Público
Público

Moción de censura Rajoy, a Iglesias: "Un Gobierno presidido por usted sería letal"

El presidente del Gobierno arremete contra el candidato de la moción de censura tildándole de populista que pondría en peligro "el bienestar y el modelo de convivencia de los españoles".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención hoy en el pleno del Congreso en el debate de la moción de censura de Podemos contra él. EFE/Javier Lizón

"No le veo merecedero de ese honor ni a España, de ese castigo". Así ha respondido Mariano Rajoy a la intervención de Pablo Iglesias como candidato a la Presidencia del Gobierno en caso de que llegara a prosperar la moción de censura de Unidos Podemos. "Un Gobierno presidido por usted sería letal", le ha espetado el actual jefe del Ejecutivo al líder de la formación morada.

Como ya hizo en su réplica a Irene Montero, Rajoy usó un tono duro contra Iglesias, a quien no dejó de insultar en los 45 minutos que duró su intervención e incluso llegó a compararle con Marine Le Pen. Le acusó de ser un populista que, de llegar a la Moncloa, pondría en peligro "el bienestar y el modelo de convivencia de los españoles". 

"Ha perdido en seis meses más de un millón de votos. Cabe preguntarse cómo siendo usted tan brillante, la gente desdeña sus méritos y muestre preferencia por los demás"

Si en su intervención anterior evitó responder a las críticas de la portavoz de Unidos Podemos sobre la crisis de Catalunya, en esta ocasión el referéndum independentista centró su discurso. Aunque su texto estaba plagado de dardos hacia Iglesias y su "forma de entender la política". 

"Política-espectáculo", "poses", "puestas en escena", "tertulia", "televisión" o "publicidad" fueron algunos de los adjetivos que Rajoy utilizó para definir la misma. "Un Parlamento es más que una tertulia de televisión, uno de sus Círculos o una Asamblea de la facultad. Sus ardides publicitarios le ayudaron a ocupar el escaño,pero aquí se acaba su recorrido. Su devoción de la política como mero espectáculo le incapacita como gobernante a los ojos de los españoles", espetó tras reivindicarse de nuevo como ganador de las elecciones. 

"Ha perdido en seis meses (entre las elecciones del 20-D y las del 26-J) más de un millón de votos. Cabe preguntarse cómo siendo usted tan brillante y tan sensible, la gente desdeñe sus méritos y muestre preferencia por los demás", ironizó el jefe del Ejecutivo tirando otra vez de sarcasmo.

Rajoy criticó que Iglesias haya presentado en el debate de la moción de censura en el Congreso un "sucedáneo de programa" y le pidió claridad sobre su postura respecto al referéndum de independencia que prepara el Govern de Carles Puigdemont. "Yo, como presidente no puedo autorizar nada que suponga quebrar la democracias ni sus leyes, que son la voluntad del pueblo español. Espero de usted la misma claridad con la que yo me acabo de pronunciar", zanjó tras acusarle de opinar al respecto con "brochazos"  de titulares televisivos que él, dijo, hace "tan mal". 

(Sobre Catalunya): "Aquí no caben ambigüedades, ni medias tintas, ni cálculos políticos, que ha hecho usted muchos"

"Le hemos oído hablar del derecho a decidir, del encaje de nacionalidades en España, del Estado plurinacional sin imposición... pero ¿cree usted en la soberanía nacional? ¿todos los españoles tienen derecho a decidir o sólo deciden unos cuantos y el resto acepta? Aquí no caben ambigüedades, ni medias tintas, ni cálculos políticos, que ha hecho usted muchos", le criticó. Después, agregó: "Me lo tiene que explicar. Y si me convenciera sobre este asunto hasta me plantearía votarle", bromeó.  

Pero entre broma y broma, Rajoy decidió mancharse las manos y atacar a quien pretende moverle la silla para sustituirle. Así, le acusó de tener "una enfermiza obsesión por dividir a los ciudadanos en buenos y malos" y de presentar la moción sólo "para que el grupo socialista manifieste de qué lado de la raya quiere estar para poder identificar al enemigo". "Usted emplea la moral como estropajo", espetó en un tono bronco poco habitual en el presidente del Gobierno. 

Iglesias le recriminó, precisamente, esa cuestión, que él leyó como síntoma de nerviosismo. Rajoy respondió en la dúplica que podría haber sido aún más duro, aunque no aclaró por qué llevaba su respuesta escrita antes de escuchar la presentación del programa del líder de Unidos Podemos.

"Su devoción de la política como mero espectáculo le incapacita como gobernante a los ojos de los españoles"

En ella estaban ya los argumentos habituales del PP: el populismo, la falta de democracia de Podemos, su 'gusto' por los escraches, Venezuela y hasta la denuncia de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) contra la formación morada. "Y luego me hablan a mí del plasma", sentenció para despertar los aplausos de su bancada. También arremetió contra la "insolencia" de Iglesias y su tono con "barniz de impertinencia televisiva", así como contra su "estilo desabrochado, palabrería y su sobreactuación indignada que gasta habitualmente".

"El discurso de la revancha, para que fuera atractivo, tendría que darse una situación insoportable. Sólo es insoportable lo que no vislumbra remedio y eso no ocurre en España", volvió a presumir de gestión económica mientras acusaba a Iglesias de querer llevar el país "a la ruina". 

"¿Cómo dicen que los derechos están amenazados en España? ¿Piensan antes de hablar? Lo que ha ocurrido es que usted ha visto en la crisis y en la corrupción la oportunidad de implementar en España el populismo de izquierdas", siguió el presidente. "Pero su experimento de populismo de izquierdas a la española se disuelve a marchar forzadas. Por eso, por manipular la realidad en su único beneficio usted tampoco puede ser presidente del Gobierno", concluyó Rajoy.