Publicado: 06.03.2014 11:13 |Actualizado: 06.03.2014 11:13

Monago redobla su ataque a Catalunya y compara su tren del XIX con el AVE a Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"¿Por qué tengo que tener yo una vía de 1886 y otros pueden tener AVE y aeropuertos?". Con esta queja ha vuelto a defender José Antonio Monago sus propias cuentas autonómicas, con las que asegura que Extremadura no es una comunidad mantenida del Estado, como se afirma desde otras regiones.

El presidente de la comunidad extremeña lamentó, en un desayuno informativo organizado por Europa Press en Madrid, la "insatisfacción permanente" de Catalunya a este respecto y mostró su "respeto" por el frente formado por sus homólogos de Murcia, País Valencià y Balears, Ramón Luis Valcárcel, Alberto Fabra y José Ramón Bauzá, respectivamente. "Lo respeto, pero lo combato", sentenció, denunciando de nuevo las "desigualdades" existentes en el fondo de reparto autonómico.

"Extremadura suma, en superficie, lo mismo que Catalunya, Murcia y Baleares juntas, aunque un barrio de Madrid tiene tanta población como toda mi comunidad", explicó Monago para defender que se incluyan los criterios de dispersión geográfica, densidad de población, nivel de renta y de desempleo de la población en las balanzas regionales. "Tomando el modelo europeo, Extremadura no es la tercera región que más recibe del Estado, sino la décima", constató. "Y nosotros tenemos que garantizar que cuando un madrileño viene a Extremadura va a recibir la misma sanidad, va a tener el mismo nivel de servicios que en su comunidad", agregó, en un claro mensaje al presidente de Madrid, Ignacio González, presente en el acto, al que también acudieron el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta; las ministras de Empleo y Fomento, Fátima Báñez y Ana Pastor; o el número tres del Partido Popular, Carlos Floriano, entre otros.

"La insularidad dentro de la península es superior a la de Canarias y Baleares"

Sin embargo, la mayor crítica de Monago se la llevaron los del "frente mediterráneo". Denunciando la "insularidad" de Extremadura "dentro de la península, que es superior a la de Canarias y Baleares", instó a los gobernantes de Catalunya y País Valencià a "ser serios cuando se solicitan más recursos del Estado". "No es adecuado construir un palacio de 500 millones y que permanezca cerrado porque el viento ha levantado su fachada; ni abrir un metro en 2002 y que esté parado desde 2006 porque aún harían falta 700 millones para mantenerlo; y no me voy a detener en las estaciones de AVE que son dignas de premios internacionales de diseño pero que fueron construidas con poco diseño de sostenibilidad", se despachó el presidente extremeño. "No tiene sentido, cuando otras comunidades aún necesitan construir hospitales y centros escolares", mitineó. Y, volviendo a su ferrocarril del XIX, Monago ironizó con la "curiosa" paradoja que se da en la vía: "Es el raíl más antiguo de España en funcionamiento y, precisamente, une Extremadura con la Comunidad Valenciana".

Respecto a las críticas recibidas por haber mezclado el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) en sus cuentas, Monago defendió que esta línea de crédito también es financiación. "Un préstamo es financiación, porque cuando el FLA pone encima de la mesa 40.000 millones de euros para resolver problemas de algunas comunidades, eso se retrae de algunos ministerios", manifestó. Y ejemplificó: "Es que cuando yo voy a pedirle algo a la ministra de Fomento [Ana Pastor], claro, me dice que no tiene... y no tiene, a lo mejor, porque el FLA retrae ciertos recursos que vienen bien a todo el Estado".

"Extremadura no es la tercera región que más recibe del Estado, sino la décima" Monago, que aprovechó la ocasión para pedir al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que blinde el 1% de los presupuestos generales del Estado para el Fondo de Compensación Interterritorial, abogó también por reformar el sistema de financiación autonómica, aunque no ve viable hacerlo hasta que vengan tiempos mejores. "Si no hay perras, no nos vamos a pelear por la ropa como en las malas herencias", bromeó.

"El Gobierno debe tomar medidas para que se cumpla la ley de estabilidad de presupuestaria en igualdad para todos", defendió, aludiendo de nuevo a Montoro. No obstante, asumió también  que "carece de sentido político plantear una reforma sin consenso entre los dos grandes partidos, entre Gobierno y oposición, sin ideologías y contando con los presidentes autonómicos para recoger los equilibrios que recoge la Constitución, que no es sólo política, sino también financiera".

En este sentido, el presidente extremeño se mostró en contra de reformar el texto constitucional. "¿Para qué? Porque eso es lo que hay preguntarse, si no, es como cuando abres un reloj, que es un mecanismo de tanta complejidad que si te pones a tocarlo sin saber para qué, al final entra agua y te lo cargas", metaforizó. Dudó de que en España haya "liderazgos" capaces de "abrir ese mecanismo con precisión" y lamentó que "algunos" quieran convertir la Constitución "en material de derribo, de desecho".

Así, volvió a aludir a Catalunya, esgrimiendo siempre que no tiene "nada contra Catalunya", aunque sí contra "algunos de sus dirigentes". "Ha habido cinco reformas del sistema de financiación y todas se han hecho a instancias de la Generalitat de Catalunya, pero para Catalunya nunca es suficiente, viven en insatisfacción permanente", opinó Monago. Respecto al discurso soberanista de Mas, además, criticó el "discurso radical" que está "calando en su pueblo" y para el que —dijo— "ahora ya es muy difícil dar una ducha fría a todo el mundo". "El problema lo tienen ellos", defendió el presidente extremeño, tras ser preguntado por sus desavenencias con Catalunya. "Yo me siento cómodo en España", concluyó.