Publicado: 26.05.2015 16:47 |Actualizado: 26.05.2015 18:05

Casi la mitad de los senadores planta a Rajoy tras el fracaso del 24-M

El grupo popular recibe al presidente del Gobierno con aplausos menos intensos de lo normal, mientras la secretaria de Estado de Comunicación hace “corrillo” por primera vez en el Senado con los periodistas para trasladar una imagen de normalidad tras el varapalo electoral.

Publicidad
Media: 3.13
Votos: 8
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Senado, junto al ministro de Exteriores, José Manuel Garcia-Margallo. REUTERS/Sergio Perez

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Senado, junto al ministro de Exteriores, José Manuel Garcia-Margallo. REUTERS/Sergio Perez

MADRID.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha tenido una entrada triunfal esta tarde de martes en el Senado cuando ha pisado el hemiciclo de la Cámara alta para someterse a la sesión de control mensual. Casi la mitad de los senadores de la bancada popular no ocupaban sus escaños cuando lo habitual es que esta bancada, que tiene mayoría absoluta, esté llena a rebosar la recibir a Rajoy.

Los numerosos escaños vacíos haN provocado que los tradicionales aplausos con los que los senadores populares reciben las escasas presencias de Rajoy en la Cámara alta hayan sonado con menor amplitud que en anteriores ocasiones.

Alrededor de 75 escaños estaban sin ocupar cuando Rajoy ha hecho acto de presencia en el hemiciclo. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que es diputado, ha ocupado uno de los escaños vacíos.



Momentos antes, su colega Carmen Martínez de Castro, secretaria de Estado de Comunicación, ha mantenido un largo y prolijo “corrillo” con los periodistas en los pasillos de la cámara tras la llegada del presidente del Gobierno a la zona de Gobierno.

Es la primera vez que este alto cargo del Gobierno, estrechamente vinculada al presidente Rajoy, hace una cosa similar en un evidente cambio en la estrategia de comunicación destinado a acentuar la “cercanía” que reclamó ayer el propio Rajoy en su breve comparecencia ante los periodistas en la seda nacional del PP.

El ambiente en la bancada popular ha sido en todo momento bastante frío, en una más que evidente consecuencia de los resultados electorales

El ambiente en la bancada popular ha sido en todo momento bastante frío, en una más que evidente consecuencia de los resultados electorales producidos el pasado domingo que han supuesto un fuerte varapalo para el PP, tanto en el ámbito municipal como en el autonómico.

Pese a ser la primera fuerza en votos, el PP ha perdido la práctica totalidad de las mayorías con las que ha gobernado en los últimos cuatro años abriendo la puerta a mayorías de izquierdas en múltiples instituciones, locales y autonómicas. Esta situación ha abierto de inmediato numerosos interrogantes en el seno de la formación conservadora, especialmente entre sus barones.

Un gesto del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado, la primera tras las elecciones del 24-M. REUTERS/Sergio Perez

Un gesto del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado, la primera tras las elecciones del 24-M. REUTERS/Sergio Perez

Sin embargo, el presidente del Gobierno y del PP ha mantenido esta tarde de martes en el Senado la misma tesis expuesta ayer ante la cúpula del partido conservador: “El PP ha sido la primera fuerza en votos, por encima del PSOE”, por lo que hay que seguir haciendo la misma política. Lo ha dicho en su respuesta a la portavoz socialista, María Chivite, que le ha reprochado su visión “irreal” que hace sobre la situación económica española y el aumento de las desigualdades.

Rajoy ha relatado, una vez más, su acostumbrada letanía de datos que ponen de manifiesto la evolución positiva de la economía española. Y se ha permitido recurrir a la ironía que roza la ofensa como mecanismo de defensa. Le ha recordado a Chivite, senadora por Navarra, que el partido socialista “ha sido la quinta fuerza política en votos en su comunidad” , por lo que no le consideraba con autoridad para criticar los resultados obtenidos por el PP.
Más allá de estas afirmaciones el presidente Rajoy no ha hecho más alusiones a la situación política generada tras los resultados electorales del pasado domingo que han plasmado un panorama radicalmente distinto al existente en los últimos cuatro años en los ayuntamientos y en las trece comunidades en las que se han celebrado comicios.

El apoyo de los miembros del Gobierno a su presidente tampoco ha sido merecedor de reseña. Con Rajoy han estado presentes los ministro García-Margallo, Montoro, Fernández-Díaz ,Wert y Soria. Todos ellos debían responder preguntas en la sesión de control al gobierno. A medida que avanzaban las preguntas al presidente del Gobierno han acudido algunos senadores populares a ocupar sus escaños. De cualquier forma, cuando el presidente del Gobierno ha abandonado el hemiciclo todavía había unos 40 escaños de su bancada vacíos.

En los pasillos, la secretaria de Estado de Comunicación he repetido el “corrillo” con los periodistas tras acabar las intervenciones de Rajoy. El mensaje era el mismo: normalidad. Al mismo tiempo ha reconocido que el presidente Rajoy y su homólogo en castilla y León, Juan Vicente herrera, han hablado esta mañana después de que éste hubiese manifestado en una emisora de radio la recomendación dirigida a Rajoy de que “se mire en el espejo” antes de proponerse como el mejor candidato del PP a la presidencia del Gobierno. Pero no ha trasladado el contenido de la conversación, que ha calificado de “normal”.