Público
Público

Moción de censura a Mariano Rajoy La moción de Unidos Podemos pone a un PP abrasado por la corrupción contra las cuerdas, mientras el PSOE se lava las manos

Pablo Iglesias pone sobre la mesa todo su capital político para reivindicarse como alternativa al Gobierno del PP. El PSOE se abstendrá, mientras que Ciudadanos secundará al Partido Popular votando en contra. El Gobierno no ha aclarado quién intervendrá en su nombre, pero se espera que Mariano Rajoy suba a la tribuna en alguna ocasión, a lo largo de un pleno que se prevé casi interminable, y que arranca a las 9 de la mañana de este martes. 

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 15
Comentarios:

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, interviene, en la Puerta del Sol de Madrid, en la concentración convocada en favor de las mociones de censura.EFE/Emilio Naranjo

El Gobierno del PP, abrasado por la corrupción y por diversos escándalos -el último, el varapalo del Tribunal Constitucional a su amnistía fiscal irregular- afronta este martes el debate de la moción de censura de Unidos Podemos, en un momento en que ni la creciente tensión en Catalunya ni las encuestas le dan un minuto de tregua.

Mariano Rajoy aterrizó en Moncloa hace más de cinco años, y muy probablemente nunca entró en sus cálculos tener que batallar contra una iniciativa que tampoco tuvieron que enfrentar sus predecesores inmediatos (José Luis Rodríguez Zapatero y José María Aznar).

Treinta años después de la última moción de censura, Unidos Podemos luce músculo en la cámara para activar el Artículo 113 de la Constitución, que requiere el respaldo de al menos una décima parte de los diputados de la cámara, algo que hasta el 20 de diciembre de 2015 sólo estaba al alcance de PP y PSOE. Y lo hace sabiendo que la iniciativa nace condenada a muerte, al menos a nivel parlamentario, aunque la lectura política puede ser muy distinta: podría servir para que este grupo se reivindique como la única alternativa creíble al Gobierno de Rajoy, además de forzar a todos los partidos con representación parlamentaria a retratarse con sus votos.

En una jornada maratoniana que comienza a las 9.00 horas [Aquí, todas las preguntas y respuestas sobre la moción], y que podría prolongarse hasta el martes, Pablo Iglesias, candidato a reemplazar a Rajoy, defenderá durante cerca de dos horas un programa de Gobierno con el que intentará desmontar la idea de que no hay alternativa a las políticas del PP, mientras que Irene Montero, portavoz de su grupo parlamentario, se hará cargo de la parte más crítica con la gestión del PP, así como de recopilar los casos de corrupción que desangran al partido conservador.

La confusión y las incógnitas sobre cómo se desarrollará el debate parlamentario han marcado las últimas jornadas, en las que los principales partidos han limado sus estrategias y discursos para moverse en un escenario prácticamente desconocido. Estas son algunas de sus posiciones y estrategias de cara a un debate histórico:

Iglesias quema todas las balas para ser alternativa

El grupo parlamentario Confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha puesto todo su capital político en esta iniciativa, y Pablo Iglesias sabe lo mucho que se juega: tiene opciones de sobresalir y reivindicarse como líder creíble de la oposición, aunque también puede sufrir un serio desgaste y acabar malherido políticamente.

Consciente de que el PP quiere achacarles  la organización de un "espectáculo mediático", la dirección del grupo Unidos Podemos ha pedido a sus diputados que cuiden al máximo las formas 

Iglesias y Montero han pasado las últimas horas preparando sus intervenciones en solitario, después de días encerrados con sus respectivos equipos. Como candidato, el primero defenderá su programa de Gobierno -más amplio que su propuesta electoral-; los logros del Gobierno portugués y de los Ayuntamientos del Cambio como alternativas a las políticas del PP, y la posibilidad de construir un Ejecutivo distinto al de Rajoy. La plurinacionalidad será otra de las claves de su discurso, que tendrá un fuerte componente social, y que en definitiva aspira a construirle imagen de presidenciable. Iglesias llevará su discurso impreso, pero intentará despegarse de los papeles lo máximo posible, y previsiblemente dedicará cerca de dos horas a esta primera intervención, sin límite de tiempo.

Por su parte, la portavoz parlamentaria será la primera en tomar la palabra, a las 9.00 horas: se centrará en desmontar las políticas del Gobierno, así como en repasar los casos de corrupción que minan su credibilidad. Es la primera mujer en desempeñar este rol en nuestro país, y se espera que su intervención dure algo más de una hora y media. Montero contempla que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, podría darle réplica, mientras que Iglesias sabe que todos los ministros pueden intervenir cuando lo deseen.

Además de Iglesias y Montero, se prevé que tomen la palabra en turnos de 10 minutos cada uno (30 para todo el grupo) los portavoces de IU, Alberto Garzón, En Comú Podem, Xavier Domènech, y En Marea, Antón-Gómez Reino.

Pablo Iglesias junto a Irene Montero en el Congreso de los Diputados. | EP

Por otra parte, y conscientes de que la estrategia del PP pasa por atribuirles la organización de un "espectáculo mediático", en una reunión del grupo parlamentario celebrada este lunes, todos los diputados de Unidos Podemos han recibido la consigna de cuidar al máximo las formas, para que el PP no pueda utilizar ninguna anécdota para acusarles de "montar el número".

Desde la formación morada temen que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, favorezca al Gobierno con el reparto de los tiempos, como ocurrió en el debate de la moción de censura a Cristina Cifuentes en la Asamblea de Madrid, el jueves. Entonces, PSOE, Podemos y Ciudadanos acusaron a la presidenta de la cámara, Paloma Adrados -del PP-, de forzar el Reglamento en favor de su partido. Esperan que el PP sea duro y crítico, pero no el nivel de descalificaciones que recibieron en el debate sobre la moción contra Cifuentes.

Desde la tribuna de invitados, el alcalde de Cádiz, José María González (Kichi) ,
el de Santiago de Compostela (Martiño Noriega), A Coruña (Xulio Ferreiro) y Ferrol (Jorge Suárez), así como el cofundador del partido, Juan Carlos Monedero, arroparán al líder de la formación morada y visibilizarán su respaldo a esta iniciativa. También habrá varias sedes de Podemos habilitadas para seguir la moción en ciudades como MadridBarcelona, Zaragoza, Palma o Valladolid.

Contando con 82 votos -como máximo- a favor (Unidos Podemos, Compromís, ERC y EH-Bildu), y teniendo en cuenta la previsible abstención de casi un centenar de diputados (PSOE, PDeCAT, PNV y Nueva Canarias), la iniciativa no tiene opciones de prosperar, pero el debate puede servir para lograr los objetivos de Iglesias.

El secretario general de Podemos espera que la moción tenga un desenlace similar a la que Felipe González presentó en 1980 contra Adolfo Suárez, que no prosperó en la cámara, pero sí contribuyó a su victoria en las siguientes elecciones, dos años después. No contempla que acabe como la iniciativa de Antonio Hernández Mancha, presentada siete años después contra el propio González, que dinamitó la carrera política del primero. La apuesta es arriesgada, pero Podemos insiste en que era su obligación llegar a este punto: han venido a la política para cambiar las cosas, no para permanecer impasibles.

El Gobierno, "tranquilo", pidió la retirada de la moción

En las últimas semanas, en el PP se han esforzado especialmente por mostrar una aparente calma. Desde sus filas aseguran no estar en absoluto preocupados por lo que han tildado de "moción de impostura" por los "pocos apoyos" que ha recabado Iglesias, aunque tampoco han faltado voces de Génova pidiendo la retirada de la iniciativa.

El PP no ha aclarado quién correrá con la réplica del Gobierno, y ni siquiera está claro si Rajo intervendrá en el debate en algún momento, aunque es previsible que lo haga

Horas antes del debate, el PP no ha aclarado quién correrá con la réplica del Gobierno, y ni siquiera está claro si Rajoy intervendrá en el pleno en algún momento -aunque sí es previsible que lo haga-. Es sabido que el presidente ha pedido a sus ministros, que podrán intervenir cuantas veces quieran, que estén listos para responder al relato, las alusiones a la corrupción -serán numerosas- y las críticas de Iglesias, pero no está claro si el PP optará por una estrategia de perfil bajo y ninguneo a la moción de Unidos Podemos, aferrándose al argumento "vienen a montar un circo", o si pelearán para desmontar las intervenciones del candidato de Unidos Podemos.

Ni siquiera se sabe si el peso del debate recaerá sobre la vicepresidenta del Gobierno o si, siguiendo la estrategia de mantener un perfil más bajo, se encomendará esta misión al portavoz parlamentario, Rafael Hernando. Todo está abierto: el Ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmaba este lunes que tomaría la decisión de intervenir o no en función de las alusiones de Podemos.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversa con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saézn de Santamaría, durante la última jornada de debate y votación en el Congreso de los Presupuestos Generales del Estado de 2017. EFE/Chema Moya

Teniendo en cuenta lo vivido en los últimos días, los dardos del PP también irán dirigidos a la bancada socialista, que consideran entregada a una "lucha de egos" entre Sánchez e Iglesias. En opinión de los conservadores, ambos se disputan los apoyos de los votantes de "extrema izquierda". A su vez, el Gobierno aprovechará para venderse como garantía de estabilidad, volverá a recurrir a Venezuela para desprestigiar a Podemos - la "izquierda radical, extremista y bolivariana"-, y pondrá en duda la credibilidad de su programa económico y su falta de experiencia de gobierno a nivel estatal.

Teóricamente, superado el trámite de aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, el Ejecutivo debería llegar fuerte a este este debate. No obstante, el incremento de la preocupación ciudadana por la corrupción que recoge el último barómetro del CIS, y los últimos escándalos que afectan a miembros del Gobierno, dirigentes y exdirigentes de otras administraciones en manos del partido, han calcinado por completo al PP, algo que también se refleja en las encuestas.

Los fuegos van desde la Fiscalía Anticorrupción, tras la dimisión de su extitular, Manuel Moix, por poseer el 25% de una sociedad en Panamá, hasta el rapapolvo del Tribunal Constitucional al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro por su amnistía fiscal inconstitucional, pasando por la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, o las imputaciones de Pedro Antonio Sánchez, expresidente de Murcia forzado a dimitir, que sigue siendo diputado autonómico y líder del partido en esa región.

Por no hablar de las dificultades de la sucesora de González en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para justificar su actuación en la adjudicación de dos contratos de la Asamblea al empresario y donante del PP, Arturo Fernández, y de la comparecencia del propio Rajoy en calidad de testigo ante la Audiencia Nacional, el 26 de julio, para dar cuentas sobre la financiación ilegal de su partido.

Con la reprobación del Congreso al ministro de Justicia, Rafael Catalá, y la ausencia de resultados visibles de la llamada "Operación Diálogo" de la vicepresidenta del Gobierno en Catalunya, el PP tiene casi más frentes abiertos de los que puede defender, y esto es exactamente lo que Unidos Podemos intentará plasmar este martes.

Cierre de filas en el PSOE en torno a la abstención

El PSOE, por su parte, quiso restar dramatismo a su posicionamiento, y este lunes cerró filas para optar por la “abstención” en la votación de la moción de censura, una posición con la que quieren significar que no apoyan en modo alguno al Gobierno de Rajoy, pero que la alternativa de Podemos “no es la alternativa”. Finalmente, Pedro Sánchez seguirá el debate desde la sede de la formación, en la madrileña calle Ferraz.

Pedro Sánchez, acompañado por el diputado José Luis Ábalos | J.P. GANDUL

Según explicaron fuentes socialistas, la abstención del PSOE significa un doble “no”, tanto al Partido Popular, como a las formas y al fondo de la actuación de Podemos. El nuevo portavoz del PSOE, José Luis Ábalos, explicó al grupo Socialista que hay suficientes argumentos para censurar a Rajoy, y citó la corrupción, el manoseo de la Justicia, la desigualdad o el recorte de libertades y derechos. Pero, a continuación, añadió que lo que representa Podemos no es la alternativa de los socialistas, y acusó a la formación de Iglesias de no haber tenido el más mínimo interés en buscar un acuerdo, “y la mejor prueba de ello es que desde que soy portavoz no he recibido ni una sola llamada de Podemos”.

Ábalos dijo que es una “moción inviable” y que Podemos lo sabe, por lo que insinuó que lo ha pretendido es colocar al PSOE en una posición incómoda que no se corresponde con la realidad ni con lo ocurrido en la investidura de Sánchez, ya que recordó que un supuesto voto afirmativo de los socialistas tampoco supondría que saliera adelante la moción.

Tras la intervención de Ábalos, tomaron la palabra los parlamentarios Cipriá Ciscar y Dolores Galavar, que si bien no pusieron en cuestión la decisión de abstenerse, sí criticaron que se hubieran enterado antes por los medios de comunicación, y pidieron que se aclarara bien a la ciudadanía la posición de los socialistas en este caso.

La dirección del PSOE espera que en la votación se respete la disciplina de voto y que no haya ausencias injustificadas. Con su 39 Congreso Federal a la vista, y con el balón de oxígeno de las encuestas a su favor, el Partido Socialista ya tiene el foco puesto en el próximo periodo de sesiones, en septiembre, cuando espera estar rearmado y listo para disputar el liderazgo político de la oposición, aunque su secretario general ya no tenga acta de diputado.

Ciudadanos, el socio de Gobierno que se beneficia del desgaste del PP

Ciudadanos votará en contra de la moción, y será su líder, Albert Rivera, quien dé réplica en nombre de su grupo a la exposición de Iglesias. A pesar de los incumplimientos y el ninguneo por parte del Gobierno, el socio del PP mantiene el pacto de investidura con Rajoy... ¿Su excusa? Han conseguido arrancar medidas al PP que, según sus propios razonamientos, son buenas para los españoles. Los PGE han salido adelante con sus 32 votos naranjas, aunque para ello tuvieron que tragarse el sapo del pacto con los nacionalistas del PNV, CC,y NC.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tras una de sus reuniones del pacto de investidura. Archivo EFE

Cs reconoce que el mayor obstáculo en sus relaciones con el PP está en la corrupción que salpica al partido que gobierna. Y es que los conservadores, tras haberse comido las "lentejas" -en palabras de su coordinador general, Fernando Martínez Maíllo- de las exigencias de los de Rivera, guardan siempre un as bajo la manga para trampearlas. Prueba de ello es la Comisión de investigación de la caja B en el Congreso de los Diputados, que ha supuesto un nuevo bache en su amistosa relación.

Pese a las triquiñuelas del PP, a la corrupción y a sus escándalos, que denunciaron con especial dureza en la comparecencia de Cifuentes en la Asamblea para hablar de los dos informes de la UCO que piden su imputación, a principios de mes los naranjas no están dispuestos a apoyar la moción de censura. Lo repitieron en campaña, así como durante el intento de Sánchez por hacerse con la Moncloa: ambas formaciones pueden ir de la mano en temas anticorrupción, pero nunca podrán pactar un programa de Gobierno alternativo porque en política económica, europea y "constitucionalista" -sobre todo en lo referente a Catalunya- jamás se entenderán, afirman.

Lo cierto es que a Ciudadanos no le conviene una moción de censura a día de hoy. No sólo porque sea socio de Gobierno, sino porque parte de su estrategia teóricamente consiste en desgastar al Ejecutivo de Rajoy todo lo posible para que caiga por su propio peso, asfixiado por los incendios que tiene que apagar al menos una vez al mes, de media. De momento,las encuestas están de su parte: el PP baja -en general- en un porcentaje directamente proporcional a las subidas que reflejan los naranjas.