Público
Público

Tras la moción de censura Los exministros parados de Rajoy

Escolano, Dastis y De la Serna se quedan sin escaño porque no eran diputados pero podrán cobrar una pensión, del 80% de su sueldo actual, casi 5.000 euros al mes, durante un tiempo máximo de dos años.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Escaño vacío del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el debate de la moción de censura en el Congreso. - EFE

Mariano Rajoy tendrá que elegir entre ser diputado y cobrar como tal o entregar su acta y cobrar sueldo de expresidente del Gobierno,  que está entre los 80.000-100.000 Euros al año. La decisión suponemos que no será fácil pero para algunos de sus ministros será peor.

Los ministros que no son diputados no podrán elegir entre la indemnización de exministro o el acta. Se tendrán que conformar con el 80% de su sueldo actual por dos años, siempre y cuando no tengan ningún otro salario.

Además las incompatibilidades propias del cargo les van a impedir trabajar, en ese periodo, en las empresas que puedan tener algo que ver con el negociado de su Ministerio. 

Así que Escolano, el breve, que sólo ostentó durante 85 días la cartera de Economía, Industria y Competitividad que le dejó Guindos, no podrá retomar su brillante carrera en el sector bancario hasta 2020.  Román Escolano dejó su puesto en el Banco Europeo de Inversiones (BEI), donde era vicepresidente, con un sueldo de más de 277.000 euros al año, por uno de ministro de 73.650 euros anuales.

Según la ley 74/1980, los exministros podrán cobrar cada mes una pensión indemnizatoria del 80% del salario, durante el mismo tiempo que hayan ocupado el cargo y por un máximo de dos años. Según esto, Escolano podrá cobrar unos 4.900 euros al mes, durante tres meses, y esa pensión no será compatible con ningún otro sueldo ni percepción económica, algo que hasta 2012 sí era posible y que la crisis cambió, a través del decreto ley 20/2012.  Así que si tiene otra pensión (por ejemplo del Banco Europeo de Invesiónes) no podrá percibirla.

Íñigo de la Serna, el exministro de Fomento, que tampoco tiene acta de diputado, sí podrá cobrar, durante dos años, los casi 5.000 euros al mes de indemnización si no trabaja en otra cosa. De la Serna, que aterrizó en Fomento desde la alcaldía de Santander, es ingeniero de caminos y abandonó el Congreso, tras la moción de censura, declarando que "ahora empezará una nueva etapa", aunque en los mentideros populares ya se baraja su nombre como candidato a presidente de Cantabria en las autonómicas del año que viene. 

Alfonso Dastis, el exministro de Exteriores, diplomático de profesión, se sentó, en noviembre de 2016, en el Consejo de Ministros, tras abandonar la Embajada ante la UE, y es probable que vuelva a su carrera diplomática. No obstante, está en su mano cobrar la pensión indemnizatorio de casi 5.000 Euros, durante un año y medio.

Además del caso de estos tres exministros en paro parlamentario, hay otros altos cargos, dependientes directamente del Gobierno, que es probable que se hayan puesto a preparar sus finiquitos. Jorge Moragas, José Ignacio Wert y Pedro Morenés, por ejemplo.

Moragas, exjefe de Gabinete de Rajoy, ve peligrar su puesto de embajador de España ante la ONU, con vivienda pagada en Nueva York;  Wert, el de embajador ante la OCDE, con palacete como residencia en París; y Morenés, la Embajada de España en Estados Unidos. Todas estas posibles despedidas  implicarían que dejarían de cobrar los más de 100.000 euros al año que cobraban por estos cargos.