Publicado: 11.04.2014 16:16 |Actualizado: 11.04.2014 16:16

El ministro Cañete usa Moncloa para hacer su primer mitin de campaña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, se ha puesto hoy la Ley Electoral por montera y ha aprovechado la rueda de prensa al término del Consejo de Ministros para hacer campaña a favor del PP en las próximas elecciones europeas, al tiempo que ha hecho un recordatorio de su trayectoria profesional como político.

Bien es cierto que sus comentarios eran respuestas a las preguntas de los periodistas. Pero también es cierto que el Gobierno y su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, siempre se acogen a que desde la mesa del Consejo de Ministros no pueden entrar en cuestiones partidarias. Esta respuesta típica es habitual cuando la pregunta es incómoda. Pero en esta ocasión, Sáenz de Santamaría no ha hecho callar a Arias Cañete, que ha aprovechado su reforma del Plan Hidrológica del Tajo y de la legislación de pesca, para comentar con desparpajo la campaña electoral del PP desde la atalaya del Consejo de Ministros.

La Ley Orgánica 5/1985 de Régimen Electoral establece en su artículo 50 los límites de lo que que deben difundir los poderes públicos en tiempo electoral. Esto es, fecha de la votación, los requisitos y trámite de voto "sin influir, en ningún caso, en la orientación del voto de los electores". En el apartado 2 de este mismo artículo se especifica que, desde la convocatoria de las elecciones (ya realizada) hasta su celebración, "queda prohibido cualquier acto" de los poderes públicos "que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos", entre otras prohibiciones.

Para poder público, el del Gobierno y su rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, BOE en mano. Y para alusiones a logros obtenidos, las palabras de Arias Cañete desde esa misma mesa. Ha recordado incluso su trayectoria como parlamentario y como político, su pasado negociador en Europa... "He hecho mucha mili en la UE", ha sentenciado.

Siempre a preguntas de periodistas, el ministro se ha arrancado perdonando la vida a la candidata del PSOE, Elena Valenciano, mientras la vicepresidenta sonreía: «No tengo ningún inconveniente en debatir con la señora Valenciano. Estoy totalmente dispuesto. No me causa ningún temor un debate con Valenciano. Pero me gustaría debatir sobre Europa". Pero "yo prefiero debatir con [Martin] Schulz", en lugar de con Valenciano porque los temas que ella ha tratado "hasta ahora" tienen "poco que ver con lo que se va a dilucidar" en Europa. El comentario de su preferencia sobre el candidato de los socialistas europeos a presidir la Comisión en lugar de sobre la candidata española socialista al Parlamento Europeo ha provocado la sonrisa de Sáenz de Santamaría.

Tampoco tiene inconveniente a que el responsable de Organización de su partido, Carlos Floriano negocie con sus interlocutores socialistas dicho debate. Pero, más que debatir con Valenciano, le preocupa explicar a los ciudadanos la importancia de estas elecciones, la facultad de decisión "colegislativa" que ahora tiene el Parlamento Europeo o la importante incidencia que tiene sobre la vida diaria de todos las decisiones que se toman en Bruselas.

El PSOE ha respondido enseguida a Cañete y le ha exigido que dé la cara en los debates y que no aproveche los consejos de ministros para dar mítines. El secretario de Organización del PSOE y coordinador de la campaña para las europeas, Oscar López, ha recordado que los socialistas llevan dos meses hablando de Europa, haciendo propuestas y reuniéndose con todos los sectores afectados por las decisiones que se toman en Bruselas, mientras que el PP no ha dicho ni una palabra sobre Europa. Es más, según el dirigente socialista, hasta ahora el PP había tratado de ocultar y adormecer la campaña porque tiene miedo a que la gente participe masivamente y vote el 25 de mayo.

El ministro Arias Cañete ha presentado hoy sobre las 10 de la mañana una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que pone su cargo a su disposición y le agradece la confianza depositada en su persona. Su despedida, ya como ministro, ha sido la aprobación por parte del Gobierno del proyecto de reforma de la Ley de Pesca Marítima del Estado (para adaptar a España a los cambios realizados en la política pesquera común el pasado diciembre), el Plan Hidrológico del Tajo, y el carnet unificado para la caza y la pesca; anuncio éste último que ha aprovechado para recordar, sin aludir nombre alguno, a la dimisión del ex ministro de Justicia socialista Mariano Fernández Bermejo después de que en el año 2009 se fuera de caza con un carnet no vigente en la autonomía donde estaba el coto.

Arias Cañete llevaba su río Tajo bajo el brazo y nadie le ha preguntado por él, sino por su candidatura. Y ha respondido. "Mi objetivo es ganar las elecciones y conseguir votos para el PP", ha asegurado desde la mesa donde se informan de los acuerdos del Gobierno.

El Consejo de Ministros aprueba la nueva norma de calidad del yogur. El Real Decreto incluye la supresión del límite de venta en 28 días desde su fabricación para que la industria alimentaria fije la caducidad. El consejo de ministros ha aprobado este viernes la nueva norma de calidad para la elaboración y comercialización del yogur, a propuesta del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete.

El ministro, que aseguró que se comía yogures caducados se despide legalizándolos: a partir de ahora la fecha de caducidad la fijará cada industria alimentaria y no tendrá de plazo los 28 días establecidos ahora desde la fabricación del producto y que ya fue derogada, de hecho, en marzo de 2013 a través de otro Real Decreto. La nueva norma regula la composición y etiquetados de los yogures, así como su comercialización a lo largo de la cadena alimentaria. El etiquetado de fechas del yogur se regirá por la normativa horizontal europea sobre higiene de los alimentos, según la reforma. Así, serán las industrias alimentarias las que determinen el tipo de fecha apropiada a cada producto, así como su límite temporal.

También elimina "restricciones" a la industria española que podrían situarla en posición de desventaja. Por ello, se permitirá la utilización para la fabricación del yogur cremoso de un ingrediente lácteo, como la nata. La nueva norma  contempla seis tipos de denominaciones de yogures: "natural", natural azucarado", "edulcorado", "con fruta, zumos y otros alimentos", "aromatizado" y "pasterizado después de la fermentación". Además, regula as materias primas que se incluyen en las diferentes variedades como aromas, frutas, hortalizas, compotas, zumos, miel, frutos secos y otros alimentos. Y establece los detalles de composición que deben reflejarse en el etiquetado.