Publicado: 11.06.2014 13:38 |Actualizado: 11.06.2014 13:38

Mónica Oltra: "Los diputados del PP no son mis colegas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si con su expulsión temporal de Les Corts pretendían callarla, parece que la sanción conseguirá precisamente lo contrario. Minutos después de que se consumara la misma con los votos a favor de diputados como Francisco Camps, Ricardo Costa o Rita Barberá, la diputada de Compromís, Mónica Oltra, valoraba la decisión para Público y se despachaba acerca de quienes, en su opinión, sí desprestigian la democracia.

P: Finalmente se ha consumado su expulsión temporal de Les Corts. ¿Acaba de asumirlo?

R: Parece increíble, ¿no? Si hace unos años me hubieran contado que llegarían a esta tropelía democrática y a esta devaluación del parlamento valenciano, a mí me lo habría parecido. Es difícilmente asumible. Que el partido más corrupto de este país vote que excluye a una diputada básicamente porque le molesta su denuncia de la corrupción y la indecencia, no parece propio de un país democrático.

P: El motivo en que justifican su expulsión es disciplinar, cuando, como dice, el parlamento valenciano ha sido noticia en los últimos años por la numerosa presencia de diputados imputados, procesados y finalmente hasta condenados, en la bancada del PP.

"Que ninguno de sus diputados haya entendido que esta era una votación ilegítima y haya actuado en consecuencia, da una imagen del PP y de sus diputados"

R: La excusa de la expulsión es disciplinaria, pero en el fondo lo que subyace es una manera de entender la democracia basada en la tiranía de la mayoría. No se conforman con tener los votos suficientes para ganar las elecciones, sino que además pretenden acallar y silenciar a quien se expresa diferente. Ese es el motivo real de la expulsión, el resto es la formalidad que han dado para justificar la expulsión, que además tiene un origen injusto. El no aceptar la tiranía de la mayoría tiene como consecuencia que a mí se me aparte del parlamento, cuando en el parlamento no me ha puesto ni el presidente, ni el PP, sino el pueblo, por lo que esta es una decisión anticonstitucional e ilegal. Ellos no pueden expulsarme del parlamento y menos con una excusa tan poco sólida.

P: La expulsión no obstante, la ha avalado el grupo popular en Les Corts en pleno. ¿Qué te dice esto de ellos?

R: Es preocupante esta decisión tan monolítica, porque significa que no hay espacios democráticos dentro del Partido Popular. Que ninguno de sus diputados haya entendido que esta era una votación ilegítima, que vulnera la Constitución, y haya actuado en consecuencia, da una imagen del PP que hay en este país y también de sus diputados. Desde luego colegas míos no son. Yo personalmente no tengo ningún contencioso contra ellos, pero muchos de los que han votado mi expulsión han escuchado como denunciaba su corrupción y sus actuaciones indecentes. Obviamente, cualquiera que tenga un poco de sentido común, verá que esto es una consecuencia de mis intervenciones Estos es una decisión política, no disciplinaria.

P: Entre los votantes se encontraban Francisco Camps y Rita Barberá, habituales ausentes de los plenos...

R: Sí, precisamente dos diputados contra los que no se aplica el artículo que me han aplicado a mí y que dice que se sancionará a los diputados que falten reiteradamente a los plenos de Les Corts sin justificar su ausencia, y ellos son de los que más faltan y lo hacen sin justificarlo.

P: Al margen del PP, ¿el funcionamiento de la Cámara autonómica también ha quedado retratado con este pleno extraordinario a puerta cerrada para decidir su expulsión?

R: Esto no ha pasado en 31 años y la imagen que deja es la del secuestro de la democracia. Se han encerrado, en pleno secreto, sin que nadie lo oyera, porque en el fondo saben que lo que están haciendo es vergonzoso, y se han asegurado de que nadie lo pudiera ver. ¿Desde cuándo un pleno de un parlamento es secreto? Luego se extrañarán de que la gente empiece a votar diferente, pero es que acaban de escenificar que el poder establecido ha secuestrado a la democracia y ha dejado al pueblo fuera.

"Que ellos salgan a reivindicar la dignidad de Les Corts, cuando son los que están contraviniendo las leyes y a los que los tribunales están condenando, es un sarcasmo 

P: ¿Pero se trata de un hecho aislado?

R: No, hace tiempo que padecemos una deriva autoritaria. El concepto de la tiranía de la mayoría no se ha producido con este acto puntual. En esta comunidad hay tanta corrupción no porque un día nos levantamos y de repente todo el mundo se había vuelto corrupto. La hay porque antes se han dinamitado todos los filtros que la democracia tiene para que eso no pase. Desde el momento que los consellers no contestan a las preguntas que les hacemos, desde el momento que se esconden en las comparecencias y no vienen, desde el momento que hay más de diez sentencias del Tribunal Superior de Justicia valenciano, cinco del Constitucional y una del Supremo condenando al Gobierno valenciano y a la Mesa de Les Corts por vulneración de los derechos constitucionales -la ley más alta del ordenamiento español-, desde el momento que pasa todo eso y no hay consecuencias, al final esto es solo una más. Muy visible, muy brutal, pero sigue la línea de la estrategia de devaluación de la democracia frente al poder.

P: Frente a su denuncia, hoy ya fuera del hemiciclo, el PP tacha su actuación y la del grupo parlamentario de Compromís de "circo", y critica nuevamente sus formas.

R: Para empezar, a mí los profesionales que se dedican al circo me merecen todo el respeto que no concedo a los diputados corruptos. Ya está bien de denigrar una profesión que mucha gente ejerce de una manera más digna que estos diputados la función de su cargo. Que esta gente tilde nuestra reacción de espectáculo para desprestigiar la Cámara, o que se nos acuse de perder las formas... Aquí las formas se perdieron cuando el Gobierno y el partido mayoritario se volvieron contra el sistema. Los que más problemas tienen con el Código Penal son los diputados y cargos públicos del PP. Que ellos salgan a reivindicar la dignidad de la institución y los formalismos, cuando son los mismos que están contraviniendo las leyes y a los que los tribunales están condenando, pues es un sarcasmo.

P: En cualquier caso, si el objetivo de todo era silenciarla, la sanción parece conseguir todo lo contrario, porque la ubica de nuevo en el epicentro informativo. La estrategia parece de todo menos hábil. ¿O podría tener un objetivo secundario?

"Quieren no tener que escuchar a quien piensa, siente y vota diferente, porque no tienen un concepto democrático asumido; son predemocráticos"

R: A mí lo que me parece es que en este momento el PP está bastante descabezado y no sabe hacia dónde va. Aquí lo que ha primado ha sido el deseo de callarme aunque sea un mes, de no tener que oír mis intervenciones. Lo que les molesta es la palabra, porque votos tienen para ganarnos, pero no se conforman con eso. Lo quieren es no tener que escuchar a quien piensa, siente y vota diferente, porque no tienen un concepto democrático asumido; son predemocráticos. Les ha primado más el instinto bajo de tenerme callada un mes que pararse a pensar y ver que no me van a callar, porque no tienen capacidad para hacerlo.

P: Ha anunciado ya que va a recurrir la sanción, ¿pero se podrá evitar el daño?

R: Sí, voy a recurrir al Tribunal Constitucional y vamos a pedir medidas cautelares porque, efectivamente, el daño a la representación de muchos ciudadanos y ciudadanas sería irreparable si se ejecuta la sanción. Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o a través de sus representantes públicos, y eso es lo que están dañando, la médula espinal de nuestro sistema constitucional. Por eso vamos a pedir medidas cautelares, aunque el Constitucional hará dependiendo de la carga de trabajo que tenga. En cualquier caso, es importante que quede constancia para futuros casos y que se siente una doctrina de lo que se puede hacer y no en casos que puedan ser similares a este. Hay que frenar la deriva autoritaria de la democracia.