Publicado: 27.11.2014 00:00 |Actualizado: 27.11.2014 00:00

Monago hace coincidir su comparecencia con la de Rajoy para que pase desapercibida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Antonio Monago al fin comparece ante la Asamblea de Extremadura, pero ha elegido un oportuno momento para dar explicaciones a los suyos: lo hace el mismo día que Mariano Rajoy interviene en el Pleno del Congreso para explicar sus medidas anticorrupción, las mismas de las que ha hablado ya otras dos veces y que aún no han visto la luz. Una cortina de humo con la que el presidente extremeño trata de que su quinta versión sobre los viajes a Canarias a costa del Senado pase desapercibida.

El PP pretende dar carpetazo al escándalo que suscitaron sus vuelos a Tenerife "de una vez por todas".

Miguel Cantero, portavoz del Grupo Popular, ha insistido en que el barón extremeño comparece a petición del partido para "demostrar de nuevo" que estos viajes fueron realizados por motivos derivados de su labor como senador, por lo que considera que Monago es un "ejemplo de transparencia" que pesa sobre las "acusaciones sin acreditar" que se han vertido contra él. 

En realidad, desde que Público desveló que tomó 32 vuelos pagados por la Cámara Alta entre 2009 y 2011 para ver a su entonces pareja, el presidente de Extremadura ha ofrecido distintas versiones, en función de las exclusivas que iba difundiendo este diario. Cuando se excusó por segunda vez, durante una rueda de prensa, amenazó con denunciar a la cabecera, pero ya han pasado tres semanas y sigue sin querellarse.

De hecho, sus excusas no sólo fueron desmentidas por su exnovia sino también por su propio partido, que han convertido sus pruebas (un documento del Senado que simplemente certifica que pagó dieciséis viajes, pero no aclara el motivo ni el destino) en papel mojado. Por si no bastase, llegó a mostrar los movimientos de su tarjeta para justificar que se había pagado veintidós billetes a Canarias; un burdo juego de manos, pues lo que estaba enseñando eran los pagos de billetes a su expareja para que volase desde Canarias hasta la península para visitarlo.

Pese a la evidencia, Monago se esfuerza en comparecer ante su pueblo como una víctima de un montaje para descabalgarlo de la Junta de Extremadura y, para ello, no ha dudado en insertar cuñas de radio en las emisoras de la comunidad para defenderse de las "mentiras" y dejar claro que, al igual que él confía en los electores, estos deberían corresponderlo: "Sabéis que lo haría todo por vosotros y os doy las gracias de corazón por creerme siempre".

Sin embargo, ni sus propios compañeros dan crédito a sus evasivas, que han sido refutadas por los senadores de las islas, molestos con el intento de usarlos como coartada: el Grupo Parlamentario Popular supuestamente le habría encargado tareas en el archipiélago, una coartada desmontada por el presidente del PP regional, José Manuel Soria. "De los asuntos de Canarias se encargan los senadores canarios", sentenció el también ministro de Industria.

"No es razonable el espectáculo que ha dado por los platós de televisión", se ha quejado la portavoz del Grupo Socialista en la Asamblea extremeña, Ascensión Murillo, quien matizó que fue el PSOE el que solicitó la comparecencia de Monago. Por ello, hoy le pedirá unas explicaciones más convincentes que las cuatro anteriores, cuando pasó de negarlo todo a garantizar que devolvería el dinero . Izquierda Unida, por su parte, le preguntará si sus mensajes radiofónicos los paga la Junta o el Partido Popular, cuyo líder regional aseguró en su día que desplegará su "política de transparencia" y las medidas anticorrupción de su Ejecutivo.

Para ir abriendo boca, la Fiscalía de Extremadura aceptó ayer incoar diligencias a partir de la denuncia presentada por el abogado Felipe Martín contra Monago por una presunta malversación de caudales públicos. Ha dado el paso, afirma el letrado, porque está "en juego el dinero de todos los españoles [y de] los extremeños" y porque ha mentido a los ciudadanos.

O sea, a sus queridos radioyentes, objeto de estas cálidas palabras: "Soy vuestro presidente y no voy a aceptar nunca chantajes, porque me debo a mi pueblo y a defender únicamente vuestros intereses. Sabéis que lo haría todo por vosotros y os doy las gracias de corazón por creerme siempre. Lo mejor está llegando. Hemos creado desde 2013 ya 35.500 empleos, pero no es suficiente. Nosotros queremos más y no nos pueden parar".