Público
Público

Referéndum del 1-O La moción de Ciudadanos evidencia la división interna en el Grupo Socialista

Soraya Rodríguez rompió la disciplina de votos intencionadamente y tres diputados andaluces, cercanos a Susana Díaz, garantizan que hicieron lo mismo por error.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

Los diputados del PSOE José Luis Ábalos, Meritxell Batet y Patxi Lopez durante el Pleno del Congreso de los Diputados, en Madrid. EFE/Chema Moya

Si, como pronosticó la portavoz socialista Margarita Roblesla moción de Ciudadanos de apoyo a la acción del Gobierno en torno a Catalunya pretendía enfrentar y dividir, consiguió su pleno objetivo, al menos en las filas del PSOE, donde la votación a dicha iniciativa evidenció la división interna que subyace en el Grupo Socialista desde la victoria de Pedro Sánchez.

La dirección parlamentaria del PSOE, tras no aceptar Ciudadanos su enmienda a la propuesta en la que el PSOE se apostaba por el diálogo como vía de solución, acordó votar que no a la iniciativa del partido de Albert Rivera, y no optar por la abstención que se había acordado en la reunión interna del grupo.

Sin embargo, a la hora de la votación, cuatro diputados socialistas rompieron la disciplina de voto y pulsaron el botón de “abstención” desde sus sillones, lo que provocó un gran revuelo en el hemiciclo. Eran los escaños que ocupaban Soraya Rodríguez, Antonio Pradas, Gregorio Cámara y José Juan Díaz Trillo. Tres diputados andaluces, todos ellos muy cercanos a Susana Díaz, y la diputada por Valladolid, que también se posicionó a favor de la presidenta andaluza en las primarias del PSOE.

Soraya Rodríguez, diputada por Valladolid, rompió la disciplina de voto del Grupo Socialista esta tarde, junto a tres diputados andaluces, que dicen, sin embargo, que lo suyo fue un error. EFE.

Rodríguez decidió votar "no" a conciencia, porque entiende que el PSOE no puede abstenerse ante una situación tan grave como la que está viviendo España

Los tres dirigentes andaluces, al terminar la votación, comentaron en el patio del Congreso de que habían votado por error, y que su intención era acatar la disciplina de voto, más allá de que la compartieran o no. Sin embargo, Soraya Rodríguez fue clara en el sentido de su voto. Aseguró que decidió votar no a conciencia, porque entendía que el PSOE no podía abstenerse ante una situación tan grave como la que está viviendo España y, además, porque indicó que en la reunión interna de Grupo nunca se habló de votar en contra de la propuesta de Ciudadanos.

La diputada indicó que en la reunión se decidió votar a favor si Ciudadanos admitía la enmienda socialista, y que se abstendrían si la rechazaba. “Eso fue lo que hablamos y lo que se acordó”, explicó la parlamentaria, que asumió que será sancionada por su actitud. De hecho, dentro del hemiciclo y tras la votación mantuvo una acalorada discusión con el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos; y el ex lehendakari Patxi López.

La confusión de los diputados andaluces ha sido explicada porque segundos antes de pulsar el botón se escuchó una voz entre las filas del grupo diciendo: “¡Abstención!”. El hecho fue confirmado por la diputada Zaida Cantero, quien también pulsó en un principio el botón de abstención, pero le dio tiempo a corregir antes de que fuera contabilizado.

No obstante, antes de la votación hubo corrillos de distintos diputados que también fueron afines a Díaz durante las primarias, en el que se plantearon el sentido de su voto, mostrándose abiertamente contrarios al “no” que defendía la dirección del grupo socialista.

Cipriá Ciscar, Antonio Hernando o José María Barreda estuvieron en ese debate, en el que finalmente se acordó votar lo que se había decidido por Robles para no romper la disciplina de voto, pero dejando claro a quienes les querían preguntar que no compartían dicha postura.