Público
Público

Montoro sólo convence a un diputado de que los suyos son "los presupuestos de la recuperación"

La mayoría absoluta del PP convierte en un mero trámite el  debate de totalidad sobre los presupuestos para 2014. La oposición asegura que son "Injustos, insolidarios, antisociales, irreales, inútiles o a favor de los

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el año 2014, definidos por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas como los de la 'recuperación económica', han superado este miércoles sin dificultad el trámite de debate de totalidad en el Congreso de los Diputados.

Eso sí, únicamente con los votos del Grupo Parlamentario Popular y el respaldo en solitario del parlamentario de UPN, Carlos Salvador; en todo caso más que suficientes para rechazar las enmiendas de devolución que han presentado todos los grupos de la oposición, un total de once.

En este trámite se votan todas las enmiendas de forma conjunta. Han acudido a votar 341 diputados y sólo nueve no han participado - el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, entre ellos -. Las enmiendas han recibido el respaldo de 159 votos mientras que en sentido contrario han votado 182 parlamentarios, todos del grupo popular, a los que se ha unido el  diputado de UPN.

En las dos jornadas de debate el titular de la cartera de Hacienda se ha esforzado en trasladar la idea de que la recesión ya ha quedado atrás y 'comienza ahora la recuperación de la economía para superar la crisis', ha repetido esta misma mañana Montoro en el cierre de los debates.

La oposición los describe como 'injustos, insolidarios, antisociales, irreales, inútiles, contrarios a la gente corriente...' El dato hecho público minutos antes por el Banco de España que señala un crecimiento del 0,1% del PIB en el tercer trimestre ha sido cogido al vuelo por Montoro para reafirmarse en su tesis, según la cual los PGE son el instrumento necesario para ese objetivo. 'Que no le quepa ninguna duda a nadie', ha sentenciado el portavoz del grupo popular, el catalán Antonio Gallego, para arropar a su ministro.

Pero, previamente, Montoro ha vuelto a escuchar todo tipo de epítetos nada favorables a las cuentas públicas del Estado presentadas a la cámara. Tan solo el navarro de UPN Carlos Salvador le ha dado ánimos, pero en esta ocasión ni siquiera el representante de Foro Asturias, el conservador Enrique Álvarez Sostres, se ha mantenido neutral como en los dos presupuestos anteriores y ha votado a favor de las enmiendas de devolución de la oposición.

Injustos, insolidarios, antisociales, irreales, inútiles, contrarios a la gente corriente, a favor de los bancos y los ricos, contrarios a los intereses de las comunidades autónomas, generadores de desigualdades, incapaces de combatir la crisis ..., han sido algunos de los calificativos recibidos por los PGE por parte de los escaños de la oposición.

Nada de todo esto ha hecho mella en Montoro quien, en varias ocasiones ha lanzado una advertencia: 'Cambien su actitud porque dentro de un año, cuando la recuperación sea una realidad y la salida de la crisis esté en marcha, tendré que decirles que ustedes estuvieron en contra de que la recuperación se produjera'.

A partir de ahora el proyecto de cuentas públicas entra en un espeso trámite para digerir las enmiendas parciales. No obstante, la mayoría absoluta del PP no da lugar a sorpresas. El pasado año los grupos de la oposición presentaron algo más de 6.000 enmiendas al articulado; apenas 13 fueron aceptadas por el PP no sin antes ser modificadas parcialmente.

A mediados de noviembre, tras pasar por la comisión correspondiente, serán votadas en pleno las enmiendas que los grupos de la oposición mantengan vivas y el texto resultante pasará al Senado. Tras un proceso similar el proyecto de PGE recibirá la aprobación final de la Cámara baja el jueves 19 de diciembre en la última sesión del año.