Publicado: 14.11.2014 00:00 |Actualizado: 14.11.2014 00:00

Una militante de UGT toma asiento en los escaños del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados sienta desde este el miércoles por la tarde entre sus escaños a una joven sindicalista de UGT. Se trata de María del Carmen Fortea Millán, la nueva diputada por Teruel como integrante en la candidatura de la coalición PP-PAR en las elecciones del 20 de noviembre de 201. Fortea, según ha declarado a Público es militante del sindicato de orientación socialista "desde hace siete años".

Pero no es una militante de carné sin más. La nueva diputada, que este jueves tras el pleno que ha aprobado el proyecto de presupuestos se ha hecho la foto para la ficha oficial de la página web del Congreso de los Diputados, es miembro de la dirección de FITAG-UGT en Aragón, la federación de industrias y de trabajadores agrícolas, un sector en el que ha desarrollado su actividad profesional y sindical. "Hace siete años viví de cerca el proceso de unas elecciones sindicales y decidí presentarme con los compañeros de UGT porque siempre me ha motivado la movilización social en el ámbito agrario, un sector muy necesitado", ha declarado a este periódico antes de entrar al pleno a votar los presupuestos.

"Me hace mucha ilusión esta nueva tarea, aunque reconozco que tengo un tiempo muy limitado porque la legislatura ya va en la recta final", ha añadido durante una breve conversación con Público. Con su presencia el PAR (Partido Aragonés Regionalista) regresa al Congreso de los Diputados tras 14 años de ausencia. En anteriores legislaturas esta formación regionalista de Aragón mantuvo un escaño en el hemiciclo de la Cámara baja.

Tal vez por su pertenencia a esta formación regionalista, es decir no es pata negra, o tal vez por conocer su militancia en UGT, la dirección del grupo parlamentario popular ha decidido colocarla en el gallinero de su bancada y justo en la misma frontera con el Grupo Mixto. Su escaño, el 2808, está rodeado por el de Carlos Salvador, de UPN, una formación en sintonía con el PP pero integrada en el grupo mixto, y el de Margarita Varela, diputada del partido conservador por A Coruña.

Carmen Fortea tiene dos licenciaturas, en Ciencias Biológicas y en Ciencias Ambientales, además de haber cursado un máster en Ciencias Veterinarias. Ligada a los movimientos ecologistas en el ámbito rural, desarrolla su actividad profesional en una empresa pública ser sector agrario en Aragón.

Su llegada a la Cámara baja es producto de una serie de carambolas que apenas tiene precedentes. El pacto entre el PP y el PAR, suscrito por el propio Mariano Rajoy y el líder de la formación regionalista, José Ángel Biel, en octubre de 2011 garantizaba tres escaños de senador al PAR, uno por circunscripción aragonesa, mientras que el puesto en la lista al Congreso en el caso de Teruel quedaba relegado al segundo suplente. El PP-PAR obtuvo dos de los tres escaños en liza en la circunscripción turolense en los comicios de noviembre de 2011. Las dos actas de diputados fueron para Carlos Muñoz Obón y Santiago Lanzuela, el ex presidente autonómico. Éste dimitió el pasado mes de julio para integrarse en el Consejo de Administración de Red Eléctrica en representación de la entidad pública SEPI. La siguiente en la lista, Cristina Baquero, renunció a ocupar el escaño por razones profesionales. Le sustituyó el primer suplente, José Alberto Herrero.

El cabeza de la lista turolense del PP, Carlos Muñoz Obón, dimitió el pasado lunes por haber cargado al Congreso de los Diputados los viajes privados que realizó de forma regular a Tenerife para visitar a su novia, Olga María Henao, la misma joven que previamente había mantenido una relación con el presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, quien a su vez también había cargado al Senado sus viajes particulares a la citada isla canaria mientras fue senador. Para sustituir a Muñoz, que esta misma mañana ha recibido un elogio público desde la tribuna de oradores por parte del portavoz popular de presupuestos, Antonio Gallego, estaba la suplente segunda, es decir María del Carmen Fortea. Una carambola de las que hacen época en la historia del parlamentarismo español.