Publicado: 19.01.2015 17:48 |Actualizado: 19.01.2015 18:13

El militar republicano Martínez Inglés denuncia por "asesinato" a Juan Carlos I 

En un escrito presentado a la Fiscalía General del Estado, el ex coronel ofrece pruebas sobre la muerte de Alfonso de Borbón, hermano del monarca, e incluso asegura que fue un crimen ordenado por Franco.

Publicidad
Media: 4.23
Votos: 95
Comentarios:
El ex coronel Martínez Inglés saliendo de la Audiencia Nacional.- EFE

El ex coronel Martínez Inglés saliendo de la Audiencia Nacional.- EFE

Casi seis décadas después de que un disparo acabara con la vida del hermano del Rey Juan Carlos, el ex coronel republicano Amadeo Martínez Inglés ha pedido este lunes a la Fiscalía General del Estado que investigue la responsabilidad del monarca en este caso. El escándalo está servido: Martínez Inglés asegura que la muerte de Alfonso de Borbón no fue un accidente –tal como indicó el Estado franquista desde el minuto cero-, sino que se trataría de un crimen “de carácter político, ordenado por el dictador Franco, planificado por sus servicios secretos y ejecutado por la persona que durante treinta y nueve años ha ostentado sobre su cabeza la corona de España”. O lo que es lo mismo, el Rey Juan Carlos de Borbón.

A primera hora de la tarde de este lunes, el propio Martínez Inglés filtró lo que podría convertirse en un nuevo vía crucis judicial para este coronel, expulsado del ejército en 1990 por sus habituales apariciones en los medios de comunicación. Una de sus últimas polémicas se zanjó en marzo de 2013, cuando el Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional le impuso una multa de 6.480 euros por un delito de injurias graves contra la Corona. El motivo no había sido otro que el artículo publicado por este ex militar en la Web Canarias-Semanal, donde se despachó a gusto contra el Rey: “putero”, “borracho” y “cabrón”, fueron algunos de sus calificativos.

Martínez Inglés asegura tener pruebas que demostrarían la responsabilidad del rey Juan Carlos en el asesinato de su hermano

Tras aquella sanción, Martínez Inglés vuelve ahora a la carga con uno de los temas más oscuros de la biografía de Juan Carlos: la muerte del infante Alfonso de Borbón, ocurrida el 29 de marzo de 1956 cuando se encontraba junto a su hermano Juan Carlos en Estoril (Portugal). “Mientras su Alteza el Infante Alfonso limpiaba un revólver aquella noche con su hermano, se disparó un tiro que le alcanzó la frente y le mató en pocos minutos”, resumía la declaración dada a conocer esa misma noche por la dictadura española. A partir de entonces, la versión del disparo accidental se instaló como la única posible.

“Secreto de Estado”

Sin embargo, Martínez Inglés asegura tener pruebas que demostrarían la responsabilidad del Rey Juan Carlos en aquel hecho. En el escrito presentado a la Fiscalía, el ex coronel sostiene que este episodio, “por decisión conjunta de los Gobiernos totalitarios de ambos países ibéricos”, pasaría a las “cavernas de la censura y el olvido”, principalmente en España, donde “el oscuro homicidio sería declarado secreto de Estado tanto para los medios informativos como para la clase política y ciudadanía en general”. “Han pasado casi sesenta años (…) y las circunstancias que rodearon aquélla extraña muerte siguen sin aclararse adecuadamente”, subraya en el documento al que ha tenido acceso Público.



El ex coronel calificó a Juan Carlos I de "putero, borracho y cabrón" en la web Canarias-Semanal

El ex militar –que en febrero de 2014 publicó un libro sobre este asunto, titulado La muerte de El Senequita- sostiene que la muerte de Alfonso de Borbón no se produjo en Estoril, sino en el palacio Las Cabezas, situado en la localidad de Casatejada (Cáceres). El cambio de escenario es uno de los datos más impactantes que figuran en su escrito, en el que también destaca que el Rey Juan Carlos era por entonces “un profesional del Ejército, caballero cadete de la Academia General Militar de Zaragoza, con más de seis meses de instrucción militar intensiva y otros seis de instrucción premilitar”, por lo que se le presuponía un “experto en toda clase de armas portátiles de las Fuerzas Armadas españolas”.

En tal sentido, Martínez Inglés advierte que el Rey Juan Carlos también conocía “los protocolos de actuación que marcan los reglamentos militares españoles para el uso, limpieza, desarmado, armado, equilibrado, preparación para el disparo (…) de cualquier arma portátil y en particular todas las precauciones que debe tomar un profesional de las armas antes de efectuar un disparo de instrucción o combate”.

Entre otros aspectos, el ex coronel republicano destaca que “el pequeño proyectil de 6,35 mms, que difícilmente hubiera podido traspasar la bóveda craneal del desgraciado infante si el disparo hubiera seguido una línea de tiro directa hacia su cabeza, curiosamente buscó una anómala dirección de abajo a arriba para penetrar por sus fosas nasales y poder alojarse así sin ningún impedimento en su cerebro causándole la muerte instantánea”.

Martínez Inglés sostiene que se trató de "un homicidio involuntario o un asesinato"

“La previsible trayectoria del disparo resulta tan forzada y difícil que es manifiestamente improbable que el proyectil saliese de la boca del arma siguiendo esa anómala línea de tiro sin influencia alguna del tirador”, subraya, al tiempo que recuerda que “la pistola causante de la tragedia, según declaró en su día el padre del homicida, D. Juan de Borbón, fue lanzada por él mismo al mar, sin que la policía o los jueces portugueses pudieran examinarla, con lo que se hurtaba a la justicia una prueba fundamental”. “Nada de accidente fortuito. Homicidio imprudente o asesinato premeditado”, afirma un contundente Martínez Inglés. Su escrito a la Fiscalía General del Estado ha sido acompañado por lo que él mismo definió como un “trabajo histórico de investigación (…) de los que se derivan clarísimas responsabilidades penales para el ciudadano español que lo cometió: Juan Carlos de Borbón”.

Nada más filtrar este documento, el ex coronel aseguró que la abdicación del Rey Juan Carlos y el consiguiente fin de su “inviolabilidad constitucional” creaban el marco adecuado para iniciar una investigación judicial. Tras remarcar que desde marzo de 2013 maneja “unas informaciones muy relevantes” sobre este asunto, Martínez Inglés no dudó en calificar la muerte de Alfonso de Borbón como un “presunto asesinato o fratricidio premeditado por parte del que ha sido rey de España durante treinta y nueve años”. Sin pelos en la lengua, el militar pide aclarar si el monarca quiso “quitar abruptamente de la carrera por la corona franquista de España a su propio hermano D. Alfonso (…) por el expeditivo sistema del tiro en la cabeza”. Ahora espera una respuesta de la Fiscalía.