones formuladas en el punto de partida por representantes sindicales y políticos. Tanto la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, como el responsable de ELA, Txiki Muñoz, aludieron al posible cambio de escenario a nivel estatal.

"Política macabra"

A medida que la manifestación avanzaba, el paso de los familiares de presos despertaba interminables aplausos por parte de los manifestantes que aguardaban en las aceras. "Los presos a la calle, amnistía total", se escuchó justo enfrente de una comisaría de la Ertzaintza del barrio de Indautxu, donde no había uniformados a la vista. La presencia policial solo se hizo notar al comienzo, con un helicóptero de la Policía Autonómica sobrevolando la zona.

La movilización, que transcurrió bajo absoluta normalidad, finalizó en las escalinatas del ayuntamiento de Bilbao. Desde allí, el bertsolari Xabier Euskitze recordó que a esa misma hora, una manifestación similar había recorrido las calles de la localidad vascofrancesa de Baiona, convocada por el colectivo Bagoaz y respaldada por electos de todos los partidos, a excepción del ultraderechista Frente Nacional.

"Después de cuatro años sin actividad armada de ETA, los gobiernos español y francés siguen con la política macabra de dispersión", señalaron los organizadores del acto de Bilbao en el manifiesto leído por Euskitze e Hidalgo. "No es admisible que la política penitenciaria de un gobierno se aplique bajo parámetros de venganza", subrayaron.

“Hay presos que pueden morir”

La jornada reivindicativa había comenzado varias horas antes. Durante la mañana, la psicóloga Mirta Fabre y la médico Susana Echegoyen, dos argentinas que conocen muy bien la situación del colectivo de presos de ETA, se acercaron a la carpa instalada por Sare en el Arenal de Bilbao, donde se sintió el ambiente previo a la manifestación. Ambas especialistas han visitado a reclusos enfermos, por lo que no dudan en calificar la situación que atraviesan como “extremadamente grave”. “Hay presos que corren el riesgo de morir en la cárcel”, afirmó Fabre a Público. Tanto ella como su compañera sostienen que existe una “tortura encubierta” contra este colectivo de reclusos.

En ese contexto, el portavoz de Sare y ex consejero de Justicia del Gobierno Vasco, Joseba Azkarraga, volvió a advertir sobre el significado de la política de dispersión. "Estamos ante una situación absolutamente injusta que sólo genera más odio". A su juicio, los presos condenados por delitos de terrorismo son sometidos a "leyes excepcionales", lo que genera una clara "vulneración de derechos". Esos argumentos también fueron esgrimidos por el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad del País Vasco y ex decano del Colegio de Abogados de Bizkaia, Iñaki Lasagabaster. “Desde una perspectiva jurídica, la dispersión niega el principio de legalidad”, comentó.