Público
Público

Molina de Segura homenajea a sus tres ciudadanos que sufrieron el campo nazi de Mauthausen

El acto recordará a José Hernández Pujante y Ángel Ortiz Pérez, asesinados en Mauthausen; así como al superviviente Antonio Hernández Marín, el deportado que el año pasado tuiteó 'en directo' su cautiverio en el campo nazi.  

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4
Comentarios:

Prisioneros españoles tirando de un vagón de tierra en Wiener Graben, la cantera de piedra de Mauthausen (1942). Equipo Nizkor

MADRID.- El Ayuntamiento de Molina de Segura (Murcia) rendirá homenaje este jueves a los tres ciudadanos de la localidad que pasaron por el campo de concentración nazi de Mauthausen: José Hernández Pujante y Ángel Ortiz Pérez, asesinados en Mauthausen; así como al superviviente Antonio Hernández Marín, que consiguió sobrevivir y dejar plasmado sobre el papel el horror que allí vivió. De hecho, su sobrino, el periodista Antonio Hernández, tuiteó el año pasado estas experiencias 'en directo' a través de la cuenta de Twitter @deportado4443

En el 71 aniversario de la liberación de Mauthausen, la alcaldesa de la localidad, Esther Clavero, inaugurará una placa conmemorativa en la que podrá leerse: “El Pueblo de Molina de Segura en recuerdo y homenaje a José Hernández Pujante y Ángel Ortiz Pérez, molinenses asesinados en Mauthausen; a Antonio Hernández Marín, superviviente, y a todas las víctimas del fascismo caídos en defensa de la democracia”. 

Este homenaje ha sido posible gracias a la propuesta, lanzada años atrás, por el grupo municipal de Izquierda Unida. Ya en la pasada legislatura toda la corporación aprobó por unanimidad esta iniciativa que será culminada por el actual gobierno municipal. Las víctimas José Hernández Pujante y Ángel Ortiz Pérez solo pudieron escapar de ese siniestro lugar convertidos en humo y cenizas. Más suerte tuvo Antonio Hernández Marín que, tras pasar cuatro años y medio entre las alambradas de Mauthausen, logró llegar con vida hasta el 5 de mayo de 1945, fecha en que los prisioneros fueron liberado por las tropas estadounidenses.

Españoles, murcianos y molinenses en los campos nazis

Los españoles que estuvieron recluidos en los campos de concentración nazis (de los que hay constancia documental) ascienden a 9.328, de los que 5.519 murieron o desaparecieron y solo 3.809 lograron sobrevivir. La mayoría de estos deportados, 7.532 hombres, mujeres y niños, estuvieron recluidos en el campo de Mauthausen, donde murieron 4.816. Dachau, Buchenwald y Ravensbrük también recibieron a un importante número de deportados.

Al menos 378 murcianos fueron deportados a los campos de concentración nazis; dos de cada tres perecieron entre aquellas alambradas.

Los datos actualizados apuntan a que al menos 378 murcianos fueron deportados a los campos de concentración nazis; dos de cada tres perecieron entre aquellas alambradas. Esa es, precisamente, la macabra proporción que se dio en el caso de Molina de Segura. Tres de sus vecinos acabaron deportados en Mauthausen y solo uno de ellos consiguió salir con vida de allí.

José Hernández Pujante nació el 26 de abril de 1904, Ángel Ortiz Pérez el 1 de mayo de 1908 y Antonio Hernández Marín el 24 de agosto de 1907. Los tres molinenses combatieron en la Guerra de España para defender la República frente al golpe de Estado liderado por el general Franco. Tras el triunfo franquista, los tres cruzaron la frontera hacia Francia donde terminaron alistándose en el ejército de ese país para combatir a las tropas de Hitler.

Capturados por los soldados alemanes, los tres pasaron por varios campos de prisioneros de guerra antes de ser enviados a Mauthausen en enero de 1941. José fue el primero en morir, en diciembre de ese mismo año; Ángel logró resistir unos meses más pero terminó siendo víctima de los SS en noviembre de 1942. Antonio Hernández Marín estuvo a punto de perecer en varias ocasiones pero logró conservar la vida hasta la liberación; no obstante, sufrió secuelas físicas y psicológicas hasta que falleció en París en 1992.

El deportado de Twitter

El deportado molinense Antonio Hernández Marín se ha convertido en una referencia en el mundo de la deportación gracias su cuenta de Twitter @deportado4443. La iniciativa fue una idea de su sobrino, Carlos Hernández de Miguel, dirigida a difundir la historia de esos 9.300 hombres y mujeres españoles que pasaron por los campos de concentración nazis.

Entre enero y mayo de 2015, la cuenta de Twitter narró en primera persona y “en tiempo real” cómo era la vida y la muerte en Mauthausen. Aportando centenares de fotografías y documentos reales, Antonio Hernández se convirtió en portavoz de sus compañeros para relatar “en directo” el sufrimiento, las torturas y los asesinatos que los SS cometían en el campo de concentración.