Publicado: 21.07.2015 10:23 |Actualizado: 21.07.2015 15:28

El ministro del Interior carga contra Guardiola y dice que jugó en la selección por dinero

Fernández Díaz tilda de "lamentable" la decisión del exjugador y exentrenador del Barça de ir en el último puesto de la lista que han pactado CDC y ERC porque "no se puede estar en misa y repicando".

Publicidad
Media: 1.75
Votos: 12
Comentarios:
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.- Pedro Puente Hoyos (EFE)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.- Pedro Puente Hoyos (EFE)

Madrid.- El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha cargado este martes contra el exjugador y exentrenador del Barcelona FC Pep Guardiola por sumarse, en el último puesto, a la candidatura independentista en las elecciones catalanas, y le ha acusado de haber jugado y "triunfado" en la selección española de fútbol sólo por dinero.

Según Fernández Díaz, cualquiera puede dedicarse a la política, pero el caso de Guardiola, hoy entrenador del Bayern de Munich, le parece "bastante triste y lamentable" porque "no se puede estar en misa y repicando", es decir, entrar en política y al mismo tiempo mantenerse como entrenador del equipo alemán.



"El único dios, el dinero"

"Vemos que se quitan la careta y gente que ha jugado y ha triunfado con la selección española de fútbol vemos que iba seguramente no por interés patriótico, sino por interés crematístico, porque hay personas que el dios que tienen es el del dinero", ha espetado el ministro en una entrevista en la Cadena Cope recogida por Europa Press.

"Gente que ha jugado y ha triunfado con la selección vemos que iba seguramente no por interés patriótico, sino por interés crematístico"

Guardiola irá en el último puesto de la lista que han pactado CDC y ERC para las elecciones del 27 de septiembre, pero ha dejado claro que quieren mantenerse en su puesto de trabajo y no tiene intención de ser diputado en el Parlament.

Así, Fernández Díaz ha distinguido este caso del de cualquier otra persona, exentrenador o no, que quiera dedicarse a la política, "una noble actividad" por vocación de servicio público y voluntad de servir al bien común.