Público
Público

Miquel Roca, tras haber recibido el encargo del rey, confirma que ya ha hablado con la infanta

El 'padre' de la Constitución, de 73 años, asumirá la defensa de Cristina si no prospera el recurso de la Fiscalía contra la decisión del juez Castro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El abogado catalán Miquel Roca Junyent, uno de los padres de la Constitución, ha recibido el encargo personal del rey de defender a la infanta Cristina en el caso de que no prospere el recurso de la fiscalía contra su imputación en el caso Nóos. Roca contará para la defensa de la infanta con el penalista Jesús María Silva, cuyo despacho colabora en causas penales con el de Roca.

El propio Roca ha confirmado a los periodistas que asume la defensa de Cristina de Borbón y ha afirmado que lo hace 'responsabilizado', como con los demás casos que lleva. En declaraciones a los periodistas a las puertas de su despacho profesional en Barcelona, Roca ha asegurado que 'lógicamente' ya ha hablado con la infanta y que asumirá la 'responsabilidad' de defender a la infanta junto con Silva, uno de los expertos penalistas más reconocidos en España.

En su breve contacto con los periodistas, Roca ha evitado dar detalles sobre el caso y se ha limitado a señalar que se encuentra 'responsabilizado, como cada mañana, con esta defensa o con otra'. Roca ha asegurado, además, que 'en este momento' no contempla reunirse con Mario Pascual Vives, el abogado del duque de Palma, Iñaki Urdangarin, lo que ha justificado porque su agenda 'es complicada'.

Ante la insistencia de los periodistas en conocer detalles sobre el caso, Roca ha advertido de que en su bufete no hablan nunca en público de temas profesionales y ha pedido que se respete el estilo que ha mantenido a lo largo de su dilatada trayectoria: 'no voy a hablar del tema'. Por este motivo no ha respondido a la pregunta de si ha asumido el caso a petición del rey Juan Carlos.

 

Miquel Roca, que a finales de mes cumplirá 73 años, fue uno de los fundadores de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC), diputado entre 1977 y 1995, y uno de los siete redactores de la Constitución de 1978. Tras abandonar la política, fundó un despacho de abogados en el que, según su página web, trabajan 240 profesionales y que cuenta con oficinas en Barcelona, Madrid, Lleida, Girona, Palma de Mallorca y, fuera de España, en Shanghai.