Público
Público

Moción de censura El PSOE apoya la moción de Sánchez, pero le advierte que sin pactar con los independentistas

Iceta recibe la gran ovación del Comité Federal, tras criticar la “bajeza moral” del PP al acusarles de querer un acuerdo con los secesionistas tras haber apoya el 155

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (4d), la presidenta, Cristina Narbona (3d), y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos (5i), entre otros, en la reunión del Comité Federal del PSOE. EFE/Chema Moya

El Comité Federal del PSOE dio su apoyo al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su iniciativa de presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy, aunque varios dirigentes territoriales quisieron dejar muy claro que se debe ganar “sin pactos ni concesiones” a los independentistas.

Tras la intervención de Sánchez, que fue plana y no aportó grandes novedades a lo ya conocido, tomó la palabra en primer lugar la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, para decir dentro de la reunión lo que lleva días diciendo en público. Es decir, mostró su confianza en la decisión de Sánchez, pero indicó que su llegada a la Presidencia del Gobierno debe conseguirse “sin dar ninguna concesión a los independentistas”.

De la misma opinión fue el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, quien resaltó que no puede haber ningún tipo de pacto, ni público ni encubierto, con los independentistas a cambio de que apoyen la moción de censura. Y añadió: “Eso es lo que ha dicho Pedro, y yo creo lo que dice mi secretario general”.

En parecidos términos se expresó el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page; el secetario general del PSM, José Manuel Franco; mientras que la presidenta balear Francina Armengol, incidió más en la necesidad de echar a Marino Rajoy del Gobierno. El presidente de Aragón, Javier Lambán, decidió no intervenir; mientras que los presidentes de Asturias y Extremadura no acudieron a la reunión.

La línea discursiva fue continuista en el resto de las 22 intervenciones que se escucharon en el Comité Federal, que apenas duró tres horas, aunque fue Miquel Iceta quien concitó una mayor ovación tras su intervención, en la que estuvo muy duro con la actitud del Gobierno.

Iceta, además de decir que la moción era una obligación “por higiene democrática”, indicó que sólo “los muy deshonestos” pueden atribuir a Sánchez querer sacar adelante la moción con un pacto encubierto con independentistas, en clara referencia al PP. El primer secretario del PSC recordó el apoyo de los socialistas al artículo 155, y añadió: “Hacia tiempo que no veía tanta bajeza moral, tanto robo sí, pero bajeza moral, no”. El aplauso se escuchó hasta el hall de Ferraz.

Nadie se atrevió a vaticinar si la moción de censura saldrá adelante

Lo que nadie se atrevió a vaticinar es si la moción de censura saldrá adelante, aunque sí hay cierto consenso en que de no hacerlo no tiene por qué suponer un coste ni para Sánchez ni para el PSOE. “Esto era algo que los teníamos que hacer. No nos habían perdonado habernos quedado quietos”, dijo un secretario general afín a Sánchez.

No obstante, pese a todas las advertencias, amenazas, condiciones y reparos que están poniendo unos y otros partidos, nadie tira la toalla en Ferraz, y el comentario más escuchado fue: “Está difícil, pero todavía hay posibilidades”. Alguno, incluso, se acordó de una vieja frase de Alfredo Pérez Rubalcaba. “Faltan todavía 48 horas para la moción de censura, y en política 48 horas es todo un mundo”.

Sánchez en la réplica final dio las gracias por el apoyo recibido, se aprobó por aclamación la decisión de la moción de censura, y dijo un menaje que causó cierta intriga. “Los grupos se están mirando de reojo entre ellos, todavía hay mucho tacticismo. Se tendrán que asentar posiciones”.